Las tradiciones nazis del ejército alemán toman relevancia

por Peter Schwarz
12 mayo 2017

El jueves pasado, la ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen se disculpó ante los generales del ejército o Bundeswehr por haber declarado previamente que tienen un “problema de actitud” y “un espirit de corps mal interpretado”. Desde que hizo estas leves críticas, se ha intentado ocultar sistemáticamente la magnitud de la conspiración de ultraderecha dentro del ejército.

Poco después de la detención del primer teniente Franco A. de 28 años de edad, acusado de preparar atentados terroristas fingiendo ser un refugiado, se dio a conocer que sus simpatías neonazis eran conocimiento de sus superiores, quienes las habían tolerado por mucho tiempo, y que estos son puntos de vista ampliamente compartidos en las fuerzas armadas. Ahora, están aumentando las sospechas de que Franco A. es parte de una red más grande que implica a los niveles más altos de las fuerzas armadas.

En los cuarteles Fürstenberg en Donau-Eschingen, fue descubierto un salón decorado con objetos conmemorando la Wehrmacht, el ejército de Hitler. A pesar del apresurado encubrimiento, pidiéndole al general inspector Volker Wieker, el general de más alto rango de las fuerzas armadas, que se registraran todos los cuarteles y edificios de la Bundeswehr en busca de artículos conmemorativos de la Wehrmacht, queda claro que la continuación de las tradiciones de la Wehrmacht y la tolerancia de opiniones neonazis en el ejército alemán no son casos individuales, sino un fenómeno generalizado y sistémico.

En algunos cuarteles, no hace falta rebuscar nada para ver la continuidad de dichas tradiciones del ejército de Hitler. Basta con ver el nombre.

Dos cuarteles llevan el nombre del comandante más famoso del régimen de Hitler, el mariscal de campo Erwin Rommel. Tres llevan nombres de pilotos de combate conmemorados por los nazis: Hans-Joachim Marseille, Helmut Cuaresma y Hermann von der Lieth-Thomsen. Dos más llevan los nombres de comandantes de tanque que protagonizaron la guerra de exterminio contra la Unión Soviética —Dirk Lilienthal y Adelbert Schulz. Otro cuartel se llama Paul von Hindenburg, una figura clave en la Primera Guerra Mundial que, como presidente alemán, nombró a Hitler como canciller del Reich en 1933.

En los cuarteles Leclerc en la ciudad francesa de Illkirch, donde Franco A. sirvió en un batallón de infantería, las tradiciones de la Wehrmacht y los nazis eran evidentes. Según Spiegel Online, los investigadores han encontrado “más y más señales de una comunidad ultraderechista en los cuarteles alrededor de Franco A.”.

Si bien sólo ha habido soldados alemanes en ese cuartel desde el 2010, la pared de la sala de recreación, el llamado “búnker”, fue pintada con soldados de la Wehrmacht. El comandante de la base admitió que había visitó el búnker, pero dijo que las representaciones a gran escala de los soldados del ejército nazi no le fueron evidentes.

Ya para el 2012, hubo un escándalo en el cuartel de Leclerc cuando los soldados desplegaron una esvástica de cuatro metros en la cancha durante un partido de fútbol internacional. Este caso fue reportado a superiores y al Ministerio de Defensa, como no fue hecho con las opiniones neonazis de Franco A. Sin embargo, excepto a pequeñas multas para tres soldados, no hubo consecuencias.

La propaganda militarista que avanzan los políticos, la prensa y los historiadores también desempeña un papel importante en la promoción de las tradiciones de la Wehrmacht. Hace tres años, varios líderes políticos, incluyendo a von der Leyen, anunciaron que Alemania reclamaría nuevamente un papel político y militar mundial correspondiente a su influencia económica. Los soldados de la Bundeswehr han sido enviados a Afganistán, Mali y otros países y ahora están acostumbrados a luchar y matar. Inevitablemente, esto aumenta la glorificación de la Wehrmacht .

Un paso ideológico de gran alcance en la rehabilitación del ejército de Hitler se llevó a cabo tras un feroz debate público en 1999, cuando la exhibición itinerante “Los crímenes de la Wehrmacht —La guerra de aniquilación de 1941-44”, que atrajo a cientos de miles de visitantes en cuatro años, fue cancelada y despidieron a su director, el historiador Hannes Heer.

