ICE utiliza datos de Facebook para localizar y rastrear sospechosos

por Meenakshi Jagadeesan
30 marzo 2018

En un artículo publicado esta semana, el Intercept ha revelado otra tendencia preocupante en las medidas antiinmigrantes que están siendo institucionalizadas por el gobierno de los Estados Unidos. Con base en una solicitud de registros públicos hecha por reporteros, se encontró que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) no solo tiene acceso a la gran cantidad de datos disponibles en Facebook, sino que también usó datos de Facebook para localizar y rastrear sospechosos.

La historia detalla una instancia en febrero-marzo de 2017, cuando los agentes de ICE estuvieron en contacto con un detective con base en Las Cruces, Nuevo México, sobre un sospechoso en particular. La cadena de correo electrónico entre varios agentes revela que ICE podría acceder a datos de Facebook que muestran el registro de cuándo se accedió a la cuenta y la dirección IP correspondiente a cada inicio de sesión. Respondiendo a la historia, un portavoz de Facebook negó que ICE tuviera acceso especial a los datos y que su solicitud de información fue "revisada por suficiencia legal". En este caso particular, "ICE envió un proceso legal válido ... en una investigación dicho haber involucrado a un depredador infantil activo.” Facebook “respondió a la solicitud válida de ICE con datos consistentes con nuestros estándares de divulgación de datos públicos disponibles".

La versión inicial de la historia del Intercept menciono que el objetivo era un inmigrante, tanto ICE como Facebook lo han negado. La historia fue posteriormente enmendada para indicar que los documentos "reportados en la historia no establecen que el objetivo de la investigación era un inmigrante o que el individuo estaba siendo perseguido por violaciones de inmigración".

Es posible que la instancia particular expuesta en este informe no se refiera a un inmigrante, aunque con eso sea cuestionable la participación de ICE. Incluso si uno tomara ese reclamo por su valor nominal, es un hecho que ICE solicitó datos privados de Facebook el año pasado para obtener un número de teléfono celular para un inmigrante no autorizado en Detroit. El número asociado con el inmigrante perseguido por ICE se rastreó a través de un simulador de sitio celular, una poderosa herramienta de vigilancia utilizada para aspirar las llamadas de los teléfonos celulares y los datos de ubicación del usuario.

Las agencias legales tienen un amplio alcance en virtud de la "Ley de Comunicaciones Almacenadas" para solicitar a los proveedores de servicios de comunicación, como Facebook, que liberen información pertinente a los casos en curso. El tipo de datos al que pueden acceder agencias como ICE es bastante extenso y gran parte de él se puede obtener sin órdenes judiciales.

Facebook, ahora bajo escrutinio y presión adicional para revelar cómo y con quién comparte información debido a la exposición de Cambridge Analytica, ha publicado informes de transparencia semestrales en el pasado detallando el número de solicitudes gubernamentales para datos de usuarios. Si bien no hay un desglose de qué agencia en particular ha hecho las solicitudes, el informe del año pasado es bastante revelador. Revela que desde enero de 2017 hasta junio de 2017, Facebook recibió 32.716 solicitudes de datos de 52.280 usuarios. Facebook señala en su informe que cumplió con el 85 por ciento de las solicitudes y "aproximadamente el 57 por ciento del proceso legal que recibimos de las autoridades de EE. UU. venían acompañadas con una orden de confidencialidad que nos prohíbe legalmente notificar a los usuarios afectados."

Como Nathan Wessler, abogado del Proyecto de Discurso, Privacidad y Tecnología de la Unión Americana de Libertades Civiles, dijo al Intercept que las citaciones utilizadas por ICE y otras agencias no son más que "una hoja de papel que prepararon antes de tiempo, una forma, llenan un par de datos sobre lo que están buscando y autocertifican lo que están buscando es relevante para una investigación en curso." La mayoría de las empresas tienden a cumplir con estas solicitudes.

Facebook es solo una parte de la amplia gama de aparatos de spyware utilizados por los agentes de inmigración. Como muestra la historia del sospechoso "no inmigrante", ICE no se detuvo al obtener los datos de Facebook. Esta información, según un agente, podría combinarse con "información de la dirección IP de T-Mobile," y que la agencia había "enviado a la compañía telefónica una convocatoria acelerada para obtener información." Jen Miller, otro agente en la misma cadena de correo electrónico, es citado diciendo: "Voy a ver si nuestro tipo Palantir está aquí para arrojar la información de Western Union, ya que sé que hay manera de triangular el área desde donde envía dinero y reducir a la hora del día, etc."

Palantir es la firma de minería de datos de $20 mil millones fundada por el multimillonario partidario de la campaña Trump, Peter Thiel. Según los informes de Spencer Woodman en Intercept del año pasado, Palantir recibió un contrato con ICE de $41 millones en 2014, para construir y administrar Gestión de Casos Investigativos (ICM), un sistema de inteligencia que se consideró "misión crítica" para la agencia. El artículo señala que este sistema permite a los agentes de ICE acceder a un vasto "ecosistema" de datos para facilitar tanto el descubrimiento de los objetivos como la creación y administración de casos en su contra.

El sistema proporciona a sus usuarios acceso a plataformas de inteligencia mantenidas por numerosas agencias, incluidas la Administración de Control de Drogas, la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos, y la Oficina Federal de Investigaciones. Puede proporcionar a los agentes de ICE acceso a información sobre escolaridad de un sujeto, relaciones familiares, información de empleo, registros telefónicos, historial de inmigración, estado del programa de divisas, conexiones personales, rasgos biométricos, antecedentes penales y dirección personal y de trabajos. Mientras los jóvenes y los docentes en todo Estados Unidos y el mundo se organizan cada vez más en las redes sociales, el uso de estas plataformas por parte del aparato estatal de espionaje seguirá creciendo.

Vale la pena señalar que este sistema, así como la tendencia general a mejorar el impulso del gobierno federal para deportar a los inmigrantes, no tuvo lugar bajo la administración actual, sino durante la era de Obama. La presidencia de Obama no solo supervisó el número máximo de deportaciones en la historia de los EE. UU., sino también la consciente y sistemática expansion de la red de vigilancia e inteligencia dirigida a los inmigrantes.

Ahora, esta red de vigilancia está en manos de la administración de Trump, que no ha ocultado su postura rabiosa antiinmigrante y su voluntad de continuar con la derogación de los derechos constitucionales y el derecho internacional humanitario.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 29 de marzo de 2018)