Funcionarios del gobierno polaco marchan con la extrema derecha

por Clara Weiss
15 noviembre 2018

El domingo, altos cargos del gobierno de Ley y la Justicia (PiS) se pusieron a marchar junto a las fuerzas neofascistas para celebrar el 100º Día de la Independencia de Polonia. La “Marcha de la Independencia” en Varsovia atrajo a unas 250.000 personas, según la policía polaca. Esto la convertiría en la marcha más grande de la historia de Varsovia, una ciudad de 2 millones de habitantes. Manifestaciones más pequeñas tuvieron lugar en todo el país.

El 11 de noviembre de 1918, Polonia obtuvo oficialmente la independencia de lo que era entonces la Rusia soviética, Alemania y Austria. Esto siguió a unos 123 años durante los cuales el país, anteriormente la Mancomunidad polaco-lituana, se dividió entre el Imperio de los Habsburgo, el Imperio ruso y el Reino de Prusia. En los siguientes 21 años, hasta la invasión nazi en 1939, Polonia se convirtió en un importante baluarte del imperialismo francés y estadounidense en su lucha contra la Unión Soviética.

Durante muchos años, el aniversario de esta fecha ha sido explotado por nacionalistas y fascistas polacos. Sin embargo, el Día de la Independencia también ha sido reivindicado por otras fuerzas de todo el espectro político, incluida la oposición liberal, que se ha unido a la glorificación del régimen autoritario de Piłsudski que gobernó Polonia durante gran parte del período de entreguerras.

El año pasado, el 11 de noviembre fue la ocasión para una reunión internacional organizada de fuerzas de la extrema derecha. Con alrededor de 60.000 participantes, incluidos los supremacistas blancos de los Estados Unidos y Europa, fue la marcha de extrema derecha más grande en la historia europea posterior a la Segunda Guerra Mundial. Las pancartas en el mitin, que provocaron conmociones en todo el mundo, incluían: “La Europa blanca de los pueblos hermanos”, “Europa será blanca o despoblada”, “¡Polonia pura, Polonia blanca!”, “Muerte a los enemigos de la patria”, “Oren por el holocausto islámico” y “¡Refugiados, salgan!”. (Ver: “Sesenta mil fascistas marchan en Varsovia”.)

El anuncio de que los funcionarios del gobierno, incluido el presidente Andrzej Duda y el primer ministro Mateusz Morawiecki, se unirían a la marcha con grupos nacionalistas de extrema derecha como el Campamento Nacional Radical (ONR), llegó el viernes. La ONR es una organización abiertamente neofascista. Lleva el nombre de la organización del período de entreguerras más estrechamente vinculada al terror fascista contra las organizaciones de trabajadores y los judíos que barrieron Polonia en la década de 1930. Antes de que los nazis invadieran Polonia, la ONR se distinguió por su fascinación y admiración por Adolf Hitler y la Alemania nazi, particularmente por sus políticas antijudías, que inspiraron el propio programa político de la ONR.

Otro coorganizador fue la ultraderechista Juventud de Todos los Polacos (Młodzież Wszechpolska), también llamada así por una organización juvenil y estudiantil interbélica del mismo nombre, responsable de los asaltos y asesinatos antisemitas en las universidades. En su cuenta de Twitter, la organización publicó una foto de su procesión con el comentario “Vida y muerte para la nación”.

Los funcionarios del gobierno habrían tratado de formar una coalición de organizadores que habría incluido al gobierno, la oposición liberal y la extrema derecha. Sin embargo, eso fracasó y los partidos de oposición liberales terminaron boicoteando la marcha. Un intento de la semana pasada por parte del alcalde saliente de Varsovia, del partido opositor Platforma Cívica (PO), de prohibir la marcha fue frustrado por una decisión judicial.

La participación de Duda y Morawiecki en la marcha también tuvo como objetivo subrayar el hecho de que se mantuvieron alejados de las celebraciones del fin de la Primera Guerra Mundial en París ese mismo día.

