1968: La huelga general y la revuelta estudiantil en Francia

Parte 8—La línea centrista de la OCI (4)

por Peter Schwarz
7 julio 2018

Esta serie de ocho partes apareció primero en el World Socialist Web Site durante mayo-junio de 2008, en el 40 aniversario de la huelga general en Francia. La estamos presentando aquí sin cambios, pero con una nueva introducción a la luz de los acontecimientos ocurridos entre tanto. La primera parte, publicada el 7 de junio, aborda el desarrollo de la revuelta estudiantil y la huelga general hasta su punto culminante a fines de mayo. La segunda parte, publicada el 11 de junio, examina como el Partido Comunista (PCF) y el sindicato bajo su control, la CGT, le permitieron al presidente Charles de Gaulle recuperar el control. La tercera parte, publicada el 13 de junio y la cuarta parte, publicada el 18 de junio, examinan el papel desempeñado por los pablista s. Las últimas cuatro partes examinarán el papel de la Organización Comunista Internacional (OCI) de Pierre Lambert, incluida la quinta parte, publicada el 2 de junio y la sexta parte, publicada el 25 de junio. La séptima parte se public ó el 30 de junio. Hoy concluimos la serie publicando la octava parte .

El trasfondo político de Pierre Lambert

Como resultado del fracaso de la Socialist Labor League de Gran Bretaña (SLL) para analizar la degeneración política de la OCI, estos hechos se mantuvieron en la oscuridad durante muchos años. Poco se sabía sobre el desarrollo político de la OCI, sus debates internos del partido y los antecedentes de sus líderes.

Sin embargo, en los últimos 15 años han sido publicadas en Francia un gran número de memorias personales, obras históricas de diversa calidad y estudios académicos serios sobre la historia del movimiento trotskista. Una razón importante del creciente interés fue la elección de Lionel Jospin, un exmiembro de la OCI, como primer ministro en 1997, y los considerables éxitos electorales de los autoproclamados trotskistas como Arlette Laguiller y Olivier Besancenot.

En septiembre de 2006, Jean Hentzgen presentó su tesis de maestría –un tratado detallado de la historia temprana de la OCI– a la facultad de historia de la Universidad de París, bajo la dirección de Michel Dreyfus, autor de Histoire de la CGT e historiador de los movimientos laborales franceses modernos. [36]

Basado en extensos materiales de archivo, entrevistas con testigos contemporáneos y obras ya existentes, el autor dio cuenta de la historia de la mayoría del PCI [precursora de la OCI] de 1952 a 1955. En 1952, Michel Pablo expulsó a la mayoría de la sección francesa, el PCI, de la Cuarta Internacional porque se oponía a su política de "entrism sui generis", es decir, la táctica de entrismo en el Partido Comunista basada en la disolución del PCI como una organización independiente. En 1953, la mayoría del PCI estuvo entre las organizaciones fundadoras del Comité Internacional de la Cuarta Internacional. Desde 1965, se llamó OCI.

El trabajo de Hentzgen deja en claro que desde el principio hubo dos corrientes diferentes dentro de la mayoría PCI. Una, dirigida por Pierre Lambert, fue caracterizada por una perspectiva sindicalista. Concentró su trabajo en los sindicatos y, más tarde, en el entorno socialdemócrata. La otra, dirigida por Marcel Bleibtreu, hizo hincapié en la disputa con el Partido Comunista.

El conflicto entre estas dos corrientes creció en intensidad y amargura. En marzo de 1953, Lambert reemplazó a Bleibtreu como líder del PCI. Dos años más tarde, Bleibtreu y sus compañeros más cercanos fueron expulsados del partido, a pesar de la protesta del Comité Internacional. Ambas facciones exhibieron debilidades políticas sustanciales, y muchas de las preguntas complejas conectadas con la lucha contra el revisionismo pablista nunca fueron realmente aclaradas en la sección francesa.

Bleibtreu, usando el nombre de partido Favre, fue el primero en oponerse a las tesis revisionistas de Pablo en una reunión del Comité Ejecutivo Internacional de la Cuarta Internacional en noviembre de 1950. Bajo el título "¿A dónde va Pablo?", los sometió a intensas teorías políticas y teóricas crítica. [37] Este documento fue publicado en junio de 1951 y contribuyó de manera importante a la orientación política de la mayoría francesa.

Bleibtreu, el líder más importante de la tendencia, nació en 1918 y se unió a los trotskistas franceses en 1934, ya que estaban trabajando dentro de la SFIO socialdemócrata. Después de la guerra, editó el órgano del partido La vérité y se convirtió en secretario político del PCI. Fue un médico por ocupación, y murió en 2001.

