Victoria abrumadora de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones mexicanas

por Rafael Azul
3 julio 2018

Andrés Manuel López Obrador, el líder del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), fue elegido presidente de México ayer por un margen masivo en medio de una alta participación electoral. Sus dos opositores principales, José Antonio Meade (Partido Revolucionario Institucional, PRI) y Ricardo Anaya (coalición Juntos por México, que incluye el Partido Acción Nacional, PAN, y el Partido de la Revolución Democrática, PRD) admitieron la derrota temprano ayer por la noche.

Aunque los resultados completos no se conocerán hasta más tarde el lunes, las encuestas a pie de urna le dan a López Obrador entre el 43 y el 49 por ciento de los votos, por delante de Meade, que obtuvo entre el 16 y el 26 por ciento de los votos, y Anaya con el 23 al 27 por ciento de los votos. Otros sondeos a pie de urna dan a López Obrador ganando más del 50 por ciento.

Otros candidatos del Morena también parecen tener posibilidades de ganar, incluida Claudia Sheinbaum, candidata del Morena para alcaldesa de la Ciudad de México, que pone fin a 21 años de control del PRD. Según las noticias, el Morena también ganará las gobernaciones de los Estados de Morelia, Tabasco y Chiapas.

Un número récord de votantes acudió a las urnas. Los votantes esperaron durante horas en sus centros de votación y para el mediodía más del cincuenta por ciento de los habilitados ya había votado. Al final del proceso electoral, el setenta por ciento había votado, una participación histórica.

Los resultados muestran un colapso del apoyo a los principales partidos de la burguesía mexicana frente a la hostilidad generalizada a la desigualdad, la violencia sancionada por el Estado, la militarización de la sociedad y las políticas xenófobas del presidente estadounidense Donald Trump. El PRI y el PRD quedaron devastados por los resultados.

Los sondeos a pie de urna de las elecciones legislativas muestran que la alianza encabezada por Morena, que también incluye al Partido Encuentro Social de la derecha cristiana (PES) y el Partido de los Trabajadores (PT), con más del 50 por ciento de los diputados federales. Según los resultados no oficiales del sondeo a pie de urna, el PT ganó entre 64 y 75 escaños, casi el doble del total esperado del PRI (entre 37 y 47 escaños). El PAN ganó entre 63 y 76 escaños, y el PRD entre 33 y 43 escaños. Se espera que el Morena gane entre 127 y 142 asientos. Si estos resultados se mantienen, el PRI habrá perdido tres cuartas partes de sus escaños actuales en la cámara de diputados.

Los resultados proyectados del PT —un partido con orígenes maoístas— serían particularmente notables si se mantienen. El PT actualmente tiene cero escaños en la cámara de diputados (aunque tiene 19 de los 128 escaños del Senado). En una declaración ayer, López Obrador dijo que emitió su voto presidencial simbólicamente para Rosario Ibarra de Piedra, excandidata del pablista Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) y ahora miembro del PT.

Los candidatos de los partidos que se oponen al Morena y López Obrador fueron conciliadores en sus discursos de reconocimiento de la derrota, lo que indica una intención por parte de la clase dominante de aceptar la elección de López Obrador. La prensa burguesa ha elogiado las elecciones como “una victoria para la democracia”.

Sin embargo, la votación se vio empañada con varios cientos de incidentes de violencia y desapariciones.

Cuando las urnas se iban a abrir, Flora Reséndiz González, de 49 años, activista del PT, fue asesinada en su casa en Contepec, Michoacán. Reséndiz murió en el hospital a las 6:30 a.m. Su muerte se sumó a los 138 candidatos asesinados durante la campaña electoral en México. El líder del PT Alberto Anaya Gutiérrez condenó el asesinato y pidió una investigación: “Estamos profundamente tristes por la muerte de nuestra querida camarada”, declaró Anaya, quien agregó que este y otros asesinatos son síntomas de “descomposición social”.

El asesinato de candidatos ha sido una característica de esta campaña. Se culpa a las bandas de narcotraficantes locales que deciden con impunidad qué candidato no es aceptable para ellos. El día de las elecciones también hubo noticias de los Estados de Chiapas, Veracruz y México sobre la destrucción de las casillas electorales, pistoleros armados que forzaban a los votantes a votar y los instruían sobre cómo votar. En Veracruz, en un incidente aparentemente no relacionado con la votación, dos hombres que esperaban en la fila fueron secuestrados y llevados lejos.

Las urnas se abrieron a las 7:00 a.m. El director del Instituto Electoral Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, indicó que había 156.807 casillas electorales en todo el país y que solo 4 no abrirían. Unos 89 millones de votantes fueron habilitados para votar, la mitad de los cuales tienen menos de cuarenta años. Trece millones son electores por primera vez.

Ochenta y nueve mil mexicanos votaron desde el exterior, incluido el setenta y siete por ciento de los aproximadamente 12 millones de mexicanos que viven en los Estados Unidos y que pueden votar en las elecciones mexicanas.

En general, más de 3.400 cargos están siendo determinados por el voto. Además de elegir al presidente, los votantes mexicanos también votaron para ocupar 500 escaños en la cámara baja del Congreso y 128 escaños senatoriales.

La participación masiva refleja la ira y la frustración de la clase trabajadora mexicana. Además de la indignación por más de doscientos mil asesinatos y decenas de miles de desapariciones en los últimos doce años, existe una gran ira sobre los problemas interrelacionados del aumento de la pobreza, la desigualdad y la corrupción generalizada del gobierno y la impunidad de los actos delictivos.

Una élite empresarial, aliada con el PRI gobernante, en alianza con el PAN y el PRD, es ampliamente odiada. El colapso del PRI es particularmente significativo, ya que el partido llevaba ejerciendo su dominio sobre el sistema político del país desde hace casi un siglo, con la excepción de dos presidencias del PAN de 2000-2012.

La ira popular ha alimentado el apoyo de López Obrador, particularmente entre los votantes jóvenes, quienes repetidamente han demostrado que no tienen confianza en los partidos tradicionales. Una estimación basada en las redes sociales le da a López Obrador el 51 por ciento del voto juvenil, seguido por el 24 por ciento para Meade del PRI y el 14 por ciento para Anaya de la coalición PAN.

Los mítines de protesta tuvieron lugar en las mesas de votación especiales, configuradas para aquellos votantes que no pudieron llegar a sus lugares asignados. Muchos de ellos se quedaron sin boletas, ya que los votantes exigieron su derecho democrático al voto.

López Obrador, representado durante mucho tiempo como un “izquierdista”, que no alcanzó la presidencia en las elecciones de 2006 y 2012, organizó una campaña a favor de las corporaciones. Su objetivo principal era convencer a las clases dominantes de México y de Estados Unidos de que su elección no afectaría el beneficio privado ni las relaciones de propiedad capitalistas.

(Publicado originalmente en inglés el 2 de julio de 2018)