Trump desplegará a cientos de soldados en la frontera contra los migrantes centroamericanos

por Andrea Lobo
27 octubre 2018

Se espera que el Departamento de Defensa de los EUA apruebe, tan pronto como la próxima semana, el despliegue de 800 a 1.000 soldados en servicio activo, en su mayoría desde el Ejército y la Fuerza Aérea, hasta la frontera de los Estados Unidos y México, según funcionarios del gobierno de Trump.

Si bien las noticias en los medios de comunicación indicaron que los detalles no se han finalizado, esta es la indicación más concreta hasta ahora de que el Pentágono planea desplegar tropas a nivel nacional contra la “caravana” de miles de migrantes centroamericanos, en su mayoría familias con mujeres y niños que actualmente cruzan México, y buscan llegar a los Estados Unidos.

Los comentarios realizados por los funcionarios estadounidenses y los comentaristas de los medios buscaron minimizar la importancia del despliegue, afirmando que las tropas estarán compuestas por ingenieros, apoyo de aviación, médicos y abogados. Las tropas aún pueden portar armas, CNN cita a un oficial militar, pero “únicamente para defensa propia”.

Sin embargo, el anuncio no oficial se produce exactamente una semana después de que Trump amenazara con “llamar al ejército de los EUA Y ¡CERRAR NUESTRA FRONTERA SUR!”. Llamó a la caravana un “ataque violento” y dijo que los trabajadores y campesinos empobrecidos son “criminales endurecidos”, mientras hacía afirmaciones infundadas y racistas de que gente de “Oriente Medio” se ha unido a ella.

El jueves por la mañana, Trump reafirmó su amenaza de desplegar el ejército en Twitter, calificándola de “Emergencia nacional” y agregó: “¡Se detendrán!”. La noche anterior en un mitin en Wisconsin, dijo que el ejército estaba “listo” para ser enviado contra los migrantes.

Tal medida violaría la Ley Posse Comitatus, que prohíbe a las fuerzas armadas llevar a cabo actividades internas de aplicación de la ley, excluyendo a la Guardia Nacional. Si bien los funcionarios estadounidenses que hablaron con CNN negaron que las tropas tratarán directamente con la caravana, se puede interpretar una gran cantidad de provocaciones para justificar su intervención directa, que podría convertirse en una masacre de trabajadores y niños desarmados sobre la base de la “defensa propia”.

El fin de semana pasado, en la frontera de Guatemala y México, alrededor de 400 policías antidisturbios mexicanos iniciaron un asalto contra los migrantes atacando y disparando latas de gas lacrimógeno contra las familias indefensas que buscan cruzar el puente hacia el puerto de entrada. Algunos inmigrantes respondieron arrojando piedras, sandalias y otros objetos, lo que condujo a un ataque aún más agresivo por parte de la policía.

Sin confirmar el despliegue, el Capitán Bill Speaks, portavoz de la Oficina del Secretario de Defensa, escribió en un correo electrónico a Military Times que el Departamento de Defensa “garantizará la seguridad del personal de CBP [Patrulla de Aduanas y Fronteras] involucrado en operaciones de seguridad fronteriza”.

Las tropas se unirán a los 2.100 efectivos de la Guardia Nacional ya desplegados en la frontera de Estados Unidos y México a fines de mayo.

La medida está ligada a los esfuerzos de Trump por explotar la caravana para aumentar los sentimientos nacionalistas y xenófobos antes de las elecciones de mitad de legislatura del 6 de noviembre en los Estados Unidos.

La caravana se ha convertido en una manifestación masiva de trabajadores. Mientras marchaban hacia México, la caravana de 7.000 personas cantaba: “¡Los migrantes no son criminales! ¡Somos trabajadores internacionales!” Los trabajadores y campesinos mexicanos les han dado una cálida bienvenida con comida, suministros y transporte.

El despliegue doméstico de militares contra inmigrantes es una seria advertencia para toda la clase trabajadora en los Estados Unidos e internacionalmente, inmigrantes o nativos por igual. La clase dominante está lista para responder a cualquier desafío a los cimientos del gobierno capitalista proclamando una “emergencia nacional” y empleando una represión mortal.

A medida que el Pentágono intensifica sus enfrentamientos militares contra sus principales rivales geopolíticos, la clase dominante de los Estados Unidos se prepara para reprimir a todos los disidentes políticos. El despliegue doméstico de tropas es un precedente para librar una guerra total contra los rivales en el extranjero y la oposición social en casa.

El martes, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, dijo a los medios que el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, le había asegurado que la caravana estaba siendo “organizada por organizaciones de izquierda y financiada por Venezuela”, a la que Trump se ha referido en repetidas ocasiones como “socialista”. Tales argumentos buscan caracterizar a los migrantes como una “invasión extranjera” para crear un pretexto ya hecho para un ataque violento contra los migrantes.

