Mayo, 2017

La crisis de la Unión Europea

por Peter Schwartz
11 mayo 2017

En el siglo XX, Europa fue el origen y el principal campo de batalla de dos guerras mundiales imperialistas. En 1945, el continente, que era el centro de la revolución industrial y en la vanguardia del progreso cultural, estaba en ruinas. Entre 80 y 100 millones de personas murieron en las dos guerras. Alemania, que en otro tiempo se había enorgullecido de su cultura, sus escritores y sus compositores, se había convertido en el centro de los crímenes más bárbaros que la humanidad jamás había visto.

"No más fascismo; No más guerra!" –este eslogan fue apoyado por millones al final de la guerra. En aquella época se comprendía ampliamente que el fascismo y la guerra eran productos del capitalismo. Particularmente en Italia y Francia, donde los partidos comunistas tenían apoyo de masas y donde –a pesar de la traición del estalinismo– el recuerdo de la Revolución de Octubre todavía estaba viva, los trabajadores estaban decididos a resolver cuentas con la burguesía y establecer el socialismo. En Alemania, los sentimientos anticapitalistas eran tan fuertes, que incluso la CDU conservadora se sintió obligada a inscribir en su programa que el capitalismo había fracasado.

May Day 2017 Peter Schwarz

Pero los líderes estalinistas y reformistas del movimiento obrero bloquearon estas aspiraciones socialistas y trabajaron cerca de sus respectivos gobiernos para estabilizar el sistema capitalista. Promovieron una serie de mecanismos que, según afirman, superarían los antagonismos nacionales y sociales que habían llevado al fascismo ya la guerra.

Las reformas sociales en lugar de la revolución social –gradualmente superarían la desigualdad social y crearían prosperidad e igualdad de oportunidades para todos; La integración económica del continente sobre una base capitalista– la Unión Europea– superaría los antagonismos nacionales que habían destruido a Europa.

Setenta años más tarde todas estas promesas se encuentran en harapos.

La desigualdad social, tanto en el continente como en cada uno de los países europeos, es mayor que nunca. El salario medio en Bulgaria es más de diez veces más bajo que el salario medio en Dinamarca; e incluso en los países ricos, como Alemania, millones de personas viven en la pobreza, trabajan con salarios inferiores y en empleos precarios. El desempleo es alto; en algunos países europeos, más del cincuenta por ciento de los jóvenes carecen de trabajo.

El peligro de la guerra es más grande que nunca desde 1945. Cada país europeo está aumentando masivamente su presupuesto militar; las tropas europeas están comprometidas en guerras imperialistas en el Oriente Medio y en África; y por primera vez desde la invasión nazi de la Unión Soviética, las potencias imperialistas occidentales están desplegando tropas en la frontera rusa.

La amenaza de una confrontación militar entre las dos mayores potencias nucleares del mundo, Estados Unidos y Rusia, ya no es una posibilidad hipotética, sino un peligro real. Transformaría a Europa en un campo de batalla nuclear.

Sin embargo, no sólo la amenaza de guerra con Rusia, sino también el peligro de guerra entre Europa y los Estados Unidos, y dentro de Europa misma, está creciendo. Las tensiones entre Estados Unidos y Europa y Alemania en particular- han aumentado durante mucho tiempo. Pero con la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, han adquirido una nueva dimensión.

Alemania ha reaccionado con una agresiva política exterior y militar. Está aumentando masivamente su presupuesto militar y está tratando de transformar la UE –o al menos su núcleo– de una alianza económica a una militar, dominada por Alemania y co-equiparada a Estados Unidos.

La Unión Europea –una vez anunciada como un medio de unificación en Europa– ha surgido como un caldo de cultivo para el nacionalismo, la xenofobia, la regresión social, las políticas de ley y orden y la guerra.

Los programas de austeridad dictados por Bruselas y Berlín han devastado países enteros, como Grecia. El brutal rechazo de los refugiados por la fortaleza de Europa ha creado condiciones en las que más de 5000 personas se han ahogado en el Mediterráneo en un solo año. El único campo en el que la UE está haciendo un verdadero "progreso" es la construcción de una vasta máquina policial y de vigilancia.

Europa está repleto de tensiones sociales. Es como una bomba de tiempo. La brecha entre los élites políticos y económicos y la gran mayoría de la gente es enorme. Esto se expresa en el colapso de partidos políticos que han estado en el gobierno durante décadas –como, más recientemente, el Partido Socialista en Francia.

Pero el descontento social, la indignación y la ira no encuentra una expresión política progresista. Esto se debe a las políticas derechistas de los partidos políticos y los sindicatos que alguna vez afirmaron ocuparse de los intereses sociales de la clase obrera y de las organizaciones pseudo-izquierdas de la clase media. Ellos juegan un papel central en atacar a la clase obrera y promover el militarismo y la guerra.

Esto quedó claramente demostrado en Grecia. Frente a la alternativa de aceptar el dictado de austeridad por la UE, o de movilizar a la clase obrera griega y europea contra ella, la Coalición de la Izquierda Radical (Syriza) optó decididamente por la primera. Las capas de la clase media opulenta, que Syriza representa, están diez veces más cerca de las élites corporativas y financieras, representadas por la UE, que de la clase obrera.

La absoluta bancarrota de las organizaciones reformistas y pseudo-izquierdas ha creado las condiciones en las que fuerzas de extrema derecha –como el Frente Nacional en Francia, el Partido de la Libertad en Austria, la AfD en Alemania, UKIP en Gran Bretaña o Geert Wilders en Holanda– han sido capaces de capitalizar el descontento social y de beneficiarse de la hostilidad hacia la UE.

Representan políticas xenófobas, chovinistas e incluso fascistas y constituyen un gran peligro. Pero no se pueden detener apoyando a sus rivales burgueses. Confiar en los partidos pro-UE para luchar contra la extrema derecha nacionalista, es como confiar en un incendiario para extinguir un incendio.

El crecimiento de los partidos de extrema derecha no significa que no haya sentimientos de izquierda. Pero a medida en que encuentran expresión dentro de la configuración política actual, son inmediatamente traicionados. En Grecia, Syriza fue elegido en el gobierno porque prometió oponerse a la austeridad –sólo para llevar a cabo ataques aún más feroces contra la clase obrera.

En Francia, la votación de Jean-Luc Mélenchon se ha más que duplicado desde el comienzo del año, porque ha hecho ruidos contra la guerra y contra la austeridad. Al final, sólo el 1,7 por ciento lo separó de Marine Le Pen, el candidato de Frent Nacional. Pero, como un burgués político experto, que ha estado en el negocio por más de 40 años, lo último que Mélenchon quiere es un movimiento independiente de la clase obrera.

La tarea mas urgente que se plantea ahora en Europa, como en todo el mundo, es la construcción de secciones del ICFI que puedan proporcionar a la clase obrera una orientación socialista internacionalista en las próximas erupciones sociales.

Nuestra respuesta a la crisis de la UE son los Estados Socialistas Unidos de Europa. No se trata de un lema retórico, sino de una perspectiva política.

Luchamos por un movimiento masivo de la clase obrera contra la guerra, la dictadura y la desigualdad social, que es políticamente independiente de todos los partidos de la burguesía y de sus agentes pseudo-izquierdistas pequeñoburgueses.

Luchamos por la unidad de la clase obrera europea e internacional contra cualquier forma de nacionalismo.

Y luchamos por el derrocamiento del capitalismo y el establecimiento de una sociedad socialista, basada en la necesidad social en vez del beneficio privado.