Se avecina otra catástrofe financiera

por Nick Beams
16 octubre 2018

La cuestión clave que surgirá de la reunión semestral del Fondo Monetario Internacional (FMI) celebrada en Bali, Indonesia, la semana pasada, es que a 10 años de la crisis financiera mundial de 2008, se han creado las condiciones para otro desastre económico y financiero. Y los encargados de la economía global no tienen medios para prevenirla, entre otras cosas porque las políticas que llevaron a cabo en la última década han ayudado a prepararla.

Fue algo simbólico que la reunión tuvo lugar inmediatamente después del devastador terremoto y el tsunami en la isla indonesia de Sulawesi, que de nuevo subrayó hasta qué punto el crecimiento sin precedentes de la desigualdad social, que se aceleró después de 2008, dejó a cientos de millones de personas. Las personas empobrecidas en todo el mundo son vulnerables al impacto de los desastres naturales y económicos.

La reunión también coincidió con otro aniversario importante: 20 años desde la crisis financiera asiática que devastó la economía indonesia, junto con otros en la región.

Y mientras se llevó a cabo la reunión, hubo señales de que se está produciendo otro terremoto financiero, ya que Wall Street y los mercados bursátiles mundiales se vieron sacudidos por la segunda venta masiva de este año después de cinco años de relativa estabilidad.

Dos informes preparados por el FMI para la reunión apuntaban a los crecientes problemas de la economía global y el sistema financiero.

Las Perspectivas De La Economía Mundial revisaron a la baja la estimación del crecimiento mundial emitida por el FMI en abril y señalaron que la expansión "sincronizada" de 2017 había llegado a su fin. Si bien el crecimiento continuaría, no habría retorno a la trayectoria de crecimiento que prevaleció antes de 2008. Una revisión de los efectos de la crisis financiera, que produjo la mayor desaceleración económica en el período de posguerra, reveló que, en comparación con la trayectoria de crecimiento anterior a la crisis, un gran número de economías sufrió una contracción que osciló entre el 10 por ciento y el 40 por ciento.

El Informe Sobre La Estabilidad Financiera Mundial señaló el impacto del aumento de las tasas de interés en los EUA y en otras partes de los "mercados emergentes" con altos niveles de deuda externa y préstamos denominados en dólares. Las tasas más altas ya han impactado a Argentina, en la actualidad al recibir un rescate récord de US $57 mil millones del FMI, y han afectado a varios otros países, entre ellos Turquía, Indonesia, India, Pakistán y Sudáfrica, con señales de que se extenderá.

Según un informe en el Financial Times, el estrés financiero que afectó a las economías de los mercados emergentes "dominó" las discusiones en la reunión, ya que la Directora Gerente del FMI, Christine Lagarde, advirtió que la situación actual tenía el potencial de conducir a un retiro del capital de estos países tan grandes, como lo que ocurrió después de la crisis financiera de 2008.

El otro tema clave fue la guerra comercial iniciada por los Estados Unidos contra China y otros países. En su reunión de primavera en abril, el FMI advirtió que estas medidas planteaban riesgos significativos para la economía mundial. Ahora esos riesgos se habían materializado, con Lagarde y el jefe de la Organización Mundial de Comercio (OMC), Roberto Azevedo, emitiendo llamados a la "reforma" de la OMC y para que el sistema de comercio internacional sea reparado, no destruido.

Pero los Estados Unidos ya han declarado que dudan de que sus objeciones a las prácticas comerciales chinas, incluida la subvención de empresas respaldadas por el Estado y el presunto robo de propiedad intelectual, puedan resolverse dentro del marco de la OMC. En lugar de buscar un fortalecimiento del llamado orden comercial internacional "basado en reglas", Estados Unidos, casi a diario, está intensificando sus ataques contra China, considerándolo como la amenaza central para su dominio económico y militar global.

Si bien está presionando para que se reduzca el superávit comercial chino, el objetivo principal de Washington es dividir las cadenas de suministro globales para que las industrias clave de manufactura y alta tecnología vuelvan a los Estados Unidos para mejorar sus capacidades militares nacionales para la guerra.

Al mismo tiempo, está utilizando tácticas destacadas en relación con sus "aliados estratégicos", sobre todo la Unión Europea, Japón y Canadá, amenazándolos con la imposición de aranceles para automóviles de hasta el 25 por ciento si no entran en negociaciones comerciales bilaterales con los Estados Unidos y sumarse a sus acciones contra China.

En medio de la reunión del FMI, como si los representantes del capitalismo global hubieran necesitado recordar el hecho de que ninguno de los factores subyacentes que produjeron la crisis de 2008, Wall Street experimentó una gran liquidación de dos días.

Como señaló un artículo en Bloomberg: "[Aunque] esta semana no fue una carnicería, es una prueba más de que una nueva era de volatilidad está sobre nosotros, una que probablemente durará". Los días malos se acumulan, y es más difícil negar que cinco de los años más tranquilos jamás vistos en acciones han terminado.

