Cinco millones de muertes al año debido a la mala calidad del cuidado médico

por Kate Randall
14 septiembre 2018

Un nuevo análisis publicado en el Lancet este mes revela lo que solo se puede describir como una epidemia de baja calidad en la atención médica en los países de bajos y medianos ingresos (en inglés, LMIC) del mundo. Los investigadores encontraron que, de los 8,6 millones de muertes en todo el mundo prevenibles con atención médica, la baja calidad de la atención fue responsable de un estimado de 5 millones de muertes por año y más de 3,6 millones se debieron a un acceso insuficiente.

Estos hallazgos son parte de un proyecto que la Comisión de Salud Global de Lancet sobre Sistemas de Salud de Alta Calidad ha realizado por dos años en colaboración con 30 académicos, legisladores y expertos en sistemas de salud de 18 países. El nuevo análisis expone que, si bien algunos países de ingresos bajos y medianos han mejorado el acceso al cuidado de salud, este acceso no garantizó una salud mejorada. El número total de muertes atribuidas a la baja calidad de asistencia se estima que es cinco veces más alto que las muertes mundiales anuales por VIH/SIDA.

Los investigadores encontraron que los segmentos más pobres y vulnerables de la población en los LMICs son mucho más propensos al no tener acceso a una atención médica de alta calidad. "Los tratamientos médicos de calidad no deberían estar solo al alcance de la élite o ser una aspiración para un futuro distante; debería ser el ADN de todos los sistemas de salud", dijo la Dra. Margaret E. Kruk de la Escuela de Salud Pública de Harvard, T.H. Chan, quien preside la comisión y es una de las autoras del estudio.

Mortalidad debido a la baja calidad de cuidado de salud por país Fuente: The Lancet, 5 de septiembre de 2018. © Los autores de "La mortalidad por sistemas de salud de baja calidad en la era de la cobertura de salud universal". Publicado por Elsevier Ltd.

El análisis muestra que mientras la desigualdad social siga creciendo y los súperricos se vuelven cada vez más ricos, millones mueren porque no se asignan los recursos adecuados para promover la salud pública y capacitar adecuadamente a los profesionales médicos. Los 8 millones de muertes en países de bajos ingresos debido a los sistemas de salud de baja calidad en general llevaron a pérdidas de bienestar económico de $6 billones solo en 2015.

El impacto letal de la baja calidad de cuidado se puede ver en toda América Latina, África, Asia y Europa del Este, con la India y el sur y centro de África exhibiendo las tasas de mortalidad más altas. Los investigadores señalan que estas figuras probablemente son muy conservadoras.

• En la India, se estima que 1,6 millones de muertes se debieron a la baja calidad del cuidado de salud, con un adicional de 838.000 muertes debido a un acceso insuficiente al cuidado.

• En China, 630.000 muertes por año se debieron a la baja calidad del cuidado de salud, con 653.000 muertes debido a un acceso deficiente.

• En Brasil, 153.000 muertes por año se debieron a la baja calidad del cuidado de salud, con 51.000 debido a un acceso insuficiente.

• En Nigeria, se atribuyeron 123.000 muertes por año a la baja calidad del cuidado de salud, con 253.000 debido a un acceso insuficiente.

El Dr. Kruk señala: "El impacto de la baja calidad del cuidado de salud va mucho más allá de la mortalidad, sino que puede llevar a un sufrimiento innecesario, síntomas persistentes, pérdida de función y falta de confianza en el sistema de salud". En otras palabras, además de los aproximadamente 5 millones de personas que mueren anualmente debido al cuidado de baja calidad, hay millones más que viven miserablemente como resultado de enfermedades y condiciones potencialmente tratables.

Los grupos vulnerables como los refugiados y los presos tienen menos probabilidades de recibir atención de alta calidad, al igual que las personas con condiciones de salud estigmatizadas, como el VIH/SIDA, la salud mental y los trastornos por abuso de sustancias.

Las noticias de esta epidemia de baja calidad de asistencia médica y su impacto letal en los países de bajos ingresos se producen cuando la riqueza de un grupo de individuos con "patrimonio neto muy elevado" (en inglés, UHNW) se eleva a nuevas alturas a nivel mundial. Las personas con un mínimo de $30 millones en riqueza poseen colectivamente $31,5 billones, una cifra que vio un aumento de 16,3 por ciento entre 2016 y 2017.

Mortalidad debido a baja calidad contra no utilización del cuidado de salud por condición. Fuente: The Lancet, 5 de septiembre de 2018. © Los autores de "La mortalidad por sistemas de salud de baja calidad en la era de la cobertura de salud universal". Publicado por Elsevier Ltd.

En Asia, donde millones de personas mueren cada año debido a la baja calidad del cuidado de salud, había 68.970 personas UHNW en 2017. La riqueza de estos oligarcas había aumentado un 26,7 por ciento desde el 2016. El grupo asiático no se queda atrás de los ultrarricos en los Estados Unidos, que tenían 90.440 individuos UHNW, con una riqueza total combinada de $11 billones.

Al mismo tiempo, investigaciones recientes del Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud muestran que en 2017 la mitad de la población mundial no pudo acceder a los servicios de salud que necesitan, mientras que 100 millones de personas se sumen en la pobreza extrema cada año debido a los gastos de atención médica.

La Asamblea Mundial de la Salud y la Asamblea General de las Naciones Unidas han actuado como líderes del movimiento universal de salud, pidiendo que los países "aumenten de manera urgente y significativa los esfuerzos para acelerar la transición hacia un acceso universal a servicios de salud asequibles y de calidad".

Tales organizaciones, sin embargo, aceptan la dominación del capitalismo y del imperialismo sobre los países de ingresos medios bajos, así como la dominación del capital en los países industrializados más ricos. El análisis de Lancet muestra que los objetivos establecidos de varias organizaciones internacionales para la provisión de cobertura universal de salud son un fraude, ya que no toman en cuenta cómo se proporcionaría el cuidado de calidad, incluso si se lograra este objetivo.

Con cinismo similar, el Grupo del Banco Mundial identifica sus "objetivos gemelos" como "poner fin a la pobreza extrema y aumentar la equidad y la prosperidad" en todo el mundo. En realidad, la razón de ser de este grupo bancario es asegurar políticas que subordinen las economías de los países oprimidos a los intereses del capital financiero internacional a través de préstamos y "subvenciones".

Los recursos necesarios existen para proporcionar cuidado de salud de alta calidad a todos los individuos del planeta. Esto requerirá confiscar los billones acumulados por los súperricos para destinarlos a satisfacer las necesidades básicas de la población mundial. Esto requiere una solución revolucionaria para la crisis del cuidado de salud y el establecimiento de una verdadera medicina socializada.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 13 de septiembre de 2018)