Los 500 franceses más ricos poseen el 30 por ciento del PIB del país

por Kumaran Ira
26 julio 2018

Desde la crisis de 2008 en Wall Street, los 500 franceses más ricos han triplicado el porcentaje de la economía que poseen en su fortuna personal. De 2009 a 2018, su fortuna colectiva pasó del 10 al 30 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de Francia, alcanzando un nivel récord de 650 mil millones de euros, de acuerdo con la clasificación de 2018 de la revista Challenges. Sin embargo, la producción nacional no se ha triplicado, sino que aumentó un 12 por ciento.

Estas vastas sumas se han acumulado a través de las políticas de austeridad social y las reformas estructurales impuestas por los sucesivos gobiernos desde 2008, con el fin de destruir los derechos sociales establecidos por la clase trabajadora después de la liberación de la ocupación nazi y el régimen colaboracionista de Vichy.

El crecimiento de tales fortunas rebate todos los argumentos que afirman que los trabajadores deben aceptar recortes a sus salarios y beneficios sociales porque son demasiado caros y no hay dinero. De hecho, los ataques a los salarios y las condiciones laborales han servido para incrementar la fortuna de una aristocracia financiera parásita que está empujando a la política oficial hacia la derecha.

El presidente Emmanuel Macron está aumentando sus fortunas pisoteando la oposición de la gran mayoría de la población francesa a sus ataques contra las pensiones, los salarios, la atención médica y el seguro de desempleo. Su denuncia de las "cantidades locas de dinero" que dijo que Francia gasta en servicios sociales refleja la arrogancia ilimitada de los banqueros y súper ricos que dominan la sociedad francesa y europea.

Según un informe de Bloomberg publicado en mayo, las 13 personas más ricas de Francia han incrementado su fortuna por € 23,67 mil millones desde principios de 2018. Desde enero, los multimillonarios franceses han aumentado su riqueza en un 12,2 por ciento, y las 100 personas más ricas han aumentado su riqueza en un 15 por ciento en el último año.

Entre los multimillonarios de Francia, Bernard Arnault estuvo en el primer puesto por el segundo año consecutivo. De 2008 a 2018, la fortuna del propietario del conglomerado de lujo LVMH ha pasado de € 18 mil millones a € 73,2 mil millones. Su fortuna es la más grande de Europa y la cuarta más grande del mundo. Solo en el último año, su fortuna aumentó en 19.100 millones de euros, es decir, 52 millones de euros por día.

La fortuna de los copropietarios de Chanel, Alain y Gérard Wertheimer ha alcanzado los 40 mil millones de euros, pasando del sexto al segundo puesto. Despues vienen las fortunas de Axel Dumas, el gerente de Hermès (€ 39,6 mil millones), y Françoise Bettencourt-Meyers, el propietario de la corporación L'Oréal (€ 39,3 mil millones). Gérard Mulliez (corporación Auchan, € 38 mil millones) y François Pinault (empresa de lujo Kering, € 30,5 mil millones) ocupan los puestos quinto y sexto.

Estos multimillonarios se han beneficiado de la reducción masiva de Macron al Impuesto a la Riqueza (ISF) que alcanza los principales tramos del impuesto, y de los subsidios estatales para operaciones de fusión y adquisición contra el obrero.

La familia Arnault comenzó por dirigir una empresa de construcción regional en el norte de Francia y construyó su fortuna utilizando sus conexiones políticas y subsidios públicos para reestructurar y reducir el tamaño de la industria textil. Finalmente adquirió LVMH en la década de 1980, dejando a su paso una estela de fábricas cerradas y comunidades devastadas en todo el norte de Francia. Esa región se ha convertido en una de las principales bases electorales del Frente Nacional neofascista.

Arnault, que se hizo fabulosamente rico gracias a las adquisiciones estratégicas de varias firmas de lujo y moda, respaldó a Macron en las elecciones del año pasado.

Esta concentración de riqueza sin precedentes es un fenómeno internacional. En 2017, el 82 por ciento de la riqueza creada en el mundo fue apropiado por el 1 por ciento más rico de la población mundial. La mitad más pobre de la humanidad no vio ningún aumento en su riqueza.

El informe Wealth-X encontró que la población global de multimillonarios aumentó en un 15 por ciento desde 2016, para llegar a 2.754 personas, y que la riqueza de estos multimillonarios "ha aumentado un 24 por ciento a un nivel récord de $ 9,2 billones". Esto es un 12 por ciento del PIB de todo el planeta.

Al mismo tiempo, en todo el mundo, los trabajadores y las masas empobrecidas no tienen voz en las decisiones económicas de los gobiernos del mundo. Mientras los estados adoptan políticas que enriquecen a los multimillonarios, millones de personas pasan por debajo del nivel de pobreza cada año.

Ya en 2010, el 10 por ciento superior de las personas en Francia poseía el 62 por ciento de la riqueza nacional, mientras que el 50 por ciento inferior solo tenía el 5 por ciento de la riqueza.

Una encuesta de Ifop para el Atlántico encontró que más de la mitad de la población francesa teme descender en la pobreza, y que el 55 por ciento lo teme más que antes. El analista político Christophe Boutin dijo al Atlantico: "Fueron los jubilados, que dan porcentajes relativamente bajos, quienes produjeron este puntaje del 55 por ciento para toda la población francesa, mientras que los franceses que todavía están en edad de trabajar habrían llevado a un promedio más cercano al 60 por ciento. "Para los desempleados, el 82 por ciento de la población teme descender en la pobreza.

El informe Challenges subraya que el capitalismo francés—a pesar de sus pretensiones de ser un orden social relativamente blando, conciliatorio y regulado- se ve desgarrado por las mismas contradicciones sociales insolubles que el capitalismo global en su conjunto.

La desigualdad social revelada en este informe es una condenación política del capitalismo, y en particular de las organizaciones que durante mucho tiempo han pretendido representar a la "izquierda" en Francia. En la Liberación, el Consejo Nacional de la Resistencia (CNR) justificó el mantenimiento del dominio capitalista en Francia, a pesar de los crímenes del fascismo en Francia y en toda Europa, al prometer que Francia sería para siempre una república social. Los componentes estalinistas, socialdemócratas y gaullistas de la CNR prometieron abolir las "aristocracias económicas y financieras" en Francia.

La aristocracia financiera no solo sobrevivió la Liberación, sino que a lo largo de las décadas han establecido un grado de hegemonía económica que no habían disfrutado desde las horas más oscuras de la Gran Depresión de la década de 1930 y la Segunda Guerra Mundial. Ante el aumento de estas fortunas políticamente ilegítimas y de la consiguiente desigualdad y represión social, los trabajadores en última instancia no encontrarán otro camino que expropiar estas ganancias mal habidas.