El “antifascismo” de Podemos: una cubierta para el Gobierno antiobrero del PSOE

por Alejandro López
10 julio 2018

El nuevo Gobierno minoritario del Partido Socialista (PSOE), el cual cuenta con el respaldo del pseudoizquierdista Podemos, anunció un conjunto de medidas simbólicas para la “memoria histórica” con respecto al régimen fascista español del general Francisco Franco (1939-1977).

Los restos de Franco serán removidos del mausoleo estatal en el Valle de los Caídos, el cual se convertiría en un monumento para conmemorar a las víctimas de Franco en la Guerra Civil de 1936-1939. El Ministerio del Interior, dirigido por el exjuez conservador Fernando Grande-Marlaska, también ordenó una revisión de las distinciones policiales otorgados a Antonio González Pacheco, un notorio torturador franquista conocido como "Billy the Kid", ahora de 71 años. Las cuatro medallas de Pacheco aumentan su pensión en un 50 por ciento.

La postura del PSOE y Podemos como "antifascista" es un fraude político. El nuevo Gobierno está asumiendo las políticas de austeridad y militarismo del anterior Gobierno derechista del Partido Popular (PP), un descendiente político del régimen de Franco. Y la semana pasada, toda la Unión Europea, incluido el Gobierno del PSOE, adoptó las políticas contra refugiados exigidas por los Gobiernos de extrema derecha en Italia y Austria para mantener a los refugiados detenidos en una vasta red de campos de prisioneros.

Estas políticas de tinte fascista desmienten la postura antifranquista del PSOE-Podemos. Después de dejar las reformas laborales del PP y el presupuesto de austeridad para el 2018 sin cambios al asumir el cargo, el PSOE ahora está discutiendo más recortes para el presupuesto del 2019. Las primeras estimaciones indican que el PSOE podría imponer alrededor de €7 mil millones en recortes sociales. El PSOE sigue planificando duplicar el gasto militar español realizado por el PP y ha respaldado los planes de la Iniciativa Europea de Intervención para un ejército conjunto en el exterior.

El nuevo Gobierno está intensificando los ataques contra los derechos democráticos. No solo mantiene encarcelados a los presos políticos catalanes después del referéndum de independencia del año pasado, sino que mantiene la ley del PP sobre seguridad pública, conocida como la "ley mordaza". Esta limita la libertad de expresión, prohíbe las concentraciones masivas e impone multas por protestar y hacer comentarios en las redes sociales. Ha llevado a la imposición de 48.000 multas a usuarios de redes sociales acusados de respetar insuficientemente a las fuerzas de seguridad estatales.

La promoción de Podemos del nuevo Gobierno del PSOE como una fuerza antifranquista es un intento cínico de encubrir la amenaza un dominio autoritario planteado por la UE y el PSOE en el siglo XXI con mentiras sobre el fascismo en el siglo XX.

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, dijo: "Creemos que el Gobierno va en la dirección correcta, pero tenemos mucho que hacer con respecto a la memoria histórica porque se ha hecho muy poco en los últimos años.

Exigió que el PSOE "le quite las ‘Billy the Kid’, llevarlo a la corte y juzgarlo". El PSOE "también debería garantizar que las víctimas del franquismo tengan acceso al sistema de justicia y actúen contra el maltrato sistemático de quienes lucharon por la democracia y sufrido en nuestro país ".

Si los torturadores fascistas están viviendo su jubilación con pensiones abundantes, esto se debe sobre todo al papel reaccionario del PSOE y los precursores estalinistas y pablistas de Podemos.

Frente a las luchas revolucionarias de masas de la clase obrera española en la década de 1970, defendieron al régimen capitalista y establecieron una amnistía general para los crímenes fascistas. Después de la transición de 1978 al parlamentarismo, esta amnistía fue aplicada por el Gobierno pro libre mercado del PSOE en 1982-1996, bajo el primer ministro Felipe González, quien supervisó la promoción de muchos jueces, policías y funcionarios franquistas a los puestos más importantes.

En cada paso, las pretensiones "antifascistas" del PSOE y Podemos chocan con los profundos e históricos vínculos entre su política capitalista y el antiguo régimen de Franco. Podemos ha emitido una resolución no vinculante en el Parlamento pidiendo al Gobierno que "promueva todas las acciones apropiadas ... para la investigación y enjuiciamiento de crímenes ... durante la dictadura de Franco" y para la eliminación de "distinciones, premios y medallas". concedido a los torturadores de la policía de Franco.

