Twitter prohíbe anunciar a RT y a Sputnik

por Trévon Austin
30 octubre 2017

En un aumento de los esfuerzos para usar las acusaciones de injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016 para acabar con las redes sociales, Twitter anunció el jueves que ha prohibido que los medios financiados por el gobierno ruso Russia Today (RT) y Sputnik anuncien en la plataforma de microblogging.

En una publicación de blog anunciando la medida, Twitter afirmó que “la decisión se basó en el trabajo retrospectivo que hemos estado haciendo en las elecciones estadounidenses de 2016 y en la conclusión de la comunidad de inteligencia de que tanto RT como Sputnik intentaron interferir con las elecciones en nombre del gobierno ruso”, insistiendo, “no tomamos esta decisión a la ligera”.

Aunque Twitter ha indicado que no bloquearía la publicidad de ningún otro medio de comunicación, la medida sienta un precedente escalofriante, dando a la plataforma de redes sociales la capacidad de decidir qué medios de comunicación pueden promocionar su contenido, limitando la libertad de expresión y la libertad de prensa en línea.

Twitter ha anunciado que utilizará los $ 1,9 millones que ha recaudado de los esfuerzos publicitarios de RT durante los últimos seis años y “donará esos fondos para apoyar la investigación externa sobre el uso de Twitter en el compromiso cívico y las elecciones, incluido el uso de automatización maliciosa y la desinformación...”.

En respuesta a las acusaciones de Twitter, el editor en jefe adjunto de RT, Kirill Karnovich-Valua, declaró que el medio “nunca ha estado involucrado en ninguna actividad ilegal en línea, y que nunca siguió una agenda para influir en las elecciones estadounidenses a través de cualquier plataforma”.

La editora en jefe de RT y directora de redes sociales, Margarita Siymonyan, calificó la decisión de Twitter como “muy lamentable” y afirmó que la medida formaba parte de la campaña que se estaba librando contra Rusia desde principios de este año. En otro tuit, también acusó a Twitter de presionar a RT para que “gastara mucho” durante las elecciones.

En una declaración en Facebook, Maria Zakharova, vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, calificó la decisión de Twitter de “otro paso más agresivo” y afirmó que Twitter se estaba replegando bajo la presión de las agencias de inteligencia de Estados Unidos. “Naturalmente, una respuesta seguirá”, dijo Zakharova.

Sputnik dijo a la agencia de noticias AFP que “nunca ha usado publicidad en Twitter”.

A principios de este mes, RT afirmó que el Departamento de Justicia exigió que el medio de comunicación se registrara como un “agente extranjero” en virtud de la Ley de Registro de Agentes Extranjeros. La ley se originó en la Segunda Guerra Mundial y exigía que las empresas o los individuos que trabajaran en nombre de un gobierno extranjero en los EUA divulgaran sus fondos y su relación con gobiernos o actores extranjeros con el DOJ.

Desde que los funcionarios estadounidenses alegaron por primera vez la interferencia rusa en las elecciones de 2016, las élites gobernantes, con el Partido Demócrata liderando el camino, junto con Google, Facebook y Twitter, se han dedicado a censar la disidencia política en línea y silenciar voces genuinamente críticas del Gobierno de los Estados Unidos.

Los cuentos sin fundamento de “trolls” humanos vinculados al Kremlin, destinados a difundir el descontento y las teorías conspirativas sobre Hillary Clinton, se están utilizando para justificar los intentos de reprimir la libertad de expresión en Internet.

Google y Facebook no han indicado si seguirían o no a Twitter en la prohibición de publicidad de RT y Sputnik, pero sostienen que los “agentes rusos” también han gastado decenas de miles de dólares en publicidad con ellos.

En el último mes, tanto Facebook como Twitter anunciaron planes para modificar la “transparencia” de la publicidad en las redes sociales. Facebook ha comenzado a probar un suministro de noticias dividido en Bolivia, Camboya, Guatemala, Serbia, Eslovaquia y Sri Lanka, que relega el contenido de las páginas de la organización de noticias a un canal separado. Los periodistas y los medios de comunicación independientes en estos países han informado que sus lectores de Facebook han colapsado como resultado.

En abril, Google modificó los algoritmos de su buscador para promover contenido más “autorizado” y censurar a sitios web de izquierdas, con el World Socialist Web Site viendo la mayor disminución en las referencias del buscador.

Los principales funcionarios del gobierno de los EUA que han estado presionando a las compañías de medios sociales para imponer nuevos límites en sus plataformas aplaudieron la decisión de Twitter, pero afirman que no es suficiente.

El senador Mark Warner, el principal demócrata en el Comité de Inteligencia del Senado que ha encabezado la acusación de censurar internet, declaró: “Aprecio el esfuerzo, aunque RT y Sputnik han sido entidades conocidas desde hace un tiempo”, y “lo que espero es que veamos mayores esfuerzos para descubrir otras cuentas falsas y avatares que podrían no ser tan obvios”.

La senadora demócrata Amy Klobuchar y el senador republicano John McCain, que presentaron a comienzos de este mes leyes que requerirían que Facebook, Google y otras compañías de tecnología revelaran quién está comprando publicidad política en línea, dijeron que “la medida solo subrayó la necesidad de un nuevo estándar global para que lo sigan las empresas de medios sociales en lo que respecta a la publicidad política”, según el New York Times .

En un comunicado, Klobuchar dijo, “el anuncio de Twitter hoy es un paso positivo, pero una empresa que impide que dos medios —RT y Sputnik— coloquen anuncios en su plataforma no es un sustituto [de la regulación gubernamental]”.

Las medidas de Twitter y de otras compañías tecnológicas en Estados Unidos son parte de un plan más amplio para reprimir la oposición social mientras la clase dominante prosigue guerras imperialistas en el extranjero y aumenta los ataques contra los niveles de vida de la clase trabajadora en los EUA.