Esos "años tranquilos" fueron el resultado directo de la reducción de las tasas de interés a mínimos históricos y las políticas de flexibilización cuantitativa de la Reserva Federal de los Estados Unidos y otros bancos centrales importantes, que han inyectado billones de dólares en el sistema financiero y han enviado las acciones estadounidenses a niveles récord. Pero ahora la Reserva Federal y otros bancos están elevando las tasas de interés y retirando las políticas de dinero fácil, entre otras cosas porque quieren tener alguna "munición" para enfrentar la próxima gran crisis económica y financiera.

Como se ha observado en varios informes y comentarios más perceptivos, las medidas adoptadas a raíz del desplome de 2008 solo han creado las condiciones para otro desastre. Al escribir en el New York Times el 18 de septiembre, Ruchir Sharma explicó que si bien los bancos centrales y otras autoridades han tratado de contener las prácticas de préstamos riesgosos de los bancos para hipotecas de vivienda, han surgido nuevos riesgos.

Sharma señaló que dentro del mercado financiero global de $290 billones, "hay cientos de nuevos riesgos, grupos de deuda potencialmente problemática" producidos por el giro de los prestatarios corporativos a los prestamistas no bancarios.

"A medida que los préstamos bancarios se agotaron, cada vez más compañías comenzaron a recaudar dinero mediante la venta de bonos, y muchos de esos bonos ahora están en manos de esos prestamistas no bancarios, principalmente administradores de dinero, como fondos de bonos, fondos de pensiones o compañías de seguros".

El resultado es que entre las corporaciones que figuran en el índice S&P 500 de Wall Street, la deuda se ha triplicado desde 2010 a una vez y media de ganancias anuales, cerca de los picos alcanzados en las recesiones de principios de los años 1990 y 2000, con la carga de la deuda mucho más alta en algunas áreas.

En los informes sobre el sistema financiero global del FMI y otras instituciones, se afirma regularmente que los bancos están en una posición mucho más fuerte que en 2008 debido a cambios regulatorios como la Ley Dodd-Frank en los Estados Unidos.

Pero como señalan Carmen y Vincent Reinhart en un artículo en Foreign Affairs, el resultado ha sido el crecimiento de los llamados "bancos en la sombra", ya que los prestatarios de hogares se dirigen a organizaciones como Quicken Loans en lugar de Wells Fargo. "La mayoría de las hipotecas de EUA ahora son creadas por instituciones no bancarias, también conocidas como ‘bancos en la sombra’. El resultado es que la vulnerabilidad financiera permanece pero es más difícil de detectar".

Los dos autores señalan otro cambio importante en el sistema financiero global. Como resultado de la flexibilización cuantitativa, "la mayoría de la deuda pública que se vende en el mercado abierto en los Estados Unidos, Japón y la zona euro ahora es propiedad de los bancos centrales". La concentración de la deuda pública en las arcas oficiales hace que el mercado privado menos líquidos, lo que podría dificultar que los gobiernos de las economías avanzadas pidan más préstamos en el futuro, escriben.

Una característica clave de la preparación para el desplome de 2008 fue la forma en que las agencias de calificación crediticia dieron su aprobación a los instrumentos financieros arcanos que demostraron ser inútiles. Esas prácticas han continuado en otra forma.

Una investigación realizada por Bloomberg publicada el jueves apunta a lo que denomina un “barril de pólvora de $1 billón que amenaza el mercado de bonos corporativos”. El artículo explica que ante el débil crecimiento de las ventas junto con las tasas de interés más bajas, las principales compañías consideraron que la forma del crecimiento consistió en pedir prestadas grandes cantidades de dinero para comprar a sus competidores.

Según el artículo, una investigación sobre 50 de las adquisiciones corporativas más grandes en los últimos cinco años reveló que “por una medida clave, más de la mitad de las compañías adquirentes elevaron su apalancamiento a niveles típicos de sus pares calificados como basura. Pero a esas compañías, que tienen casi $1 billón de deuda, se les ha permitido retener calificaciones de grado de inversión por parte de Moody's Investor Services y S&P Global Ratings”.

El informe indica que las agencias de calificación simplemente aceptaron las garantías de las compañías involucradas en las operaciones de adquisición de que podrían "reducir los costos y pagar los préstamos rápidamente, antes de que finalice el dinero fácil".

La investigación descubrió que había habido un aumento en los peldaños más bajos de bonos con grado de inversión, la mayoría de ellos impulsados por adquisiciones corporativas, con el resultado de que ahora había $2.47 billones de deuda corporativa calificada con el grado de inversión más bajo, más del triple el nivel a finales de 2008.

Lo que estos y otros informes dejan en claro es que las medidas tomadas a raíz del desplome de 2008, lejos de superar la crisis, simplemente han creado una nueva fuente financiera de tarjetas, que se desplomará con posibles consecuencias incluso más serias que las de hace diez años. La fuerte caída en Wall Street esta semana, resultado de los temores de las consecuencias de los aumentos de las tasas de interés, no provocó un colapso, pero los temblores que envió señalaron la proximidad de otro terremoto.

(Publicado originalmente en inglés el 15 de octubre de 2018)