China y Rusia fortalecen lazos para contrarrestar las amenazas de Estados Unidos

por Peter Symonds
14 septiembre 2018

El presidente chino, Xi Jinping, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, se reunieron el martes en Vladivostok y prometieron una mayor cooperación estratégica y económica para contrarrestar a Estados Unidos.

La administración de Trump está acelerando sus medidas de guerra comercial contra China, con preparaciones para imponer aranceles adicionales de $200 mil millones a los productos chinos, mientras impone nuevas sanciones a Rusia.

Además, la Estrategia de Defensa Nacional del Pentágono, presentada a principios de este año, declaró que la gran competencia de poder, no es el terrorismo, es el enfoque principal de la estrategia militar de los EUA. Señaló a China y Rusia como "poderes revisionistas", es decir, países que representan una amenaza para el "orden basado en reglas internacionales" dominado por el imperialismo estadounidense.

Ni Xi ni Putin nombraron a los Estados Unidos o Trump, pero no dejaron dudas de que los lazos más fuertes entre China y Rusia fueron una reacción a las medidas punitivas de Estados Unidos. En una referencia obvia a Washington, Xi declaró que los dos países cooperarían "para oponerse a la política de acciones unilaterales y al proteccionismo comercial".

El presidente chino señaló que se había reunido con Putin tres veces este año y que los dos países tenían "posiciones similares o idénticas en asuntos internacionales". La cooperación entre China y Rusia está "ganando cada vez más importancia en un contexto de creciente inestabilidad e imprevisibilidad a una escala global".

Putin declaró que sus conversaciones con Xi habían allanado el camino para mejorar "la asociación integral y la cooperación estratégica entre Rusia y China". Señaló que los dos líderes habían discutido la "cooperación militar-técnica". Putin se refirió, en particular, a sus opiniones idénticas sobre la necesidad de un "arreglo político y diplomático de la situación en la península de Corea" e instó a Washington a normalizar las relaciones con Corea del Norte.

Significativamente, Xi y Putin se reunieron cuando más de 3,000 soldados chinos, junto con 30 aviones de ala fija, se unieron a enormes ejercicios militares rusos conocidos como Vostok en Siberia. China y Rusia han celebrado juegos de guerra conjuntos regularmente, pero la participación extranjera en estos simulacros anuales se había limitado anteriormente a los aliados más cercanos de Rusia de la antigua Unión Soviética. En el pasado, estos ejercicios específicos se utilizaron para prepararse para la guerra contra China.

El ejército ruso calificó los ejercicios Vostok de esta semana como los más grandes desde 1981, con alrededor de 300,000 empleados rusos y más de 1,000 aviones, 36,000 tanques y decenas de barcos.

Vasily Kashin, un analista de la Escuela Superior de Economía con sede en Moscú, dijo al Wall Street Journal que los ejercicios de China con Rusia proporcionaron "una experiencia extranjera muy necesaria que es crucial si Beijing quiere establecer una fuerza de combate con capacidad internacional".

Xi estuvo en Vladivostok para participar en el Foro de Asia Oriental, establecido por Putin en 2015 para atraer inversiones extranjeras al Lejano Oriente ruso. El hecho de que Xi asistiera por primera vez, junto con una delegación de casi 1,000 empresarios y funcionarios chinos, tenía como objetivo subrayar los crecientes vínculos entre los dos países.

Frente a la presión y las amenazas de Washington, Beijing y Moscú han mejorado su cooperación a pesar de los intereses contrapuestos. En 2014, los dos países firmaron un acuerdo histórico sobre las ventas de petróleo y gas a China que se había retrasado por el regateo de los precios.

Rusia también se ha mostrado reacia a vender armamento de alta tecnología a China, por temor a que aún exista la posibilidad de que se convierta en un adversario. Sin embargo, en los últimos años, Moscú ha comenzado a vender algunas de sus armas más avanzadas a Beijing, incluido el sistema de misiles S-400 de superficie y aire y el avión de combate Su-35 de cuarta generación.

Putin claramente buscaba expandir los lazos económicos con China como un medio para eludir las sanciones impuestas por Estados Unidos y sus aliados. El presidente ruso dijo a los medios que él y Xi habían prestado "especial atención al comercio y la cooperación económica".

"Observamos con satisfacción que el comercio bilateral aumentó en casi un tercio en los primeros seis meses del año, alcanzando los $50 mil millones", dijo Putin. "Tenemos todos los motivos para creer que para fines de año, el comercio alcanzará un récord de $ 100 mil millones".

En el marco del Foro de Asia Oriental, el gigante chino del comercio electrónico Alibaba firmó un acuerdo con el Fondo de Inversión Directa Ruso, el grupo ruso de internet Mail.ru y la empresa de telecomunicaciones MegaFon para establecer un portal ruso de compras en línea.

China y Rusia firmaron acuerdos destinados a "consolidar la cooperación regional, productiva y de inversión ruso-china en el Lejano Oriente". Esbozaron un programa para desarrollar "cooperación comercial, económica y de inversiones" bilateral en el Lejano Oriente de Rusia durante los próximos seis años. Los dos países también "reafirmaron su interés en ampliar el uso de las monedas nacionales en los pagos mutuos", evitando así el uso del dólar estadounidense como medio de intercambio.

Xi dijo a los medios: "Nuestro oficio está progresando. Ambas partes trabajan activamente en el acercamiento de los proyectos One Belt, One Road (Un Cinturón, Un Camino) y EAEU [Unión Economice Eurasiática], promoviendo grandes proyectos estratégicos en el sector de la energía, aviación, espacio y enlaces de transporte, y también desarrollando nuestra cooperación en nuevas esferas, como finanzas, agricultura y comercio electrónico".

La referencia al masivo plan de infraestructura de China "One Belt, One Road" para unir Eurasia y la EAEU, propuesta por Rusia para la cooperación económica y política entre las ex repúblicas soviéticas, es significativa. Potencialmente, estos son planes rivales para llevar a la vasta masa terrestre de Eurasia bajo el dominio de Moscú o Pekín. El hecho de que Xi ofrezca un "acercamiento" a esta cuestión clave indica que los dos países están dejando de lado sus diferencias, al menos por el momento.

Rusia y China no son aliados militares formales y ambas partes son conscientes de que aún existen importantes diferencias económicas y estratégicas. Mientras buscan consolidar los lazos para contrarrestar la amenaza planteada por Estados Unidos, Moscú y Pekín están dispuestos a cerrar un trato con Washington a expensas del otro, en caso de que surja la oportunidad.

La intransigencia de la administración Trump, sin embargo, está impulsando a los dos países en los brazos del otro, al igual que está desestabilizando las alianzas de largo plazo de los EUA con las potencias europeas y Japón.

Esta inestabilidad no es simplemente un producto de las políticas erráticas e imprudentes de la administración Trump. La volatilidad refleja el impulso del imperialismo estadounidense para detener su declive histórico a través de medios económicos y militares. Una vez más, como en el siglo XX, se están formando bloques económicos y políticos rivales, como precursores de la guerra mundial.

(Publicado originalmente en inglés el 13 de 2018)