Trump llama a crear “ciudades masivas de carpas” y detener indefinidamente a inmigrantes

por Eric London
3 noviembre 2018

En una conferencia de prensa realizada el jueves por la tarde, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció una serie de propuestas sobre inmigración sin precedentes en la historia de los Estados Unidos. Tras denunciar la inmigración como "una invasión", Trump dijo que planeaba anunciar las nuevas medidas en una orden ejecutiva a principios de la próxima semana.

Horas antes de que lo recibieran en un mitin de campaña en Missouri con gritos de “¡USA! ¡USA!” y “Construye ese muro”, Trump describió un futuro de campos de concentración masivos y enfrentamientos entre soldados armados y solicitantes de asilo indefensos.

Campo de detención en Tornillo, Texas. Crédito. Departamento de Seguridad Nacional de EUA

Primero, Trump dijo que ya había ordenado a los funcionarios de inmigración que detuvieran indefinidamente a todos los inmigrantes arrestados cruzando la frontera, en lugar de liberar a los inmigrantes mientras sus causas judiciales están pendientes.

"Ya no vamos a soltarlos", dijo. "Vamos a atraparlos. No vamos a soltarlos. Se quedarán con nosotros hasta que se lleve a cabo la audiencia de deportación o la audiencia de asilo. Así, no los estaremos liberando a la comunidad. No nos sirven las personas que a lo largo de los años han sido liberadas a la comunidad".

En segundo lugar, Trump propuso poner fin al derecho de los inmigrantes que cruzan la frontera entre los Estados Unidos y México sin documentación a solicitar asilo.

“Bajo este plan, los extranjeros ilegales ya no obtendrán un pase gratis al país al presentar reclamos sin mérito en sus solicitudes de asilo. Los migrantes que buscan asilo deberán presentarse legalmente en un puerto de entrada. Quienes elijan romper las leyes e ingresar ilegalmente ya no podrán usar reclamos sin mérito para obtener la admisión automática a nuestro país. Los mantendremos detenidos durante mucho tiempo, si es necesario”.

En tercer lugar, Trump anunció que ya había ordenado a los militares construir una red de campos de concentración para albergar una expansión masiva de detenidos.

“Estamos erigiendo ciudades masivas de carpas. El ejército nos está ayudando sumamente bien. Quiero agradecerle al Cuerpo de Ingenieros del Ejército, que ha sido tan eficientes tan bueno, tan talentoso. Tenemos miles de tiendas, tenemos mucho de todo. Vamos a mantenerlos allí. No los estamos dejando entrar a nuestro país”. Más tarde, Trump agregó que “necesitas instalaciones masivas ... estamos construyendo las instalaciones ahora, un número masivo de carpas y los mantendremos bajo carpas”.

Trump amenazó abiertamente con masacrar a la caravana de trabajadores y campesinos que están escapando de la guerra y la pobreza en América Central.

"Ya enviamos a la frontera al ejército estadounidense, y ellos harán el trabajo", dijo Trump. "Están alistándose en este momento y se están preparando. Esperamos que no pase nada, pero si parsa, estamos totalmente preparados".

Respondiendo a un reportero que preguntó cómo responderían los militares si los miembros de la caravana, muchos de los cuales son mujeres y niños, lanzan piedras, Trump indicó:

“Consideraremos eso un arma de fuego. Veremos eso de la forma más drástica posible porque están lanzando piedras brutalmente y con violencia. No vamos a aguantar eso. Quieren tirarles piedras a nuestros militares, nuestros militares lucharán de vuelta. Les dije que lo consideraran un rifle. Cuando lancen piedras, como hicieron con el ejército y la policía de México, dije, consideren eso un rifle".

Las propuestas fascistizantes de Trump se presentaron en medio de una serie de medidas de inmigración dictatoriales, entre las que se incluye la propuesta de derogar la Decimocuarta Enmienda mediante una orden ejecutiva, eliminando el derecho de los bebés nacidos en suelo estadounidense a la ciudadanía estadounidense, así como el despliegue de 15.000 soldados en la frontera entre México y Estados Unidos, más de lo que Estados Unidos ha desplegado en Irak, Afganistán y Siria juntos. El primer grupo de 5.200 soldados a la frontera comenzó a llegar el jueves.

Ningún presidente, de hecho, ningún político estadounidense, ha pronunciado palabras como estas. Hacer cumplir estas políticas abrogaría casi todas las secciones de la Carta de Derechos, no solo para los inmigrantes sino también para todas las personas, independientemente de su estatus migratorio.