La resolución pide al PSOE que "modifique" la Ley de Amnistía de 1977 propuesta por el mismo PSOE y el estalinista Partido Comunista Español (PCE) y adoptada por el régimen franquista. Podemos está realizando estos llamamientos vagos sobre cambiar la ley para evitar que los tribunales españoles "investiguen, enjuicien e impongan sanciones a las personas responsables de cometer delitos de genocidio, crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra".

Al mismo tiempo, sin embargo, los líderes de varias facciones de Podemos insisten en que no debe haber un castigo serio a los criminales franquistas. Después de presentar la resolución, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, dijo: "Nuestro país tiene una tarea pendiente con las víctimas de Franco y esta resolución es simplemente ofrecerles justicia". Recalcó que la justicia para las víctimas del fascismo "no tiene nada que ver con hacer con venganza o abrir viejas heridas, "sino con adaptar nuestro país a Europa ".

Miguel Urbán, quien representa a Podemos en el Parlamento Europeo y es miembro de la facción pablista del partido vinculada al Nuevo Partido Anticapitalista de Francia, estuvo de acuerdo y dijo que "no se trata solo de gestos y memoria, se trata de construir democracia y justicia".

Un Gobierno del PSOE respaldado por Podemos demostrará ser un enemigo acérrimo de la clase trabajadora, independientemente de las medidas simbólicas "antifranquistas" que adopte. Detrás de su insulsa insistencia de que la lucha contra el fascismo es democrática, en lugar de una lucha socialista por el poder liderado por la clase trabajadora, yacen décadas de ataques contrarrevolucionarios estalinistas y pablistas contra el trotskismo. Viniendo cuando la UE y el PSOE establecieron su vasta red de campos de concentración, esta es una advertencia urgente a los trabajadores sobre partidos pseudoizquierdistas como Podemos.

No se opondrán, sino que se alinearán con la austeridad de la UE, las guerras y los ataques de extrema derecha contra los derechos democráticos. Están indisolublemente unidos a las tendencias neofascistas por sus lazos históricos con la elite gobernante europea y el aparato estatal. Esto apunta a la necesidad urgente de construir un partido, una sección española del Comité Internacional de la Cuarta Internacional (ICFI), que pueda movilizar la gran oposición al capitalismo que existe entre los trabajadores y darle una perspectiva socialista y revolucionaria.

Iglesias, un exlíder juvenil estalinista, quiere criticar al franquismo, pero se niega a "abrir viejas heridas". Utiliza una palabra clave utilizada por el PP para oponerse a discutir los crímenes del fascismo, precisamente porque cualquier discusión expondría hoy día las pretensiones "antifascistas" de las tendencias estalinistas y pablistas como fraudulentas.

Sus estrechos vínculos con el régimen franquista surgieron durante décadas de la política contrarrevolucionaria estalinista y pablista en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial. Habiendo desempeñado un papel clave en la represión de las luchas revolucionarias de la clase obrera en los movimientos de resistencia antifascista que luchaban en Grecia, Italia y Francia, el Kremlin y sus aliados españoles apoyaron el capitalismo europeo de la posguerra. Esto incluía, en España, al régimen de Franco.

En 1956, el PCE publicó una declaración anunciando que estaba dispuesto a "trabajar con todas las fuerzas políticas" trabajando por la "reconciliación nacional". Sobre esta base, apeló al apoyo dentro de la Iglesia Católica y las fuerzas policiales y el ejército de Franco para un "cambio pacífico” en España. En 1974, esta política fue rebautizada como el "Pacto por la Libertad", lo que le permitió al PCE forjar nuevas alianzas no solo con el PSOE, sino también con el realista Partido Carlista y con la secta católica Opus Dei.

Esto puso al descubierto la bancarrota de las fuerzas pablistas que se habían separado del Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI) en 1953, con la perspectiva de que los estalinistas finalmente serían "forzados a proyectar una orientación revolucionaria".

Las fuerzas pequeñoburguesas del movimiento pablista, al separarse del CICI, renunciaron al marxismo y la política revolucionaria. En cambio, protegieron el flanco izquierdo de los estalinistas cuando el PCE, el PSOE y los franquistas se unieron en una alianza política contra el peligro de la revolución proletaria en España.

