La clase dominante de Estados Unidos toma la medida de la victoria de AMLO en México

por Bill Van Auken
5 julio 2018

A raíz de la elección sin precedentes de México el 1 de julio, ampliamente descrita como un tsunami político por haber barrido los partidos de largo tiempo en el gobierno burgués y por haber otorgado un margen popular sin precedentes al candidato presidencial del partido MORENA, Andrés Manuel López Obrador, el establecimiento gobernante estadounidense ha comenzado a evaluar la importancia de los resultados para sus amplios intereses al sur de su frontera.

El presidente estadounidense Donald Trump, quien ha difamado despiadadamente a los mexicanos, exigió que México pague hasta $15 mil millones para construir un muro que selle su frontera norte con EE UU y ejerció medidas estatales policiales contra los refugiados que cruzan esa frontera, proporcionó una evaluación notablemente favorable de López Obrador, popularmente conocido por sus iniciales como AMLO, quien asumirá el cargo el 1 de diciembre.

Describiendo una conversación telefónica de media hora con el presidente electo mexicano el lunes, Trump dijo: "Hablamos sobre seguridad fronteriza. Hablamos sobre el comercio. Hablamos sobre el TLCAN. Hablamos de un acuerdo por separado, solo México y Estados Unidos. Tuvimos muchas buenas conversaciones. Creo que la relación será muy buena. Veremos qué sucede, pero realmente creo que va a ser muy bueno".

Por su parte, AMLO dijo que había discutido controles más estrictos en la frontera entre Estados Unidos y México como parte de un "acuerdo integral" que incluiría proyectos de desarrollo en México que "crearían empleos" y "reducirían la migración".

AMLO, como sus rivales, el candidato del gobernante PRI (Partido Revolucionario Institucional), José Antonio Meade, que ganó apenas el 16 por ciento de los votos, y Ricardo Anaya de la oposición derechista PAN (Partido de Acción Nacional), que ganó 22,5 por ciento, participando en la retórica anti-Trump durante el curso de la campaña electoral. Los tres estaban ansiosos por distinguirse del presidente del PRI, Enrique Peña Nieto, quien en 2016 invitó al entonces candidato Trump a la Ciudad de México, donde fue recibido como posible jefe de estado, solo para que Trump volviera a EUA y provocar al Gobierno mexicano sobre el pago de un muro fronterizo.

Sin embargo, la condena de la criminalización y encarcelamiento de refugiados por parte de la administración Trump y la separación de familias en la frontera, prácticas viciosas que han provocado un torrente de protestas en los EE UU, estuvo notablemente ausente de la campaña de AMLO. Sin duda, el candidato de MORENA sabía muy bien que estaría procesando las mismas políticas de medidas severas en la frontera norte de México y una estrecha colaboración con las autoridades de inmigración, policía y militares de los EE UU perseguidas por su predecesor.

Aunque universalmente descrito como un "izquierdista" en los medios corporativos e impulsado por las ilusiones fomentadas por la pseudoizquierda tanto en México como en los Estados Unidos, AMLO ha trabajado incansablemente para asegurar al capital mexicano e internacional que no tiene intención de introducir ninguna política que infringiría sus intereses de ganancias o revertiría las "reformas" introducidas por Peña Nieto al abrir el sector energético, el sistema educativo, la industria de telecomunicaciones y otras áreas del país a la privatización y la explotación capitalista extranjera.

López Obrador ha hecho campaña sobre la base de que la corrupción es el problema primordial de México, presentándola como la causa, más que como el síntoma pernicioso, de un sistema social caracterizado por la desigualdad asombrosa, el desempleo masivo y la pobreza endémica. Ha prometido enfrentarse a la "mafia del poder", al tiempo que garantiza una amnistía para todos los crímenes cometidos por gobiernos y políticos anteriores, incluidos los asesinatos en masa, como la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa.

Ante la abrumadora victoria de AMLO, quien ganó el 53 por ciento de los votos —30 por ciento más que el segundo lugar— y la coalición encabezada por MORENA haber logrado la mayoría de ambas cámaras del parlamento mexicano, los tres periódicos "de registro" del establecimiento gobernante de Estados Unidos respondió con editoriales notablemente similares, expresando los sentimientos y preocupaciones de Wall Street y la oligarquía financiera.

Estos esencialmente se redujeron a un reconocimiento a regañadientes de que AMLO no representa una amenaza para el capitalismo; desprecio por las masas de votantes mexicanos que emiten sus votos en contra de los viejos partidos gobernantes, el PRI y el PAN, y por la intensa oposición a las condiciones sociales existentes impuestas por el capitalismo mexicano; y, finalmente, la preocupación de que el presidente electo sea incapaz de contener esta creciente oposición dentro de la clase trabajadora.

Por lo tanto, el Wall Street Journal, en un editorial publicado el lunes, expresó su confianza en que el capital internacional podría imponer su disciplina al nuevo gobierno mexicano. "Los mercados financieros también votarán al gobierno de AMLO cada día a través de los mercados de divisas y el valor del peso", dijo.

Agregó: "AMLO ha moderado su retórica de las décadas cuando criticó duramente la inversión privada en energía y otra competencia económica a medida que México se movía hacia los mercados libres. Pero su partido Morena, que fundó en 2014, es el hogar de muchos que ... nunca aceptaron la transición del país a una economía abierta. ... El desafío del Sr. López Obrador será mantener contentos a esos partidarios sin descarrilar el progreso económico de México ..."

De manera similar, el editorial del Washington Post desestimó el martes las "promesas descabelladas" de AMLO.

Advirtió: "A pesar de que puede demostrar ser pragmático en el cargo, el nuevo presidente ha hecho unas promesas muy grandes a los mexicanos. Eso plantea la pregunta de qué harán él y sus seguidores una vez que quede claro que no puede cumplirlo".

Expresando las mismas preocupaciones, el New York Times editorializó: "Si existe un peligro para los Estados Unidos en la elección del Sr. López Obrador, no es que él mueva a su país radicalmente hacia la izquierda, sino que no podrá cumplir con las altas expectativas él ha criado".

El principal periódico financiero de México, El Financiero, fue un poco más taciturno al expresar su preocupación por AMLO: "¿Qué va a hacer cuando la impaciencia de sus seguidores los lleve a cometer actos dementes como asaltar tiendas, poner barricadas en los caminos, saquear bienes de los camiones? ... Nada que no hayan hecho antes, pero la policía los controló. ¿Utilizará el presidente AMLO la fuerza para defender la propiedad privada? ¿O se inclinará ante su base social?

Para las clases dominantes en Estados Unidos y México, la preocupación no es sobre el supuesto "izquierdismo" de AMLO, que es un político burgués confiable, sino más bien sobre las expectativas generadas por su elección y el inevitable enfrentamiento entre su gobierno y una política radicalizada de la clase trabajadora generará una explosión revolucionaria.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 4 de julio de 2018)