Antes de las elecciones mexicanas, las compañías de redes sociales y la prensa corporativa lanzan una operación de censura

por Alex González
9 abril 2018

Más de 60 medios, universidades, y organizaciones civiles mexicanas han lanzado una iniciativa para luchar contra las “noticias falsas” sobre las próximas elecciones generales mexicanas del 1 de julio.

Hasta 88 millones de personas podrán elegir a un nuevo presidente, a todos los miembros del congreso, y a oficiales locales en 30 de los 32 estados del país en lo que se han denominado las elecciones más grandes en la historia de México.

El proyecto, nombrado #Verificado2018, fue lanzado el 12 de marzo bajo el pretexto de proteger a los mexicanos de una supuesta “intervención rusa” en las elecciones mexicanas. Presentando alegaciones no comprobadas como hechos, la página web del proyecto declara provocativamente: “Más de 10 millones de electores potenciales tuvieron acceso a noticias falsas difundidas en redes sociales. Hoy sabemos que sí hubo ‘intervención rusa’ en [las elecciones presidenciales estadounidenses], precisamente sembrando noticias falsas…En México todavía no es un fenómeno masivo. Y la injerencia rusa es —por el momento— solo una posibilidad, no un hecho”.

En realidad, la campaña #Verificado2018 —la cual probablemente nació en las aulas del Pentágono y en la sede de la CIA en Langley— es por sí misma una prueba condenatoria de la propia “intervención” del imperialismo estadounidense en las elecciones extranjeras.

Desde su lanzamiento, varios importantes medios mexicanos e internacionales se han unido a la iniciativa, incluyendo El Universal, Proceso, El Economista, Forbes, Al Jazeera Español, el Huffington Post, y Buzzfeed News.

Al igual que esfuerzos similares para censurar las redes sociales a nivel internacional, #Verificado2018 cuenta con el apoyo directo de Facebook, Google, y Twitter, y por lo tanto de las agencias militares y de inteligencia del imperialismo estadounidense. Las plataformas de redes sociales, trabajando íntimamente con el gobierno estadounidense, están usando la iniciativa para aumentar la censura del Internet mediante el control de la información que millones de usuarios pueden ver, favoreciendo a las principales empresas de noticias como “autoritarias” y crecientemente degradando información “no verificada” o “alternativa”.

Facebook supuestamente le dará al grupo una lista de sus artículos más compartidos para ser revisados, y posiblemente censurados, en la plataforma. Facebook ha dicho anteriormente que las noticias que son declaradas “falsas” tienen impresiones 80 por ciento más bajas en la plataforma. Para apoyar la censura de las noticias en línea, Facebook recientemente declaró que busca contratar hasta 20.000 empleados antes del fin de año para revisar el contenido de sus usuarios.

Google le otorgará datos de búsquedas al grupo para “comprender que están buscando los mexicanos vinculado a la elección”. Las noticias que hayan sido evaluadas por el grupo recibirán un sello de “Hecho verificado” en el buscador, “lo que permitirá a los lectores tener la certeza de que la información que van a consultar es veraz”. La clara implicación de estos esfuerzos es que las noticias que no sean apoyadas por el grupo deberían ser visas por lectores como “falsas” o “no fiables”.

Los esfuerzos de Google son parte de su reciente “iniciativa de noticias”, la cual busca fortalecer a los principales medios de comunicación a costa de sitos de noticias independientes. En abril de año pasado, Google introdujo nuevos algoritmos que han disminuido el tráfico a sitios progresistas, izquierdistas, y antibélicos por más de 50 por ciento.

#Verificado2018 ha señalado las “noticias falsas” que fueron compartidas después del sismo del 19 de septiembre el año pasado para justificar la campaña, buscando explotar el enojo social legítimo por la cobertura a toda hora de los medios corporativos para lo que resultaron ser reportes falsos —como el “rescate” de una niña que nunca existió de una escuela derrumbada.

#Verificado2018 está siendo apoyada por organizaciones con vínculos a las fundaciones más poderosas del mundo de los super ricos. El proyecto está siendo liderado por Animal Político, el cual recibió 25 por ciento de sus fondos por donaciones del Open Society Foundation y de la Fundación Ford el año pasado.

La iniciativa marca una intensificación de las alegaciones de una “intervención rusa” en las elecciones mexicanas. En enero, el ex asesor de Seguridad Nacional, H.R. McMaster, declaró que habían “señales iniciales” de una intervención rusa en las elecciones mexicanas, supuestamente usando las redes sociales para apoyar la campaña del candidato “izquierdista” Andrés Manual López Obrador del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Los medios mexicanos y estadounidenses, junto con senadores estadounidenses y políticos mexicanos, aprovecharon los comentarios para tratar de descreditar la campaña de López Obrador y fomentar su campaña contra Rusia. Los electores mexicanos comenzaron a recibir llamadas grabadas alegando que López Obrador quería venderle el petróleo mexicano a Rusia, y hubo exigencias por parte de líderes del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) para abrir una investigación contra López Obrador.

A pesar de estos esfuerzos, López Obrador ha mantenido una ventaja de dos dígitos mientras que continúa su postura como el candidato “contestatario”. Mientras que López Obrador no hará nada para resolver la crisis social en México, está explotando una profunda desafección con la desigualdad social y la continua militarización del país.

El gobierno de Peña Nieto ha presidido sobre la privatización de la industria petrolera, ataques contra la educación pública, y más de 70.000 muertes por la “guerra contra el narcotráfico.” Al mismo tiempo, las amenazas intimidantes de Trump de deshacerse del TLCAN, deportar a decenas de miles de personas, y construir un muro entre los dos países solo han exacerbado las tensiones antes de las elecciones y le han dado aliento a López Obrador.

Los esfuerzos de censurar el Internet deben ser vistos bajo el contexto de una intensificación de la lucha de clases internacional. El año 2018 ha viso una erupción de huelgas docentes a nivel mundial, incluyendo protestas por maestros en los Estados Unidos, Túnez, Argelia, Argentina, México, y el Reino Unido. Más de un millón de trabajadores y jóvenes salieron a las calles hace dos semanas para exigir el fin de la violencia en las escuelas.

La élite gobernante ve el hecho de que los trabajadores y estudiantes están usando las redes sociales para organizar sus luchas independientemente de las vías oficiales como una amenaza mortal. Cada vez más, los trabajadores y jóvenes están entrando en conflicto con las herramientas que la élite gobernante ha usado tradicionalmente para suprimir las tensiones sociales, incluyendo los sindicatos y los partidos burgueses nominalmente de “izquierda”.

Bajo estas condiciones, la censura del Internet está dirigida a prevenir que las luchas de los trabajadores y jóvenes encuentren un liderazgo socialista consciente que pueda unir sus luchas bajo un solo programa. El World Socialist Web Site, el Partido Socialista por la Igualdad, y los Jóvenes y Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social están organizando reuniones públicas en Estados Unidos para alertar a los trabajadores y jóvenes de los esfuerzos avanzados para controlar y censurar el Internet. Incitamos a nuestros lectores a unirse a esta lucha asistiendo a una reunión en su zona o contactándonos para organizar más reuniones.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 5 de abril de 2018)