Pierre Lambert (1920-2008) se unió al grupo de Raymond Molinier y Pierre Frank en 1937, que, debido a su línea oportunista, difería notablemente tanto con Trotsky como con la sección oficial francesa en ese momento. Durante la guerra, Lambert estuvo activo en los sindicatos ilegales, y después de la reunificación de los trotskistas franceses en 1944 dirigió su trabajo sindical. Apoyó a la mayoría anti-pablista después de algunas vacilaciones iniciales. Una de las razones más importantes de su eventual apoyo a la mayoría anti-pablista parece ser que la política de "entrismo sui generis" amenazaba con destruir la labor sindical del PCI. Dentro del contexto de este trabajo, muchos camaradas más jóvenes en las fábricas se habían opuesto valientemente a los estalinistas.

Muchas características de las políticas posteriores de Lambert iban emergiendo incluso antes de la división con los pablistas. Ya hemos señalado que en 1947 impulsó una resolución en el PCI insistiendo en la total independencia de los sindicatos de los partidos políticos. De 1950 a 1952, Lambert participó en la publicación de un periódico sindical titulado L'Unité (Uni dad ), cuyo comité editorial incluía a sindicalistas de diferentes orientaciones políticas. Además de los trotskistas del PCI, había anarquistas y reformistas, incluidos los abiertamente anticomunistas. Algunos de ellos, como el anarquista Alexandre Hébert, secretario de la organización sindical Force Ouvrière en la región del Loira Atlántico desde 1947 hasta 1992, conservaron una lealtad de por vida a Lambert.

En julio de 1952, el PCI celebró su Octavo Congreso donde, por primera vez, la mayoría y la minoría pablista se reunieron por separado. En el centro del congreso de la mayoría estaba la lucha contra los pablistas, en la que Bleibtreu y Lambert coincidieron. También acordaron que el PCI no debería permitirse ser expulsado de la Cuarta Internacional, sino permanecer dentro y luchar por un cambio de rumbo y por su readmisión.

Las tensiones, sin embargo, se desarrollaron alrededor del enfoque del trabajo político. Aunque Bleibtreu rechazó la política de Pablo de disolver toda la sección en el Partido Comunista, consideró necesario desarrollar una facción secreta de cuadros seleccionados dentro del Partido Comunista. Por su parte, Lambert opinó que la organización era demasiado débil para ese tipo de trabajo y trató de concentrar todas las fuerzas del partido en la labor sindical.

Estas tensiones se intensificaron en los meses siguientes. En una reunión del comité central a fines de diciembre, Bleibtreu dio el informe político; Lambert informó sobre el trabajo sindical. Hentzgen resume los puntos de vista opuestos de la siguiente manera:

Según Bleibtreu, "el PCI debería vincular la intervención del partido independiente con el trabajo de una facción secreta y el apoyo a la formación de los opositores de izquierda [dentro del Partido de la Comunidad]. El partido revolucionario se desarrollará sobre la base de esta oposición de izquierda".

Según Lambert, "la primera tarea de los revolucionarios consiste en reconstruir las organizaciones sindicales extremadamente debilitadas: primero la CGT, pero también la FO. La activa labor sindical permitirá a los trotskistas penetrar en las masas y anclarse allí. Por la efectividad de sus consignas y por las acciones que proponen, los trotskistas lograrán movilizar a los trabajadores en acción, asumiendo gradualmente el papel de liderazgo”. [38]

Ambos puntos de vista eran inquietantemente cercanos al de los pablistas, que decían que el partido revolucionario no surgiría de los cuadros existentes en la Cuarta Internacional, sino de una facción de izquierda dentro de las organizaciones estalinistas o reformistas influidas por los trotskistas.

Las esperanzas de Bleibtreu para el desarrollo de una oposición de izquierda dentro del Partido Comunista Francés (PCF) encontraron su expresión más clara en una alianza con André Marty. Este veterano estalinista, que debió su fama a un motín en un buque de guerra francés cerca de Odessa en 1919, fue secretario de la Internacional Comunista de 1935 a 1943 y organizó las brigadas internacionales en la guerra civil española. Cayó en desgracia en 1952 y fue expulsado del PCF. Aunque las acciones brutales de Marty contra los Oposicionistas de Izquierda en España le habían valido el nombre de "carnicero de Albacete" y había pocos indicios de que hubiera hecho un reconocimiento serio con su pasado estalinista, Bleibtreu lo consideraba el líder de una oposición de izquierda.

Bleibtreu se reunió personalmente con Marty, quien proclamó su interés en la colaboración, pero que también estaba en contacto con los pablistas. La mayoría del PCI llevó a cabo una campaña para defender a Marty, y creó los Comités de redressement communiste (Comités de reorganización comunista) con el propósito de formar una oposición de izquierda contra la dirección estalinista. En enero de 1953, La Vérité apeló a Marty: "¡Avanza, y serás primero el líder y luego el organizador de los proletarios revolucionarios de este país!". [39]

Bleibtreu se congració con Marty durante aproximadamente tres años, encontrándose con considerable oposición dentro del PCI. Bleibtreu se ganó la reputación de defender el "pablismo sin Pablo", lo que minó considerablemente su autoridad. En marzo de 1953, él era una minoría en el comité central y Lambert asumió el liderazgo del PCI.