Las autoridades mexicanas y guatemaltecas también han desplegado sus militares para detener la caravana. El gobierno de Guatemala informó de que ha enviado alrededor de 4.000 migrantes hondureños. Colocó personal militar y alambre de púas en la carretera principal hacia el país desde Honduras, en Agua Caliente. Sin embargo, alrededor de 2.500 hondureños que cruzaron a Guatemala el martes rechazaron con éxito a la policía guatemalteca y a los oficiales militares que estaban solicitando documentación y tratando de hacer arrestos. Según la Prensa Libre de Guatemala, simplemente avanzaron como grupo.

La actual caravana centroamericana en el sur de México y Guatemala se estima en 14.000 migrantes, según el mexicano El Universal, con contingentes adicionales planeados. El cuerpo principal que lideraba la caravana salió ayer de la ciudad de Mapastepec, en el estado mexicano de Chiapas, a unos 150 kilómetros de la frontera con Guatemala.

Los migrantes están a por lo menos 1.600 kilómetros de la frontera de los Estados Unidos. Puede haber largas pausas para reagruparse mientras la caravana enfrenta los esfuerzos de las autoridades mexicanas para dividir, detener y deportar a los migrantes. Por lo tanto, es incierto cuándo llegará a los EUA y qué tan grande será.

La política fascista de la administración Trump se basa en medidas previamente apoyadas e implementadas por la administración demócrata de Barack Obama, que presidió más deportaciones que ninguna otra. Si bien Trump ha llevado estas políticas a un nuevo nivel, los paralelos de ambas administraciones incluyen las separaciones familiares, el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera, la expansión de la vigilancia y las barreras físicas en la frontera, la deportación de menores y la acumulación y uso de las fuerzas armadas mexicanas como una extensión de la patrulla fronteriza de los Estados Unidos.

Políticas como la separación y la detención prolongada de familias migrantes violan el derecho estadounidense e internacional, constituyendo tortura y crímenes de lesa humanidad. Además, el intento de deportación de una madre y una hija salvadoreñas en agosto en medio de una audiencia en curso demuestra el absoluto menosprecio a la ley con el que el gobierno está llevando a cabo sus políticas.

La amenaza de Trump de obligar a los migrantes a solicitar asilo en México antes de llegar a los EUA es otra infracción del derecho estadounidense e internacional.

La respuesta del ataque del Partido Demócrata a Trump contra los inmigrantes fue caracterizada por la líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien les dijo a los candidatos demócratas este mes que insistir en criticar las políticas antiinmigrantes de Trump era un “desperdicio de energía”. Los líderes demócratas siguieron acusando a Trump por “cambiar el tema”.

Los demócratas, en cambio, han centrado sus llamamientos electorales en alimentar al militarismo y la histeria antirrusa para retratar a Trump como “demasiado blando” respecto a Rusia. Además de tratar de obligar a Trump a adoptar una postura más agresiva contra Rusia, esta campaña se ha utilizado para atacar los derechos democráticos básicos, incluso a través de la censura en Internet.

Los legisladores demócratas han liderado una ofensiva para presionar al gobierno ecuatoriano para que entregue al editor de WikiLeaks, Julian Assange, calificándolo de “amenaza a la seguridad global”, mientras intentaba incriminarlo como actor en la supuesta interferencia rusa en las elecciones de 2016.

Sin WikiLeaks, los estadounidenses y el mundo no sabrían el alcance de las mentiras y el encubrimiento por parte de los Estados Unidos del golpe militar hondureño del 28 de junio de 2009 que instaló un régimen aún más flexible a las demandas de los Estados Unidos y empeoró aún más la crisis social detrás de la migración masiva.

Después del golpe de Estado en 2009, el Departamento de Estado insistió a la prensa en que no sabía “quién hizo qué a quién”. Sin embargo, un cable publicado por WikiLeaks con fecha 24 de julio de 2009 de la embajada de Estados Unidos en Honduras y enviado a la Casa Blanca de Obama y al Departamento de Estado de Hillary Clinton exploran las racionalizaciones legalistas “para una solución” para justificar el derrocamiento. Concluye que el evento “constituyó un golpe de Estado ilegal e inconstitucional” y que la “expulsión forzada [del presidente Manuel Zelaya] por parte de los militares fue claramente ilegal”.

Los meses y años que siguieron vieron una dramática intensificación del uso de escuadrones de la muerte y el ejército para reprimir a la oposición social contra el golpe y la resultante ola de recortes de impuestos corporativos, exenciones fiscales, recortes a las regulaciones ambientales y laborales, y concesiones corruptas que favorecieron principalmente a corporaciones estadounidenses y locales. Un informe de 2014 realizado por el Centro de Investigación Económica y Política de Estados Unidos, que evaluó el impacto del derrocamiento, encontró que la pobreza había aumentado en un 13,2 por ciento y la pobreza extrema en un 26,3 por ciento en los primeros dos años después del golpe militar.

(Publicado originalmente en inglés el 26 de octubre de 2018)