En la audiencia del Senado, Facebook se compromete a reemplazar el “mal discurso” por “hechos alternativos”

por Andre Damon en Washington
7 septiembre 2018

El testimonio del miércoles ante la Comisión de Inteligencia del Senado por la Directora de Operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, y el director general de Twitter, Jack Dorsey, fue un hito en la transformación de las compañías de medios sociales en un sistema avanzado de censura y propaganda.

Si uno fuera a juzgar por las declaraciones públicas de Sandberg ante el Senado, la red social más grande del mundo se ha disuelto en el aparato de inteligencia del Estado estadounidense, y viceversa.

“Cuando encontremos actores malos, los bloquearemos”, amenazó Sandberg. "Cuando encontremos contenido que infrinja nuestras políticas, lo desmantelaremos ... Estamos aún más decididos que nuestros adversarios ... Esta es una carrera armamentística, y eso significa que debemos estar más atentos”.

Presidente del Comité de Inteligencia del Senado Richard Burr saluda a la COO de Facebook Sheryl Sandberg antes de la audiencia

El objetivo de Facebook, insinuó Sandberg, es detener el discurso “malo” y promover el “buen” discurso. Pero a lo largo de dos horas y media de testimonios, nadie consideró apropiado hacer una pregunta básica: ¿Cómo se relaciona este impulso para reprimir a los “malos actores” con la Primera Enmienda de la Constitución de los EUA, que protege no solo el “buen” discurso, sino cualquier forma de expresión?

Esta pregunta nunca se hizo, porque lo que Sandberg, Dorsey, el senador del Partido Demócrata Mark Warner y los congresistas reunidos están haciendo es flagrantemente inconstitucional.

Sandberg dijo que cuando el contenido es “marcado como falso” por los comprobadores de hechos de Facebook, “disminuimos drásticamente la distribución en nuestro sitio, le advertimos si está a punto de compartirlo, le advertimos si lo ha compartido y, cosa importante, mostramos artículos relacionados al lado para que las personas puedan ver hechos alternativos”.

“La visión fundamental es que el mal discurso a menudo puede contrarrestarse con un buen discurso, y si alguien dice algo que no es cierto y lo dice incorrectamente, otra persona tiene la oportunidad de decir: ‘En realidad, estás equivocado. Esto es lo cierto’, y en eso estamos trabajando a través de nuestros sistemas”.

El uso del término “hechos alternativos” por parte de Sandberg, sin duda inadvertido, es significativo. La frase ganó notoriedad después de una entrevista televisiva en 2017 con Kellyanne Conway, asistente de la administración de Trump, en la que el presentador de “Meet the Press” Chuck Todd exigió saber por qué la Casa Blanca “pronunciaría una falsedad comprobable”. En respuesta, Conway declaró que la Casa Blanca estaba presentando “hechos alternativos”.

La COO de Facebook Sheryl Sandberg

Todd replicó de manera memorable: “Mire, los hechos alternativos no son hechos. Son falsedades”.

Los “hechos alternativos” de Sandberg tampoco son “hechos”. Son propaganda estatal. Ella está describiendo una máquina que detecta cuándo sus usuarios hacen una declaración que Facebook considera inaceptable y reemplaza el “mal discurso” con “buen discurso” y “hechos alternativos”.

“Estados Unidos”, dijo Sandberg, es “el país que amamos”. Pero este país está bajo la amenaza de “opositores que desean socavar nuestra democracia”. Combatir esta amenaza requiere la integración de las corporaciones estatales y privadas: “todos —inluida la industria, gobiernos y expertos de la sociedad civil” trabajando para detener la propagación del discurso y las ideas “malas”.

“Hemos más que duplicado la cantidad de personas que trabajan en seguridad y ahora tenemos más de 20.000”, se jactó Sandberg. “Revisamos informes en más de 50 idiomas, las 24 horas del día. La mejor tecnología de aprendizaje automático y la inteligencia artificial también nos han permitido ser mucho más proactivos en la identificación” de cuentas señaladas para ser eliminadas.

Añadió: “Al utilizar tecnología como el aprendizaje automático, la inteligencia artificial y la visión por computadora, podemos detectar de forma proactiva a más actores malos y tomar medidas más rápidamente”.