Trump repitió una variante de estos comentarios en un mitin de campaña celebrado en hangar de aviones en el aeropuerto de Columbia, Missouri, en nombre del candidato republicano al Senado, Josh Hawley, quien se postula contra la senadora demócrata, Claire McCaskill.

La demagogia fascista de Trump se ha intensificado significativamente en los últimos días de la campaña electoral, mientras lucha por construir un movimiento de extrema derecha fuera del marco de los partidos Republicano y Demócrata.

En este mitin, realizado sobre el asfalto, Trump proclamó que está construyendo un "movimiento" histórico y sin precedentes, cuya fuerza se deriva de su capacidad de "evitar a los medios". Los esfuerzos de Trump están teniendo cierto éxito. Una encuesta reciente mostró que más electores que probablemente votarán por candidatos republicanos se identifican con Trump que con el Partido Republicano.

En el mitin de Columbia, Trump amenazó a cualquiera que proteste las políticas de su Gobierno, diciendo que sus partidarios estaban siendo "muy gentiles", algo que los manifestantes deberían agradecer porque los partidarios de Trump son "muy rudos".

Trump ha tratado cada vez más de movilizar a sus partidarios en una dirección antisocialista y nacionalista. En Missouri, denunció al Partido Demócrata como "de extrema izquierda" y "el partido del socialismo, las fronteras abiertas y el crimen". Dijo que los inmigrantes viven en "nidos" y dijo que Estados Unidos está siendo "invadido por masas de inmigrantes ilegales y caravanas gigantes" cuyos participantes son criminales, asesinos y violadores, no “pequeños ángeles".

Dijo que los "enemigos del país" estaban aprovechando el derecho a una ciudadanía por nacimiento y proclamó que "cientos de miles de extranjeros ilegales se convierten en ciudadanos automáticos de los EUA cada año debido a esta política loca y lunática con la que podemos acabar".

Concluyó con el siguiente llamado: "Somos un solo pueblo, una familia y un destino glorioso estadounidense".

El discurso se produjo menos de 24 horas después de que Trump publicara un anuncio de campaña que mostraba a los inmigrantes en su viaje desesperado a los Estados Unidos como los equivalentes de asesinos y delincuentes. El anuncio muestra imágenes en la corte del juicio de un inmigrante condenado por asesinato con las palabras "Los demócratas lo dejaron entrar ... ¿a quién más dejarían entrar los demócratas?".

La demagogia de Trump entraña una lógica mortal. Su retórica ya ha inspirado ataques violentos, como la masacre de personas judías en una sinagoga el sábado pasado a manos de Robert Bowers. El lenguaje de Trump y sus acciones buscan deliberadamente crear condiciones en las que los inmigrantes no solo serán detenidos, sino también asesinados.

El Partido Demócrata ha desempeñado un papel criminal al permitir que Trump movilice a su base fascista contra los inmigrantes. El miércoles por la noche, el anfitrión de CNN, Chris Cuomo, le preguntó al presidente del Comité Nacional Demócrata, Tom Pérez, cuatro veces por qué su partido se negaba a responder a las amenazas de Trump contra los inmigrantes.

Pérez respondió una y otra vez que la inmigración no era el verdadero problema en las elecciones y que las amenazas de Trump eran simplemente una distracción. Pérez dijo que los demócratas no creen en las fronteras abiertas ni la amnistía para los inmigrantes y que también apoyan las leyes de inmigración "rudas".

En un ejemplo representativo de esta postura, el exasesor de Clinton y colaborador de CNN, Paul Begala, dijo en respuesta a los comentarios de Trump ayer: "Mi posición sobre la conferencia de prensa de Trump es que una caravana de republicanos está tratando de quitarles sus seguros médicos si tienen una condición preexistente". Otros demócratas, como Claire McCaskill, han sido aún más explícitos y le han dicho a CNN: "Apoyo al presidente al 100 por ciento en lo que tenga que hacer para asegurar la frontera".

La autoproclamada "ala izquierda" del Partido Demócrata ha ignorado las amenazas mortales de Trump. En un correo electrónico para recaudar fondos de 1.200 palabras el miércoles, Bernie Sanders se negó a mencionar la ofensiva de Trump contra los inmigrantes.

Las palabras y los hechos de Trump deben ser una llamada de atención para los trabajadores y los jóvenes en los Estados Unidos y en todo el mundo. La elección básica que enfrenta la humanidad es entre los horrores de la década de 1930 —incluyendo la guerra, los campos de internamiento, las redadas estatales de la policía y la promoción oficial del racismo y la xenofobia— o la revolución socialista.

(Publicado originalmente en inglés el 2 de noviembre de 2018)