En ese momento, el WSWS comentó lo siguiente: “Todos aquellos que tienen un interés en preservar el mito de la Wehrmacht, de los historiadores y columnistas nacionalistas alemanes, a los partidos en la coalición del gobierno de los socialdemócratas y verdes, los generales tradicionalistas de la Bundeswehr y los cabezas rapadas extremistas de derecha en las calles –todos se sintieron alentados por el despido de Heer”. Esto ha sido confirmado.

El Batallón de Infantería 291 del primer teniente Franco A. participó directamente en las campañas de guerra del ejército alemán. “Este batallón destacado en Francia no es cualquier unidad, sino una especie de organización pionera para tareas especiales”, informa el sitio web NachDenkSeiten. “El batallón está presente en lugares geopolíticamente precarios, como en Lituania o Malí. También participa en maniobras políticamente explosivas como la operación ‘Sable Strike’ del 2015 en Polonia, que no fue comandada por la OTAN, sino por el ejército estadounidense”.

Según Der Spiegel, Franco A. era miembro del personal encargado de planificar “ejercicios y maniobras internacionales”. Su superior directo, el coronel Marc Ulrich Cropp, comandante del batallón, cuenta con excelentes conexiones políticas e internacionales. Participó en misiones de entrenamiento en Estados Unidos varias veces; completó entre el 2008 y el 2010 un entrenamiento élite con el Cuerpo de Marines de EE.UU. Luego, dirigió el departamento de planificación para las operaciones de las fuerzas especiales de la Bundeswehr en el Ministerio de Defensa alemán.

En dicho ministerio, Cropp trabajó estrechamente con políticos de alto rango, según NachDenkSeiten. Esto incluyó al jefe del personal de planificación, Ulrich Schlie, miembro del Atlantik-Brücke, que se autodefine como “una asociación privada, no partidista y sin fines de lucro con el objetivo de construir un puente entre Alemania y Estados Unidos”. La membresía es por invitación solamente. Schlie comenzó su carrera trabajando con Wolfgang Schäuble y como asesor en política exterior para Roland Koch (ambos líderes del partido Unión Demócrata Cristiana). Cropp trabajó también con el sucesor de Schlie, Géza Andreas von Geyr, quien también provino del círculo de Schäuble y fue vicepresidente de los servicios secretos BND del 2010 al 2014.

Parece que Franco A también mantenía contactos internacionales. En enero de este año, atendió el “Baile de Oficiales” de la élite militar en el Palacio de Hofburg en Viena. Según los organizadores, el evento social es “un lugar de encuentro no sólo para los oficiales de las fuerzas armadas austriacas y de la sociedad vienés, sino que también para los empresarios y políticos europeos”. Entre sus patrocinadores, están las mayores empresas de armamentos internacionales como Krauss-Maffei Wegmann, AE Systems y General Dynamics.

La visita de Franco A. al baile se dio a conocer sólo porque después del evento escondió un arma en un retrete en el aeropuerto de Viena, la cual fue descubierta por el personal de mantenimiento. A principios de febrero, Franco A. cayó en una trampa de la policía austríaca cuando intentó recobrar el arma de su escondite.

Las opiniones neonazis de Franco A., su encubrimiento por parte de sus superiores, la prominencia y conexiones internacionales de su batallón y las muchas preguntas sin resolver indican que él era un engranaje de una conspiración más amplia. Los grandes esfuerzos que las autoridades están emprendiendo sugieren esto también. Tras su detención tres meses después de ir a recuperar el arma en Viena, 90 policías inspeccionaron 16 edificios distintos en Alemania, Austria y Francia.

Sin embargo, el público sólo ha sido informado de dos cómplices hasta ahora. Uno fue encontrado por estar guardando mil rondas de munición y otros materiales de las bases de la Bundeswehr. El otro se dice que había hecho una lista de posibles blancos para atentados terroristas, incluyendo activistas de izquierda, diputados del Parlamento alemán o Bundestag, el expresidente Gauck, el ministro de Justicia, Heiko Maas, además de organizaciones judías y musulmanas.

Mientras que los medios de comunicación informan con detalle el descubrimiento de cada artículo de conmemoración de la Wehrmacht, han permanecido en silencio sobre los antecedentes y posibles vínculos de esta siniestra red.