Los trabajadores y jóvenes se movilizan por segunda protesta contra la reforma laboral francesa

por Anthony Torres
23 septiembre 2017

Diez días después de la primera protesta organizada por la Confederación General del Trabajo (CGT) y los sindicatos Solidarios, a la que asistieron alrededor de 400.000 personas según los sindicatos, un segundo día de acción ayer reunió a un número similar de manifestantes.

En París, Marsella y Burdeos, los organizadores citaron un número similar de manifestantes como el 12 de septiembre, cuando alrededor de 60.000 personas marcharon en las dos primeras ciudades, y 12.000 en la tercera. Hubo un aumento sustancial en Grenoble, donde 2.000 personas marcharon. El secretario general de la CGT, Philippe Martínez, declaró: “Con base en lo que estamos escuchando, es el mismo nivel en la calle que la semana pasada, pero hay más huelgas en las fábricas”.

Los periodistas del WSWS hablaron con los manifestantes en París y Marsella. Los manifestantes entrevistados por el WSWS destacaron su hostilidad no sólo por los decretos del presidente francés Emmanuel Macron que socavan el Código de Trabajo, sino también por la aceleración de la dictadura y la guerra.

Los manifestantes también expresaron su escepticismo hacia la estrategia de las burocracias sindicales de dividir el movimiento mediante la celebración de huelgas rodantes en diferentes industrias, y hacia la política del líder de la Francia Insumisa (FI), Jean-Luc Mélenchon. Ellos querían discutir cómo luchar contra Macron, lo que llevó a varias discusiones con los periodistas del WSWS que son miembros del Partido de la igualdad social (PES).

En Marsella, los reporteros del WSWS se reunieron con Sébastien, un profesor de una escuela secundaria que protestaba “contra la continua política representada por Macron.” Esperaba que la gente “se reuniera y debatiera. Lo que estoy soñando es que finalmente ganaríamos una lucha. Han pasado décadas que no hemos ganado nuestras luchas porque los sindicatos no son lo suficientemente políticos "

Sébastien se mostró escéptico respecto a la estrategia del sindicato de huelgas rodantes: “No sé qué va a producir. Estamos luchando por textos, decretos que estaban allí hace dos años, hace diez años. Debemos luchar por princípios más amplios”.

Sobre la próxima protesta de Mélenchon el sábado, Sébastien criticó la separación entre las protestas organizadas por los sindicatos y los partidos políticos, que él quería unificar: “No tengo ilusiones sobre la separación de estos eventos, no producirá nada. Esta persona [Mélenchon] es exactamente lo que no soporto: un ego inflado”.

Sébastien criticó las amenazas de guerra de Estados Unidos contra Corea del Norte y el amplio aumento de las influencias nacionalistas en todo el mundo, insistiendo en que “es para la lucha de clases, no para una lucha entre nacionalidades”.

El WSWS también se reunió con tres estudiantes de sociología, Arthur, Yann y Alicia. Arturo dijo que “se opone al plan general de los ataques sistemáticos emprendidos por el gobierno contra los derechos sociales en Francia con estos decretos”.

Alicia añadió: “No hemos votado por Macron, pero seguimos con las cuestiones planteadas por las elecciones. Tenemos que estar en las calles para demostrar que no estamos de acuerdo. Se debe desarrollar un movimiento colectivo que piense en los demás y no solo en nosotros mismos. Todos estamos bajo ataque”.

Sobre el llamamiento del PSE para un boicot activo en el escurrimiento de las elecciones presidenciales entre Macron y el candidato neofascista Marine Le Pen, con el objetivo de dar una línea política independiente para la clase trabajadora, Alicia dijo: “El problema es la dependencia de las diferentes organizaciones aquí del Estado. Así que pidieron un voto Macron contra Marine Le Pen. Me molesta que no puedo hacer lo que quiero, que no tenemos una gama de personalidades políticas de las que elegir. Intentaron culpabilizarnos [a votar por Macron]”.

Preguntado sobre las diferentes huelgas que se están preparando, Arthur dijo: “Es una lástima que no podamos reunir las diferentes luchas. Todo el mundo está bajo ataque, los trabajadores del ferrocarril, los conductores de camiones. Podríamos realmente bloquear la economía, pero no se puede hacer de esta manera. Los sindicatos nos mantienen como rehenes: la CGT y FO deciden todo”.

Sobre la alternativa que Mélenchon pretende representar, Alicia y Arthur dijeron que no tenían confianza en FI: “El truco de la semana pasada de dar inicio a la demostración después de haber saludado a los manifestantes, eso es sólo un bombo mediático. Tal vez entonces quiera ser candidato a alcalde en Marsella -¿por qué no? -, estos son juegos de poder. No creo que esto realmente avance la lucha. Antes su programa era Humanidad Primera, ahora es Francia Insumisa pero no sabes lo que hay detrás de él”.

Acerca de Mélenchon, Arthur agregó: "Él trata de hacernos creer que al votar por él las cosas van a ir mejor. Si mañana fuera elegido presidente, no estoy tan seguro de que aumentara los salarios de todos. Los grandes negocios no lo dejarían hacer eso. Es una estafa, lo que Mélenchón nos propone. Quiere sacar a la gente de la máquina del Partido Socialista (PS, el antiguo partido gobernante del ex presidente François Hollande), propuso al [candidato presidencial del PS Benoît] Hamon convertirse en primer ministro ... ¿Qué significa todo eso, de todos modos?

Alicia dijo que estaba buscando una alternativa al capitalismo: “Dicen que el sistema capitalista ha existido por mucho tiempo, pero hay otras alternativas. Es difícil decir individualmente cómo se debe hacer, pero es colectivamente a través de un cambio en la conciencia de masas que se puede llegar a ella. Ya no estamos en un estado social: las élites, la “izquierda” así como la derecha, ya no están interesadas en los problemas de la gente”.

Cuando se le preguntó sobre el estado de emergencia antidemocrático de Francia, una medida legal establecida después de los ataques terroristas en París en 2015, dando amplios poderes policiales al estado, Alicia dijo que estaba preocupada viendo soldados desplegados por todas partes de Francia.

Arthur añadió: “Las medidas que se utilizan en el estado de emergencia están dirigidas a la gente, no a los terroristas. Tengo amigos que están en grupos anarquistas y que están prohibidos de demostrar basados en el estado de emergencia. Sin embargo, no son terroristas. La ley actualmente aprobada creará un estado de emergencia permanente [por escribiendo sus disposiciones en la ley comùn]. Tenemos problemas para reaccionar contra los ataques contra los trabajadores, sobre los derechos democráticos. Es preocupante”.