¡Opóngase a los ataques de Trump contra los inmigrantes!¡Defiendan la caravana de migrantes!

por Niles Niemuth
26 octubre 2018

Como candidato del Partido Socialista por la Igualdad al Congreso en el distrito 12 de Michigan, denuncio el ataque racista y fascista del presidente Donald Trump contra los inmigrantes. Hago un llamado a los trabajadores en los Estados Unidos para que se unan con sus hermanos y hermanas en México y América Central para garantizar el paso seguro de la caravana de migrantes que actualmente se dirigen hacia el norte de la frontera entre los Estados Unidos y México.

¡Pido a los trabajadores que tomen una postura en contra de la campaña xenófoba de Trump para alentar sentimientos antiinmigrantes y dividir a la clase trabajadora! Esto requiere una lucha para unificar a todos los trabajadores sobre la base de sus intereses comunes de clase, en oposición a las políticas de la clase dominante, representadas por demócratas y republicanos.

Lo que comenzó como un grupo de varios cientos de inmigrantes que viajan juntos por seguridad mientras huían de San Pedro de Sula, Honduras, la ciudad con la tasa de asesinatos más alta del mundo, se ha convertido rápidamente en una protesta transcontinental por la igualdad y los derechos democráticos.

Respondiendo a las amenazas por parte de Trump de desplegar al ejército estadounidense para disparar a los migrantes en la frontera y a los ataques de la policía mexicana y guatemalteca, el grupo comenzó a cantar: "¡Los migrantes no son criminales, somos trabajadores internacionales!"

Los números de la marcha han aumentado a varios miles, a pesar de que cientos de personas fueron detenidas cuando se dirigían a México. Los residentes a lo largo de la ruta de la marcha han prestado su apoyo trayendo ropa, comida y agua y ofreciendo paseos a los hombres, mujeres y niños que buscan desesperadamente una vida digna.

Los trabajadores hondureños, guatemaltecos, salvadoreños y nicaragüenses que partieron el miércoles desde el sur de México para comenzar el viaje de dos semanas a pie hasta la frontera con Estados Unidos están huyendo de la violencia de pandillas y las condiciones económicas en sus países de origen que son el resultado de décadas de intervenciones del imperialismo estadounidense, apoyado tanto por demócratas como por republicanos.

El presidente Barack Obama y la secretaria de Estado Hillary Clinton respaldaron un golpe de estado en Honduras en 2009 que derrocó al presidente elegido democráticamente Manuel Zelaya, desestabilizando una región que ya era la más pobre y más explotada de las Américas. Aproximadamente el 70 por ciento de los hondureños vive en la pobreza, y casi la mitad subsiste en la pobreza extrema.

Los demócratas casi han abandonado la inmigración como un problema en las elecciones de medio término. Tienen tanta responsabilidad como Trump y los republicanos por el asalto a los inmigrantes. Obama, el "deportador en jefe", supervisó la remoción de más de tres millones de trabajadores de los Estados Unidos, más que todos los demás presidentes juntos. Obama erigió los campos de concentración que ahora utiliza Trump para detener a miles de niños en el desierto de Texas.

Si bien algunos demócratas piden una "reforma integral de inmigración" bipartidista, incluida mi oponente Debbie Dingell, las medidas que proponen no harán nada para detener la detención y deportación de miles de trabajadores en todo el país. Todas estas propuestas se basan en una mayor militarización de la frontera y en restricciones y requisitos onerosos para los inmigrantes.

Los demócratas buscan dar un cambio de imagen al brutal sistema de inmigración de Estados Unidos. Su única objeción a Trump es que sus ataques a los inmigrantes son demasiado crudos y flagrantes, lo que contribuye a la indignación pública generalizada.

El senador Bernie Sanders, el autoproclamado socialista democrático, está trabajando para darle una cara de izquierda al Partido Demócrata, pero cuando se trata de inmigración, sus diferencias con Trump son solo tácticas. El rechazo de Sanders a las fronteras abiertas, un principio básico del socialismo, como una propuesta de "Koch Brothers" de derecha, traiciona el verdadero carácter de su política.

Los trabajadores no podrán lograr el socialismo, una sociedad en la que la economía está organizada para satisfacer las necesidades humanas y no el beneficio privado, sin el internacionalismo. La clase obrera es una clase internacional explotada por corporaciones globales. Los trabajadores en los Estados Unidos tienen los mismos intereses que los trabajadores en Honduras, Guatemala, México y cualquier otro país del mundo.

Como el único socialista genuino que se postula para el cargo en las elecciones de mitad de término, pido:

* Pasaje seguro y entrada legal a los Estados Unidos para todos los participantes de la caravana

* Abolición de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) y el desmantelamiento de la región fronteriza militarizada

* Liberación inmediata de todos los inmigrantes detenidos en los Estados Unidos.

* La provisión de empleos, hogares, atención médica y oportunidades educativas para los participantes de la caravana y todos los inmigrantes.

* Un programa multimillonario para reconstruir Centroamérica, que se pagará mediante la expropiación de la riqueza de los multimillonarios estadounidenses.

* El derecho de todos los trabajadores a viajar de forma segura por el mundo sin temor a sufrir acoso.

(Publicado originalmente en inglés el 25 de octubre de 2018)