El director ejecutivo de Facebook presenta planes para la censura masiva en la audiencia del Senado

por Andre Damon
12 abril 2018

El director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, usó su aparición el martes ante el Comité Judicial y el de Comercio del Senado para delinear un plan de censura masiva en la plataforma de redes sociales más grande del mundo.

Zuckerberg explicó cómo cada declaración hecha por los 2,2 mil millones de usuarios de la compañía es analizada y examinada por sistemas de inteligencia artificial, y luego revisada por un ejército de unos 20.000 censores. Si la empresa considera que una declaración es “sensacional” o “divisiva” o contiene “desinformación”, el usuario será señalado como un “mal actor” y tendrá bloqueados sus mensajes o se informará al gobierno sobre este, o ambas cosas.

Mark Zuckerberg testificando ante el Congreso

Desde las elecciones de 2016, dijo Zuckerberg, la compañía había sufrido una transformación. “Estamos pasando por un cambio filosófico más amplio en la forma en que abordamos nuestra responsabilidad como empresa”, dijo Zuckerberg.

No es “suficiente construir herramientas” y permitir a los usuarios hacer lo que quieren con ellos, dijo Zuckerberg. “Necesitamos asegurarnos de que usen para siempre” el “control” y el “ecosistema” de Facebook.

La capacidad de “controlar” todo el contenido en Facebook fue imposible hasta el surgimiento de la inteligencia artificial, dijo Zuckerberg. “Desde el comienzo de la compañía en 2004, no teníamos tecnología de inteligencia artificial que pudiera ver el contenido compartido por las personas”. Pero el rápido desarrollo de la inteligencia artificial ahora permite que Facebook muestre y entienda todas las publicaciones y mensajes en su plataforma.

“Para fines de este año, tendremos más de 20.000 personas trabajando en seguridad y revisión de contenido”, dijo Zuckerberg. “Entonces, cuando el contenido se nos señaliza, tenemos esa gente que lo mira”.

Se jactó de que las herramientas de inteligencia artificial de Facebook ahora logran marcar el 99 por ciento de la “propaganda terrorista” antes de que los usuarios lo vean. Al “implementar herramientas de inteligencia artificial”, Facebook puede “controlar y aplicar de manera proactiva” todo el contenido, dijo Zuckerberg.

Estas herramientas de inteligencia artificial se usarán para identificar cuentas que difunden “noticias falsas” y han ayudado a la compañía a “eliminar proactivamente decenas de miles de cuentas antes de que puedan contribuir con un daño significativo”.

Para llevar a casa la integración de la empresa en el aparato militar/de inteligencia/policial, Zuckerberg declaró que Facebook está activamente involucrado en una “carrera armamentística” con Rusia.

El senador demócrata Patrick Leahy exigió que Zuckerberg haga más para combatir las cuentas y páginas de Facebook “divisivas”, no solo las que opera Rusia. El Senador hizo que un empleado sostuviera un letrero con ejemplos de esas páginas “divisivas”, preguntando por qué se les permitía continuar operando.

La aparición de Zuckerberg se produjo después de que anunciara el viernes que la compañía requeriría todas las páginas de Facebook “grandes” y todas las páginas que publican avisos políticos y emiten anuncios para verificar sus identidades. Aclaró que significaría esto en su aparición el martes, diciendo que requeriría que cualquiera que opere páginas “grandes” tenga una “identidad gubernamental válida” y que “verifique su ubicación” al recibir un código de confirmación por correo.

Cuando el senador republicano John Cornyn le preguntó si Facebook asumió la responsabilidad de las declaraciones de sus usuarios, Zuckerberg declaró que “somos responsables del contenido”. Añadió que sus herramientas de inteligencia artificial podrían determinar si una publicación era “ya sabes ... algo malo”.

Los inmensos y radicales peligros de los derechos democráticos planteados por las medidas de censura de Facebook fueron ignorados por todos los congresistas demócratas, que aplaudieron unánimemente la represión del gigante de las redes sociales. Lo mismo sucedió con casi todos los republicanos, con la excepción del senador Ted Cruz, que buscó pulir sus credenciales con la extrema derecha criticando la censura de Facebook de las organizaciones políticas de extrema derecha.

Cruz acusó a Facebook y otros gigantes de la tecnología de involucrarse “en un patrón generalizado de parcialidad y censura política” contra la extrema derecha, con el fin de promover lo que llamó puntos de vista políticos de “izquierda”. Cruz le preguntó a Zuckerberg si conocía la “orientación política” de los “evaluadores de contenido” de Facebook.

Zuckerberg respondió con la línea estándar elaborada entre los demócratas, los principales republicanos y las agencias de inteligencia. “Hay una serie de cosas que todos estaríamos de acuerdo son claramente malas. Interferencia extranjera en nuestras elecciones, terrorismo ... eso ... es claramente una mala actividad que queremos eliminar”.

De hecho, el objetivo real del régimen de censura masiva implementado por los gigantes de la tecnología es la oposición política de izquierda, lo que es más importante el uso de Facebook por parte de los trabajadores para organizar huelgas y protestas. En los últimos dos meses, numerosos reportajes en los principales periódicos de los EUA advirtieron de que los maestros de todo el país estaban usando grupos de Facebook para organizar huelgas independientemente de los sindicatos.

Las afirmaciones de Cruz de que Facebook estaba difundiendo puntos de vista de “izquierda” constituyeron la totalidad de la crítica al escuchar los esfuerzos de Facebook por desmantelar la Primera Enmienda e instituir una censura masiva.

De hecho, a pesar de semanas de historias de prensa negativas y esfuerzos para demonizar a Zuckerberg por ser insuficientemente respetuoso con las afirmaciones sobre la “intromisión” rusa en las elecciones de 2016, la audiencia fue destacable por la notable unanimidad dentro de la clase dominante para la creación de un régimen de censura masiva como parte de una transición a formas de gobierno abiertamente dictatoriales.

En medio de una crisis política cada vez más profunda en los niveles más altos del Estado, la creciente oposición dentro de la clase obrera y la creciente amenaza de la guerra mundial, la élite gobernante ve en la censura la única forma de apuntalar su asediado dominio sobre la sociedad.

El World Socialist Web Site lidera la lucha para oponerse a la censura de Internet a través de la construcción de un movimiento socialista de masas de la clase trabajadora. Emplazamos a todos los trabajadores y jóvenes que quieren oponerse a la censura a contactarnos y unirse a la lucha por el socialismo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 11 de abril de 2018)