Mientras Bleibtreu mantuvo contacto con André Marty, Lambert tenía grandes expectativas para otro miembro principal del Partido Comunista Francés, Benoît Frachon, el líder de la federación sindical, CGT.

En 1951 y nuevamente en 1953, Frachon pidió la unidad en la acción de todos los sindicatos y así ganó el apoyo total de Lambert. Aunque hubo tensiones entre Frachon y otros líderes del PCF, estos nunca adquirieron un carácter fundamental. Más bien, el giro de la CGT hacia la "unidad en acción" estaba relacionado con el hecho de que el PCF estaba considerando la posibilidad de unirse al gobierno y, por lo tanto, buscaba un acercamiento con los partidos reformistas.

En 1954, el PCF sí apoyó a un gobierno de coalición de los socialistas, los socialistas radicales y dejó a los gaullistas bajo Pierre Mendès-France. Lambert, sin embargo, afirmó que el aparato de la CGT —contrario al del PC— estaba ligado a las masas.

La demanda de unidad estaba en el centro del trabajo sindical del PCI. Desde 1953, había pedido la organización de "Assizes [Audiencias] para la unidad sindical en acción" para reunir a representantes de diferentes organizaciones sindicales a nivel local y nacional. Se instruyó a los miembros del PCI en los sindicatos para que vinculen todos los problemas de la vida sindical con el eslogan de "Assizes nacionales para la unidad sindical en acción".

El PCI mantuvo una posición bastante acrítica con respecto a los líderes sindicales. En marzo de 1954, organizó una conferencia nacional que se centró expresamente en la "unidad democrática" y no en el programa del partido. La presentación en esta conferencia de Georges Frischmann, secretario general del sindicato de correos y un funcionario de alto rango de la CGT, se celebró como un gran éxito. Posteriormente, el "Comité Permanente para los Assizes" envió una delegación que incluía a tres trotskistas a las distintas sedes sindicales, incluida la CGT.

Finalmente, Lambert se reunió personalmente con el líder de la CGT, Frachon, y, por su insistencia, fue nuevamente aceptado como miembro del sindicato del que anteriormente había sido expulsado. Frachon creía que la campaña del PCI para la unidad sindical no representaba una amenaza para la burocracia.

El 16 de noviembre de 1953, el Partido Socialistas de los Trabajadores (en inglés, Socialist Workers Party, SWP) estadounidenses publicó la "Carta Abierta", que pedía una ruptura con los pablistas y el establecimiento del Comité Internacional. Esto fue recibido con entusiasmo por el PCI. Su aislamiento internacional ahora había llegado a su fin.

La Vérité apareció con el titular "Triunfará el trotskismo, una apelación de los trotskistas estadounidenses contra los liquidadores de la Cuarta [Internacional]". El 23 de noviembre, el PCI organizó la primera reunión del Comité Internacional en París. Aunque ya no es secretario del partido, Bleibtreu representó al PCI en el Comité Internacional y Gérard Bloch asumió el papel de su secretario. A pesar de este cambio, las disputas dentro del PCI continuaron sin disminuir.

Se agregaron otras diferencias a las que ya existían. Después de la muerte de Stalin y la supresión del levantamiento de junio de 1953 en Alemania Oriental, se desarrollaron diferentes evaluaciones de los partidos estalinistas. La tendencia de Bleibtreu abogaba por el apoyo crítico de las corrientes ostensiblemente izquierdistas dentro de la burocracia, mientras que la mayoría del partido en torno a Lambert y Bloch rechazaba esta posición y convocaba a una rebelión obrera, como había ocurrido en Berlín Oriental.

También hubo diferencias con respecto a los movimientos de liberación nacional. Aquí Lambert —de una manera similar a los pablistas— pidió apoyo incondicional sin ninguna crítica, mientras que la tendencia de Bleibtreu decía que el apoyo debería combinarse con la crítica fraternal.

Desde mayo de 1952, el PCI mantuvo estrechas relaciones políticas y personales con Messali Hadj, líder del movimiento de liberación argelino MTLD (Mouvement pour le Triomphe des Libertés Démocratiques) y MNA (Mouvement national Algérien). Cuando Hadj fue expulsado de Francia Argelina por la policía, los miembros del PCI se hicieron cargo de sus hijos. El MTLD fue apoyado por muchos trabajadores argelinos en Francia, algunos de los cuales habían trabajado en estrecha colaboración con el PCI dentro del sindicato CGT. Sin embargo, Hadj fue y siguió siendo un nacionalista burgués.