Para el PCE y los pablistas, la caída del régimen franquista en 1978 debía sellarse con la reconciliación con los fascistas, no con el derrocamiento del capitalismo y la clase dominante fascista. Sobre esta base, los estalinistas buscaron una alianza con el PSOE, que Podemos continúa hasta el día de hoy.

El PSOE fue refundado en la década de 1970 bajo Felipe González como un partido capitalista explícitamente hostil al marxismo, trabajando con base en una perspectiva de colaboración con el régimen franquista. Con la ayuda del Departamento de Estado estadounidense y los socialdemócratas franceses y alemanes, los "renovadores" como González derrocaron a los antiguos líderes en el Congreso Suresnes del PSOE en 1974. Cuando las huelgas alcanzaron niveles récord en España y en toda Europa, el PSOE se dispuso a trabajar con el PCE para bloquear una toma de poder por parte de los trabajadores.

En enero de 1977, antes de las primeras elecciones democráticas, González se reunió con el primer ministro Adolfo Suárez, ex secretario general del Movimiento Nacional Franquista. Según el líder nacionalista vasco Julio Jáuregui, quien asistió a la reunión, exigieron que el Gobierno le "otorgue una amnistía para todos los actos y crímenes de intención política ocurridos entre el 18 de julio de 1936 y el 15 de diciembre de 1976".

La amnistía para el fascismo, insistió el PSOE, tiene que institucionalizada. "Fue necesario un gran acto solemne para perdonar y olvidar todos los crímenes y atrocidades cometidos por las dos partes de la guerra civil, antes, en ella y después de ella, hasta el día de hoy", dice Jáuregi.

Unos días antes de esta reunión, González le había explicado al canciller alemán, Helmut Schmidt, la necesidad de que el gobierno otorgue una "amnistía total como medio de reconciliación".

Al mismo tiempo, el PCE surgió como un ferviente defensor de una amnistía para el fascismo y de la Ley de Amnistía en particular. Marcelino Camacho, líder de CC.OO. dominado por PCE. unión y un diputado del PCE, dijo: "Queremos abrir la puerta a la paz y la libertad. Queremos terminar un capítulo y comenzar uno nuevo. Los comunistas que hemos sido tan gravemente heridos, y que hemos sufrido tanto, hemos enterrado a nuestros muertos y nuestros resentimientos. Estamos decididos a avanzar con firmeza en este camino hacia la libertad, en este camino de paz y progreso".

Semanas antes de que se aprobara la Ley de Amnistía, Santiago Carrillo, el líder del PCE durante décadas, dijo en una reunión que el PCE quería "hacer una cruzada de una vez por todas en la guerra civil" para "superar definitivamente la división de los españoles" en vencedores y perdedores de la guerra civil".

Hasta el día de hoy, la dirección de Podemos celebra a Carrillo, el asesino de revolucionarios durante la Guerra Civil española, que defendió los infames Juicios de Moscú a través de los cuales Stalin liquidó a los viejos bolcheviques y ayudó a organizar el asesinato de León Trotsky por parte de Stalin.

Según lo que escribió Iglesias en el obituario del 2012 de Carrillo en Público, "Santiago podría tener muchas deficiencias y es cierto que fue responsable de decisiones innobles contra otros comunistas, pero nunca fue mediocre. En mi vida he tenido la oportunidad de hablar con figuras políticas prominentes que no puedo mencionar aquí, pero ninguna de ellas me hizo sentir el honor y el privilegio histórico que sentí cuando conocí a Santiago. Nadie ejerció tan altamente la dignidad de ser secretario general. A pesar de todo, Santiago fue uno de los nuestros. Ahora y siempre".

El apoyo de Iglesias a Carrillo, al igual que su apoyo a un Gobierno de derechas del PSOE que continúa con las políticas del PP, es un indicador del futuro rol del partido.

Una crisis sin precedentes del capitalismo europeo y español está vaporizando rápidamente la distinción entre los exfranquistas, los socialdemócratas y sus aliados pseudoizquierdistas. Podemos es un partido pequeñoburgués. Será profunda y violentamente hostil a los genuinos movimientos de oposición que se preparan dentro de la clase trabajadora.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 9 de julio de 2018)