Gran coalición de Alemania promueve jefe de servicio secreto de extrema derecha a secretario de Estado

por Ulrich Rippert
21 septiembre 2018

Desde las negociaciones para formar un gobierno de coalición en Alemania a principios de este año, el Sozialistische Gleichheitspartei (SGP, Partido Socialista por la Igualdad) advirtió que el gran gobierno de coalición formado por la Unión Demócrata Cristiana, la Unión Social Cristiana y el Partido Socialdemócrata es el producto de una conspiración para implementar políticas de extrema derecha en línea con el programa de la fascista Alternativa para Alemania (AfD). Esta conspiración de derecha fue revelada una vez más el martes por la noche.

En las últimas semanas, Hans-Georg Maaßen, el jefe de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV), el servicio secreto alemán, ha estado cada vez más expuesto como partidario y asesor del AfD. Resultó que consultó con el AfD antes de emitir el informe anual de seguridad del BfV. Luego, tras los disturbios neofascistas del mes pasado en Chemnitz, en los que los manifestantes de extrema derecha fueron grabados en video persiguiendo y atacando a personas que presuntamente eran inmigrantes, Maaßen defendió públicamente a los alborotadores y arrojó dudas sobre la autenticidad de los malditos videos.

Esto provocó protestas masivas exigiendo que Maaßen se viese obligado a renunciar. Decenas de miles se reunieron en varias ciudades para oponerse a la agitación xenófoba de derecha y al apoyo que le dieron Maaßen y el ministro del Interior Horst Seehofer, el líder de la Unión Social Cristiana (CSU). En Chemnitz, 70,000 personas participaron en un concierto de "rock contra el ala derecha". Bajo estas condiciones, los socialdemócratas (Partido Socialdemócrata, SPD) declararon que Maaßen ya no era aceptable como presidente de BfV y exigieron su despido.

Sin embargo, Seehofer apoyó públicamente a Maaßen, declarando que su ministerio era responsable de supervisar el servicio secreto.

El comité de la coalición se reunió el martes por la noche bajo los auspicios de los tres líderes del partido y acordaron que Maaßen sería reemplazado como presidente de BfV. Sin embargo, lejos de ser despedido, se le otorgaría un puesto como secretario de estado en el Ministerio del Interior de Seehofer.

Maaßen no fue despedido, se le dio un ascenso. Ahora ocupa un alto cargo en el ministerio que tiene poderes de supervisión y dirección del BfV. Los líderes de la coalición declararon que Maaßen no sería responsable de supervisar el BfV en su nuevo cargo, pero Seehofer dejó en claro la inutilidad de este reclamo al afirmar repetidamente que valoraba el trabajo de Maaßen como un importante funcionario político.

Las indicaciones son que Maaßen funcionará como la mano derecha de Seehofer. Recibirá un salario mucho más alto como secretario de estado que como jefe del BfV.

Todavía no está claro quién asumirá el cargo de jefe del servicio secreto. Sin embargo, es probable que un secretario de estado actual en el Ministerio del Interior se mueva al BfV para completar la maniobra de juego de sillas musicales, eliminando el servicio de inteligencia nacional de la línea de fuego y fortaleciéndolo.

El gobierno alemán ha respondido a las protestas contra el AfD y sus provocaciones neofascistas desplazándose más hacia la derecha. La gran coalición está integrando al odiado presidente del servicio secreto y su política pro-AfD más directamente en el gobierno e intentando encubrir la conspiración de la derecha que ha estado en marcha en el BfV instalando un nuevo liderazgo.

El SPD está jugando un papel clave en esta operación. Con la promoción de Maaßen como secretario de Estado, el SPD ha demostrado que su demanda de su despido y su amenaza de retirarse de la coalición era puro teatro. El SPD celebra la elevación de Maaßen dentro del aparato estatal como una victoria.

En realidad, quería evitar una nueva elección a toda costa. Esto se debió no solo a su temor a perder más apoyo, sino también porque no quería celebrar una elección en una situación en la que decenas de miles de personas toman las calles cada fin de semana para protestar contra la extrema derecha y se está desarrollando una poderosa oposición masiva a las políticas derechistas de la gran coalición.

No fue en vano que el SPD negoció durante meses a puertas cerradas para lograr la coalición, convirtiendo así al AfD en la oposición oficial en el parlamento y otorgándole legitimidad política y mayor prominencia.

