Facebook intensifica la censura antes del testimonio en el Congreso de Zuckerberg

por Andre Damon
10 abril 2018

Antes del testimonio previsto por parte del director ejecutivo Mark Zuckerberg ante el congreso, Facebook anunció una serie de medidas de censura que perjudican el anonimato en línea y refuerzan el control de la compañía sobre lo que los usuarios pueden decir en su plataforma.

Zuckerberg anunció el viernes que la compañía “exigirá que se verifiquen las personas que administran páginas grandes”, lo que significa que deberán proporcionar a la empresa y, por extensión, al gobierno de los EUA, su nombre y localización reales.

Zuckerberg declaró que la medida “dificultará mucho que la gente gestione páginas usando cuentas falsas, o que crezca viralmente y difunda información errónea o contenido divisivo”. Además, la compañía prohibirá la compra de anuncios por personas cuyas identidades no han sido “verificadas”.

La medida es un gran paso hacia el cumplimiento de la demanda de las agencias de inteligencia estadounidenses de que las compañías de redes sociales pongan fin al anonimato en línea, facilitando no solo el seguimiento, sino el arresto de personas por expresar opiniones políticas negativas.

Zuckerberg agregó que la medida implicaría la contratación de miles de censores adicionales y personal de “seguridad”. “Para poder exigir la verificación de todas estas páginas y anunciantes, contrataremos a miles de personas más”, escribió.

Pocas horas después del anuncio de Facebook el viernes, la compañía bloqueó un anuncio de una reunión pública celebrada por el Partido Socialista por la Igualdad, afiliado al World Socialist Web Site, titulado “No a la guerra, la desigualdad y la censura”, argumentando que no permite anuncios que contengan “contenido impactante, irrespetuoso o sensacional”. Otros anuncios relacionados con la huelga de maestros de Oklahoma fueron bloqueados ayer.

El anuncio de Zuckerberg se produjo en medio de una campaña impulsada por los medios de comunicación para demonizar a la compañía por restar importancia al peligro de las “noticias falsas” y la “propaganda” en su plataforma. Esta campaña, presentada como una defensa de la “privacidad” de los usuarios, ha llevado al precio de las acciones de la compañía a caer en más del 15 por ciento en las últimas tres semanas. También ha alimentado la especulación de que Zuckerberg, que posee el 28 por ciento de las acciones de Facebook, podría ser destituido en un golpe de la sala de juntas.

En el transcurso de algunas semanas, Zuckerberg pasó de ser un favorito de los medios a ser un paria virtual, fue satirizado en el programa Saturday Night Live. Cada noticia sobre la compañía ahora incluye una imagen del ejecutivo “asediado” con el ceño fruncido, el tipo de tratamiento generalmente reservado para los políticos involucrados en escándalos sexuales.

La razón nominal para el cambio es el escándalo impulsado por los medios que rodea a la firma de datos electorales Cambridge Analytica, vinculada al ex estratega jefe de Trump, Steve Bannon. El mes pasado, el New York Times y el Guardian revelaron simultáneamente que la compañía había utilizado una aplicación para recopilar datos sobre decenas de millones de usuarios de Facebook, que luego se entregó a la campaña de Trump. No se menciona en ninguna de las cuentas de los medios el hecho de que la campaña de Obama hizo efectivamente lo mismo en 2012, para la aclamación de los medios.

El programa de entrevistas “Face the Nation” de la CBS, por ejemplo, dedicó aproximadamente un tercio del tiempo de emisión del programa ayer a la discusión de Facebook —en medio de una guerra comercial en desarrollo con China, una campaña de guerra contra Siria y el despliegue del ejército en la frontera estadounidense con México.

La campaña de los medios contra Facebook no tiene nada que ver con la protección de la privacidad de los usuarios, sino que está dirigida a crear las mejores condiciones posibles para la imposición de nuevas restricciones masivas a la libertad de expresión en la red social más grande del mundo.

Esto quedó claro con los comentarios del senador demócrata Mark Warner (Virginia) quien, cuando un reportero de radio del área del Distrito de Columbia le preguntó por el escándalo de Cambridge Analytica y el papel del Congreso en la protección de los “datos de la gente”, respondió denunciando la resistencia de Facebook a su afirmación de que se estaba utilizando para difundir “noticias falsas”.

Warner le dijo al periodista: “Primero llamé a Facebook y a algunas de las plataformas de redes sociales en diciembre de 2016. Durante los primeros seis meses, las compañías simplemente rechazaron estas acusaciones, pero estas resultaron ser ciertas; que Rusia usó sus plataformas de redes sociales con cuentas falsas para difundir información falsa, pagaron por publicidad política en sus plataformas”. Agregó que la compañía “tiene muchas explicaciones que dar”.

Comentando sobre el tono de las audiencias esperadas en “Face the Nation”, Nick Thompson, el editor de Wired que ha sido un importante defensor de la censura, dijo que “el Congreso va a estar en busca de sangre” cuando Zuckerberg testifique. Declaró que la empresa pagaría por los “pecados” de haber “metido la cabeza en la arena” en respuesta a las demandas de implementar medidas de censura.

Thompson agregó que las últimas medidas de Facebook tenían la intención de “suavizar el golpe” antes del testimonio de Zuckerberg. Sin embargo, está claro que las medidas que ya se han anunciado son solo un anticipo de la represión de la libertad de expresión que se está preparando.

El testimonio de Zuckerberg se produce en medio de una oleada de huelgas de trabajadores en todo Estados Unidos, que incluye huelgas de educadores en Oklahoma y Arizona. Numerosos reportajes en los medios han notado el papel vital desempeñado por Facebook en la organización de la resistencia de los trabajadores independientemente de los sindicatos.

Bajo condiciones de una creciente lucha de clases, divisiones cada vez más amargas dentro de la élite gobernante y el creciente peligro de guerra, la élite gobernante está acelerando radicalmente su intento de censurar Internet. El objetivo es evitar la organización de la oposición social y la difusión de información que cuestione la narrativa oficial de los eventos.

El testimonio de Zuckerberg tendrá lugar un día después de una reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en la que Estados Unidos presionará para una intervención aún mayor contra Siria y Rusia, nominalmente en respuesta a un presunto ataque con armas químicas atribuido por los medios estadounidenses, sin ningún fundamento, al gobierno sirio.

La fiebre de la guerra está dirigida no solo a asegurar los objetivos de guerra predatorios del imperialismo estadounidense en Medio Oriente, sino también, lo que es quizás aún más importante, a crear las condiciones para la represión doméstica y la censura política en el país.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 9 de abril de 2018)