Socialdemócratas alemanes apoyan plan de partidos conservadores de establecer campos de concentración en Alemania

por Johannes Stern
6 julio 2018

El martes, los principales políticos del Partido Socialdemócrata (SPD, todas las siglas en alemán) le dieron la bienvenida al acuerdo reaccionario alcanzado entre los partidos conservadores de la gran coalición alemana, que prevé la construcción en territorio alemán de campos de concentración para refugiados. El SPD es parte del Gobierno de coalición junto con la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y la Unión Socialcristiana (CSU).

La líder del SPD, Andrea Nahles, dijo el martes por la mañana: "La razón por la que vemos esto de forma positiva es porque estamos una vez más en la etapa de poner manos a la obra. Esto ha estado muy ausente en las últimas semanas".

El vicecanciller y ministro de Hacienda del SPD, Olaf Scholz, elogió el acuerdo entre la CDU y la CSU, afirmando que "ahora hemos pasado de la psicología a los hechos".

A pesar de que el comité de coalición que representa a los tres partidos en el Gobierno de la gran coalición aplazó su reunión la noche del martes hasta el jueves sin llegar a un acuerdo final, tanto Scholz como Nahles hablaron positivamente sobre la discusión.

Según Nahles, la coalición está en el camino correcto y se han logrado avances significativos en todas las áreas. "Pero no estamos del todo unidos", dijo. "Necesitamos un poco más de tiempo para resolver todo", agregó Scholz.

La dirección del SPD dio así su respaldo implícito a la política de refugiados del ministro del Interior, Horst Seehofer (CSU), que propone la creación de campos de concentración para refugiados en Alemania. El lunes por la noche, la CDU y la CSU acordaron que los refugiados ya registrados en otro país de la Unión Europea serían arrestados en la frontera alemana e internados.

Concretamente, el plan consiste en establecer "zonas de tránsito" en el área fronteriza, es decir, campos y prisiones, para albergar a decenas de miles de refugiados en un territorio que se considera que está fuera de Alemania. Por lo tanto, se llevarán a cabo en una zona libre de leyes, similar a la bahía de Guantánamo.

En el otoño de 2015, los socialdemócratas seguían oponiéndose a la creación de esos campamentos, citando el ejemplo de la prisión estadounidense. Las propuestas de los partidos conservadores tenían "más que ver con Guantánamo que con un estado basado en el estado de derecho", declaró el líder del SPD en Berlín en ese entonces, Jan Stöß.

El exministro de justicia y actual ministro de relaciones exteriores, Heiko Maas, habló en líneas similares. En el Süddeutsche Zeitung, habló de "un intento de detener a decenas de miles de refugiados en la frontera". Cualquiera que desee transferir la idea de zonas de tránsito de los aeropuertos a las fronteras estatales, dijo, creará "campos de internamiento masivos en tierra de nadie".

Pero hoy los socialdemócratas justifican estas mismas medidas, que recuerdan los capítulos más oscuros de la historia alemana.

El exlíder del SPD, Sigmar Gabriel, declaró que los campamentos propuestos por los partidos conservadores ahora deben ser juzgados de manera diferente a cuando se propusieron hace dos años y medio. "Con las zonas de tránsito de 2015, estábamos hablando de 3.000, 4.000, 5.000 refugiados por día", declaró Gabriel antes de una reunión de emergencia del grupo parlamentario del SPD en Berlín. "En ese momento, dijimos que no queríamos llenar estadios y detener a personas. Hoy, estamos hablando de una escala completamente diferente".

El argumento de Gabriel es cínico y repugnante. En realidad, decenas de miles de refugiados serán detenidos en virtud de la propuesta. Según los informes, hasta junio de este año, Alemania aceptó a 18.349 solicitantes de asilo que habían sido previamente registrados en la base de datos europea de huellas dactilares Eurodac. Según las cifras actuales, un promedio de 110 personas por día sería detenido y retenido en las llamadas zonas de tránsito.

No sorprende que los socialdemócratas alemanes, junto con sus seguidores en el partido La Izquierda y el Partido Verde, hayan respaldado los planes reaccionarios de los partidos conservadores, y que todas las facciones de la élite gobernante estén detrás de las políticas de inmigración de la extrema derecha para Alemania.

En la cumbre de la Unión Europea de la semana pasada en Bruselas, la gran coalición de Alemania y otros Gobiernos con participación socialdemócrata acordaron establecer campamentos similares en el norte de África y en zonas dentro de la UE. En la declaración de la cumbre, los campamentos se denominaron eufemísticamente como "plataformas de desembarque" y "centros de control" para "reasentamiento y nuevos asentamientos".