En casi todas las áreas, las políticas del nuevo gobierno se ajustan a la política extremista de derecha del AfD. La coalición acordó duplicar el presupuesto de defensa para convertirlo en el mayor presupuesto militar desde la Segunda Guerra Mundial. El "plan maestro" de Seehofer, adoptado por la gran coalición, incluía una gran expansión de los campos de deportación y de internamiento para refugiados. Al mismo tiempo, la infraestructura del estado policial se está fortaleciendo.

AfD ha sido completamente integrado en el trabajo parlamentario por el SPD, en particular. A medida que se constituía el nuevo parlamento, el SPD exigió un enfoque "colegiado" para el AfD. Stefan Brandner, un destacado político de AfD, tiene que agradecer al SPD por su nombramiento como presidente del comité judicial parlamentario. Fue Thomas Oppermann, el vicepresidente del SPD del parlamento, quien propuso a Brandner, un representante del ala nacional-nacionalista del AfD y cercano aliado del extremista de derecha Björn Höcke.

La conexión entre el gobierno y el AfD fue la más clara de todas en el servicio secreto. Maaßen se reunió con políticos líderes de AfD en numerosas ocasiones y discutió los planes de su agencia con ellos, a pesar de que estos planes se consideraban secretos de estado.

Brandner ha confirmado que Maaßen habló con él sobre el informe del servicio secreto de este año. Ni el AfD, ni su ala neofascista, ni muchos otros grupos extremistas de derecha se mencionan en el informe. En cambio, las organizaciones que se oponen a los extremistas de derecha son etiquetadas como "extremistas de izquierda". Por primera vez, el PGS es declarado "extremista de izquierda" por su oposición al capitalismo y al nacionalismo, según el informe.

Maaßen usó el servicio secreto para fortalecer políticamente el AfD y los círculos más derechistas en Alemania. Él ahora está siendo recompensado en consecuencia.

Él asumió como jefe de BfV en el verano de 2012, cuando la agencia de inteligencia estaba en una profunda crisis. Nueve meses antes, salieron a la luz las noticias sobre la célula terrorista de la derecha National Socialist Underground. Muchos agentes del servicio secreto estaban activos en su entorno. El BfV posteriormente eliminó una gran cantidad de archivos. Heinz Fromm, el predecesor de Maaßen, fue expulsado como resultado del escándalo.

Maaßen no detuvo las relaciones con los grupos extremistas de extrema derecha, sino que los fortaleció. A principios de 2015, presentó cargos penales contra dos periodistas del blog Netzpolitik.org. De este modo, inició una represión contra la libertad de expresión y al mismo tiempo estableció lazos estrechos con el AfD.

Este verano quedó claro que el BfV estuvo mucho más involucrado en el ataque terrorista en Berlín en diciembre de 2016 de lo que se había sabido previamente. Hay mucho que sugiere que el ataque tuvo como objetivo crear una atmósfera de miedo al comienzo de un año electoral, a fin de fortalecer el AfD.

Con su decisión de promover Maaßen, la gran coalición está respaldando a las redes derechistas en el servicio secreto y sin dejar dudas sobre el carácter del gobierno actual.

Por lo tanto, el PGS exige la disolución del BfV y la celebración inmediata de nuevas elecciones. La gran mayoría de la población se opone a las políticas derechistas del gobierno, que fueron negociadas a puertas cerradas por los perdedores de las elecciones del año pasado.

El PGS está haciendo todo lo que está en su poder para movilizar a la única fuerza social capaz de detener las políticas derechistas, autoritarias y militaristas de la clase dominante y de todos sus partidos: la clase obrera internacional. Esto requiere una perspectiva socialista.

Nuestras demandas son:

¡Detener la conspiración de la gran coalición, el aparato estatal y los extremistas de derecha!

¡No más guerra! ¡Detener el regreso de Alemania a una gran política de poder militarista!

¡Disolver el servicio secreto! ¡Un alto inmediato a la vigilancia del PGS y otras organizaciones de izquierda!

¡Defender el derecho al asilo! ¡No a la militarización del estado! ¡No a la vigilancia!

Terminar con la pobreza y la explotación, ¡por la igualdad social! ¡Expropiar a los súper ricos y colocar a los bancos y corporaciones bajo propiedad pública y control democrático!

(Publicado originalmente en inglés el 20 de setiembre de 2018)