Sandberg también anunció un nuevo plan para hacer que las personas que operan páginas grandes proporcionen su identificación emitida por el gobierno a Facebook. “Esto hará que sea mucho más difícil que la gente […] haga crecer de forma viral” y difunda “contenido divisivo de esa manera”.

Mark Warner

El elemento central de este proceso es la lucha contra lo que ella llama “noticias falsas”. Continuó, “Noticias” que los verificadores de hechos “independientes” de Facebook “califican como falsas se muestran más abajo en las Noticias. Si las páginas o dominios crean o comparten información falsa repetidamente, reducimos significativamente su distribución y eliminamos sus derechos de publicidad”.

Facebook se ha convertido esencialmente en una ventanilla única para la vigilancia gubernamental. “Como parte de las investigaciones oficiales, los funcionarios del gobierno a veces solicitan datos sobre las personas que usan Facebook”, dijo. “Contamos con un portal en línea de fácil acceso y procesos establecidos para manejar estas solicitudes del gobierno”.

Si bien las declaraciones de Sandberg fueron la defensa más cruda y directa de la censura del Internet en los Estados Unidos hasta la fecha, fue el vicepresidente de la Comisión, Mark Warner, quien explicó de manera más directa las motivaciones para el intento de censurar Internet.

“Imagine el desafío y el daño a los mercados si las comunicaciones de Ford del presidente de la Fed [Reserva Federal] se filtraran en línea”, dijo. “O considere el precio de las acciones de una compañía de Fortune 500 si un vendedor deshonesto difundiera información falsa sobre el director ejecutivo de la compañía, o los efectos de sus productos, rápidamente en línea”.

El CEO de Twitter Jack Dorsey

En otras palabras, hay que censurar el Internet para evitar la diseminación de declaraciones perjudiciales para los márgenes de ganancia de las grandes corporaciones. Y, sobre todo, debe ser censurado para evitar que los trabajadores organicen cualquier lucha para oponerse a estas compañías.

La visita de los ejecutivos de la tecnología al Capitol Hill se orquestó de principio a fin para excluir cualquier discusión seria sobre las implicaciones de la censura de internet y la focalización de organizaciones izquierdistas, antiguerra y socialistas. La audiencia del Senado de la mañana fue una muestra de unidad patriótica jingoísta, con legisladores republicanos y demócratas y ejecutivos de las redes sociales comprometiéndose a hacer todo lo posible para combatir la supuesta amenaza presentada por Rusia, Irán y China.

Una segunda audiencia, celebrada por la Comisión de Comercio de la Cámara de Representantes, fue una división de facciones, con legisladores republicanos acusando a Twitter de “prohibir las sombras” de sus cuentas, y demócratas acusando a los republicanos de promover “noticias falsas”. La personalidad de los medios fascistas Laura Loomer interrumpió la audiencia de la Cámara para protestar por su prohibición en Twitter, que uno de los miembros de la comisión intentó ahogar con un canto de subastador, hasta que Loomer fue expulsada del salón.

Alex Jones

Los teóricos de la conspiración de extrema derecha Alex Jones y Charles Johnson vagaron por los pasillos de los edificios de oficinas de la Cámara y el Senado durante las audiencias, intentando confrontar a Sandberg, Dorsey y los legisladores demócratas, pero sobre todo lograron entrar en discusiones con los transeúntes. Cuando una mujer se enfrentó a Jones por sus opiniones racistas fuera de los edificios, el fundador de Infowars la acusó de racismo contra los blancos y comenzó a corear: “¡KKK marrón, vete!”.

Las afirmaciones de los republicanos derechistas de que están siendo censuradas por los gigantes de la tecnología y las travesuras de Jones y sus aliados fascistas son exhibiciones destinadas a distraer la atención del hecho de que la oposición política de izquierda es el objetivo central de la censura de Facebook, Twitter y Google, en medio de la creación del marco de un Estado policial.

La audiencia del miércoles es una advertencia: la censura de internet no es meramente posible; ya está pasando. Los trabajadores y los jóvenes deben comenzar a movilizarse de inmediato, sobre la base de una perspectiva socialista, para defender la libertad de expresión como parte de la lucha contra el sistema capitalista que es la raíz de la guerra y la dictadura.

(Publicado originalmente en inglés el 6 de septiembre de 2018)