En Grecia, el Gobierno pseudoizquierdista de Syriza, que también firmó el acuerdo de la cumbre, ha estado operando durante meses los denominados "puntos de acceso" para los refugiados. Un artículo en el Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung sobre el "punto de acceso" de Moria establecido por el Gobierno de Syriza en 2015 en la isla de Lesbos lo describió como un "infierno" fuertemente fortificado. El periódico dijo que, desde afuera, las instalaciones de Moria parecían un campo de concentración, con "alambre de púas en cubos de 4 o 5 metros de altura".

El artículo continuó: "El alambre de púas se extiende sobre las vallas, todas las entradas al campo tienen atalayas y guardias con pistolas fijas sobre sus pechos. Cualquiera que quiera entrar debe mostrar su identificación. Los medios, en particular, no tienen un fácil acceso detrás de estas puertas".

De acuerdo con los planes de la gran coalición, se establecerán campos similares en toda Europa. En el llamado "plan maestro de inmigración" de Seehofer, que prácticamente se ha convertido en una política oficial del Gobierno tras el acuerdo entre la CDU y la CSU, el punto 22 establece:

"El fortalecimiento de las estructuras en las fronteras exteriores: el apoyo a los puntos de acceso en Grecia e Italia con suficiente personal de los Estados miembros. Expansión del concepto de punto de acceso en Italia".

El punto 23 establece: "Desarrollo de un modelo estándar para los centros de recepción europeos: redacción de una propuesta alemana para la Comisión Europea para el desarrollo de un modelo estándar de punto de conexión. Garantizando así la transferibilidad a otras regiones según sea necesario".

El desarrollo de esa red de campamentos en Europa es una advertencia. Al igual que en los regímenes fascistas, serán empleados contra los opositores políticos y, en última instancia, contra la clase trabajadora en su conjunto.

Los primeros campos de concentración se establecieron inmediatamente después de que los nazis llegaran al poder en la década de 1930, para detener a comunistas, sindicalistas y otros opositores de Hitler en zonas libres de leyes. En una segunda fase, de 1936 a 1938, se agregaron personas que no correspondían con la cosmovisión racista de los nazis: judíos, sinti y romaníes, supuestamente "antisociales" y "trabajadores", discapacitados y prisioneros de guerra. Sólo en la tercera y cuarta fase, desde 1939 hasta el final de la guerra en 1945, se establecieron los campos de exterminio.

El "plan maestro" de Seehofer se encuentra en esta tradición fascista. Como en la década de 1930, las políticas de contrarrevolución social y los preparativos para la guerra solo pueden llevarse a cabo empleando métodos dictatoriales.

Ciertos pasajes del plan de Seehofer se asimilan a prescripciones burocráticas para el reino de terror de los nazis. Por ejemplo, el punto 36 exige "el uso integral de las obligaciones legales ya existentes para un examen médico, particularmente en casos de enfermedades transferibles, así como otras investigaciones obligatorias de personas que no están obligadas a vivir en centros de recepción o alojamiento comunitario".

El punto 37 exige la "expansión del Registro Central de Extranjeros en una base de datos independiente para extranjeros". Además, la "edad mínima para tomar las huellas dactilares debe reducirse hasta el final del sexto año", y debe proceder la "construcción de un sistema de datos central europeo para la verificación y revisión de identidades”.

El punto 10 aboga por el establecimiento virtualmente de un Estado policial, que exija "la expansión y el fortalecimiento de la cooperación internacional en materia policial", así como la "expansión de redes que conecten a oficiales en las fuerzas policiales federales en los Estados transitados y países de origen". Además, es necesario "desarrollar aún más las misiones policiales civiles de la ONU y la UE en los países de origen y tránsito para estabilizar la situación de seguridad en los Estados afectados". Esto "formará un grupo de personal para ampliar la participación alemana en misiones policiales internacionales, facilitando así los despliegues en intervenciones extranjeras".

El "objetivo político" declarado es el cierre total de la fortaleza Europa y las deportaciones masivas a zonas de guerra en Oriente Próximo. "Aquellos que demuestren estar obligados a irse deben abandonar rápidamente nuestro país", dice en la sección titulada "Devolución".

Agrega: "La conclusión negativa de una solicitud de asilo debe significar simultáneamente el comienzo del procedimiento de deportación. El número de salidas voluntarias y repatriaciones debe aumentarse significativamente".

El "plan maestro" de la gran coalición no deja en duda que planea usar medidas de vigilancia y de Estado policial contra la clase trabajadora para imponer la nueva política militarista de gran poder de Alemania contra la amplia oposición social y política. "Este plan maestro se basa en la convicción de que nuestro país puede cumplir sus obligaciones en el exterior solo si la cohesión se mantiene al mismo tiempo en el país", afirma el preámbulo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 4 de julio de 2018)