La policía militar fue desplegada para proteger a los manifestantes, y los soldados polacos estaban al lado de los miembros de la ONR y del partido neonazi italiano Forza Nuova. Al comienzo de la marcha, Duda se dirigió a la multitud ultraderechista y dijo: “Quiero que caminemos bajo nuestras banderas blancas y rojas juntas [los colores de la bandera nacional de Polonia] y con un aire de alegría. Para honrar a los que lucharon por Polonia y para alegrarse de que sea libre, soberana e independiente”. Luego dirigió a la multitud con cantos de “Gloria y alabanza a los héroes” y cantó el himno nacional con ellos.

La mayoría de los participantes portaban banderas polacas, pero algunos también mostraban la falange, un símbolo del fascismo europeo en la década de 1930 y el símbolo principal de la ONR, así como símbolos de la supremacía blanca como la cruz celta. Se informó de cánticos racistas. En un momento dado, una bandera de la UE fue quemada por los derechistas que gritaban “Abajo la Unión Europea”.

Los portavoces de Duda y el gobierno intentaron restar importancia a la participación de las fuerzas de extrema derecha en la marcha, pero está claro que la alineación abierta del gobierno con la extrema derecha fue un movimiento político calculado. Fue alentado por el movimiento general hacia la derecha de toda la clase dominante en Europa, y está destinado a intimidar a los trabajadores y jóvenes en Polonia y Europa que se oponen a las políticas de guerra y la austeridad de la burguesía.

Unos días antes de que el PiS anunciara su marcha con la extrema derecha, el presidente francés Emmanuel Macron saludó al dictador fascista del régimen colaboracionista de Vichy durante la Segunda Guerra Mundial, Philippe Pétain, como un gran soldado. En la vecina Alemania la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) goza de estrechos vínculos con los principales círculos del Estado. Ha sido promovida por todos los medios de comunicación y el establishment político y colocada en la posición oficial del principal partido de oposición en el parlamento. En los EUA, el gobierno de Trump ha alentado sistemáticamente el racismo de extrema derecha y el antisemitismo, lo que ha provocado varios ataques violentos antes de las elecciones de mitad de período, incluida la masacre de 11 personas en una sinagoga de Pittsburgh.

En Polonia, el PiS ha estado fomentando durante años la extrema derecha y la ha integrado en el aparato estatal. Se ha creado una enorme milicia paramilitar bajo la supervisión del Ministro de Defensa, Antoni Macierewicz, un notorio antisemita. Esta fuerza se basa en gran medida en la extrema derecha organizada.

El gobierno ha estado promoviendo el antisemitismo y el racismo hacia los refugiados desde hace años. A principios de este año, aprobó una ley que censura la expresión acerca del Holocausto que mencione la participación de los nacionalistas polacos en el asesinato de los judíos. Más recientemente, una cinta filtrada sacó a la luz comentarios antisemitas del primer ministro Mateusz Morawiecki que datan de 2014.

Más allá de una coincidencia significativa de puntos de vista políticos, el gobierno del PiS confía en la extrema derecha para sus preparativos para la guerra contra Rusia y la supresión de la clase trabajadora a nivel doméstico. Con el apoyo de la administración Trump, está persiguiendo una reactivación de la estrategia “Intermarium” del período de entreguerras, en la que el régimen de Piłsudski, con el apoyo de sectores de las élites francesa y británica, trató de socavar a la Unión Soviética y a Alemania a través de una alianza de regímenes nacionalistas de derecha en Europa Oriental y Central.

De manera similar, hoy, con el apoyo del imperialismo estadounidense, el gobierno del PiS busca construir una alianza de regímenes de extrema derecha en toda Europa del Este para contrarrestar la amenaza de la revolución, socavar la posición de Alemania en Europa y prepararse para la guerra contra Rusia.

Existe un odio generalizado contra el fascismo entre los trabajadores y los jóvenes en toda Europa, incluso en Polonia, que se convirtió en un centro de terror y destrucción fascista bajo la ocupación nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Polonia fue el centro geográfico del genocidio de 6 millones de judíos europeos, más de 3 millones de los cuales habían estado viviendo en Polonia antes de la guerra.

Sin embargo, dentro del marco del sistema político actual, esta oposición a la guerra y al fascismo no encuentra prácticamente expresión. Para combatir los preparativos para la guerra y la guerra civil de la burguesía y su promoción de la extrema derecha, los trabajadores y los jóvenes deben recurrir a un programa internacionalista y socialista.

(Publicado originalmente en inglés el 13 de noviembre de 2018)