Con el comienzo de la guerra de liberación de Argelia en 1954, el apoyo al MNA, que por un tiempo Lambert comparó con un partido proletario revolucionario, se movió más al centro del trabajo del PCI. El PCI asumió tareas logísticas y participó en el trabajo ilegal. La tendencia Bleibtreu criticó esta posición y acusó a los líderes de mostrar "una actitud de oportunismo servil hacia el MTLD y sus deficiencias". [40]

En Argelia, el MNA fue desplazado por el Frente de Liberación Nacional (FLN), que surgió de una división dentro de la organización clandestina armada del MTLD y tenía pocas raíces en la clase trabajadora. Debió su fuerza al apoyo del gobierno egipcio bajo Gamal Abdel Nasser, que le proporcionó armas, así como sus propias acciones despiadadas contra sus rivales políticos. Hadj reaccionó a su creciente aislamiento moviéndose hacia la derecha políticamente. En el verano de 1958, sus seguidores sostuvieron negociaciones con el gobierno francés y el PCI rompió las relaciones con él.

Las tensiones entre facciones dentro del PCI se volvieron cada vez más amargas en el transcurso de 1954. El Comité Internacional, y sobre todo su sección británica, se esforzaron en vano para disminuir las tensiones e inducir una cooperación positiva entre las dos alas. Finalmente, Bleibtreu y dos de sus partidarios —Michel Lequenne y Lucien Fontanel— fueron expulsados por un asunto disciplinario: habían respondido a una citación policial en contra de los deseos de la oficina política. Una vez en la estación de policía, se negaron a dar declaraciones, como lo exigía la política del partido existente. Pero la oficina política había exigido que ignoraran la convocatoria, lo que habría llevado a su arresto.

En una declaración del 21 de mayo de 1955, el Comité Internacional expresó su enojo por la expulsión de Bleibtreu, Lequenne y Fontanel, exigiendo que sean readmitidos como miembros y estén representados en todos los comités del partido líder. Esto, sin embargo, fue en vano. El comité central de PCI rechazó las demandas del Comité Internacional.

La tendencia de Lambert ahora dominaba el PCI, que solo desempeñaba un pequeño papel en el trabajo del Comité Internacional. En 1963, cuando el SWP estadounidense se reunió con los pablistas en el Secretariado Unido, la sección francesa permaneció alineada con el Comité Internacional. Sin embargo, todos los documentos importantes contra la reunificación fueron escritos por la sección británica.

En Francia, el PCI se dedicó a trabajar dentro de las fábricas, donde mantuvo una acogedora división del trabajo con la oportunista Voix Ouvrière durante muchos años. Esto llegó a su fin solo en 1966, después del conflicto en el Tercer Congreso Mundial del Comité Internacional. Desde 1959, las dos organizaciones habían producido y distribuido volantes en forma conjunta fuera de las fábricas. El líder de VO, Hardy, quien como vendedor de suministros médicos era dueño de un automóvil, a menudo llevaba a Lambert a sus viajes conjuntos.

Después de su expulsión, Bleibtreu y Lequenne también se movieron más hacia la derecha. Se unieron a la Nueva Izquierda, donde desarrollaron su propia tendencia y participaron en la fundación del Partie Socialiste Unifié (PSU), un movimiento paraguas de izquierda del que surgirían numerosos líderes gubernamentales y ministros. En 1968, bajo la dirección de Michel Rocard, la PSU controlaba la federación de estudiantes de la UNEF.

Durante algún tiempo, Bleibtreu fue miembro del comité político de la PSU e incluso se desempeñó como secretario general hasta su partida en 1964. Posteriormente, participó activamente en numerosas iniciativas —por la paz en Vietnam, contra la pobreza infantil y en la década de 1990 contra el embargo de Iraq—. Lequenne fue a Argelia en 1963 para apoyar el régimen nacional, donde se unió a los pablistas y se convirtió en miembro de la Secretariado Unificado. De 1974 a 1995, trabajó para el periódico Libération. Lequenne murió en 2006.

El centrismo de la OCI que se expresó claramente en 1968 tuvo una larga prehistoria. En el análisis final, fue resultado del abandono de la lucha de la sección francesa contra el revisionismo pablista.

Concluido

Notas:

36. Jean Hentzgen, "Agir au sein de la classe. Les trotskystes français majoritaires de 1952 à 1955, "Université de Paris I, Septembre 2006.

37. "¿Adónde va Pablo?" Por Bleibtreu (Favre), junio de 1951 "en Trotskyism versus Revisionism, vol. 1, Londres, 1974

38. Hentzgen, op. cit., p. 57

39. citado en ibid. pág. 60

40. citado en ibid. pág. 148