La Unión Europea adopta una política de refugiados de extrema derecha

por Johannes Stern
2 julio 2018

Poco después de la conclusión de la cumbre de la Unión Europea (UE) en Bruselas el viernes, tuvo lugar otra tragedia en el Mediterráneo. Según noticias de los medios, un barco con 120 refugiados a bordo se hundió frente a la costa libia. Solo unas pocas personas fueron rescatadas y las estimaciones sugieren que más de 100 perdieron la vida. Según los testigos, un gran número de familias marroquíes y yemeníes estaban en el barco, incluidos bebés, mujeres y niños.

Como resultado del bloqueo y la criminalización de los trabajadores de rescate, varios accidentes en los días previos a la cumbre vieron el ahogamiento de alrededor de 220 personas. Esta es una estimación conservadora, según el jefe de la agencia de refugiados de la ONU, ACNUR. Según las cifras de la ONU, más de 16.346 personas perdieron la vida desde el 1 de enero de 2014 (hasta el 18 de junio de 2018) y, desde 2000, la cifra de muertos es de alrededor de 35.000.

La responsabilidad de este asesinato masivo recae en la UE y sus gobiernos nacionales, que acordaron una intensificación dramática de su política antirrefugiados en la cumbre de Bruselas.

Los planes incluyen sellar herméticamente la fortaleza de Europa y deportar a los refugiados en masa a zonas de guerra en Medio Oriente y África. “El Consejo Europeo recuerda que los Estados miembros deben garantizar el control efectivo de las fronteras exteriores de la UE con el apoyo financiero y material de la UE. Además, señala que la repatriación de migrantes irregulares debe aumentar significativamente”, afirmaron las conclusiones oficiales de la cumbre.

Para hacer cumplir la represión contra los refugiados, la agencia fronteriza europea Frontex se “expandirá a través de un aumento en su presupuesto y una expansión de su mandato”. Además, se acordó el establecimiento de campos de concentración de facto en el norte de África y dentro de la UE. En la declaración de la cumbre, estos campamentos se denominaron eufemísticamente como “plataformas de desembarco” y “centros de control” para “reasentamiento y nuevos asentamientos”.

Las medidas nacionales, incluidos los controles fronterizos dentro de la UE, están explícitamente permitidas. “Con respecto a la situación dentro de la UE, la migración secundaria de los solicitantes de asilo entre los Estados miembros está amenazando la integridad del sistema de asilo europeo común y el sistema legal de Schengen. Los Estados miembros deben adoptar todas las medidas legales y administrativas internas necesarias contra estos movimientos migratorios y cooperar estrechamente al hacerlo”, señala el punto 11 del acuerdo.

Las medidas dirigidas a los refugiados revelan a la UE como una monstruosidad reaccionaria, que los gobiernos nacionales, a pesar de sus diferencias, están utilizando para llevar la vida política europea a la derecha. Otras secciones del acuerdo de la cumbre incluyen el “fortalecimiento de la capacidad de defensa europea”, la censura de Internet, la expansión de un Estado policial europeo y la continuación de las políticas de austeridad.

La UE se ha desplazado tanto a la derecha que fue aplaudida por las fuerzas nacionalistas y de extrema derecha en toda Europa después de la cumbre de Bruselas. En un comunicado de prensa, el canciller austríaco Sebastian Kurz, que gobierna en Viena en coalición con el ultraderechista Partido de la Libertad y cuyo gobierno asumirá la presidencia de la UE el 1 de julio, declaró que “ejercerá presión” para garantizar que los resultados de la cumbre sean implementados. Expresó su satisfacción de que “más socios que apoyan nuestra línea y muchos que hicieron campaña por una Europa de fronteras abiertas han reconsiderado su posición”.

En Roma, el ultraderechista ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, declaró que estaba “satisfecho y orgulloso”. Europa se vio obligada por la mano firme de Roma a discutir las propuestas de Italia y finalmente a aceptarlas, afirmó. Ahora esperaría “promesas concretas”.

Entre las propuestas fascistas de Salvini se encuentran la deportación de “todos los 600.000” inmigrantes en Italia y el recuento de todos los sinti y romaníes que viven en el país, en preparación para su deportación.

En Alemania, Armin-Paul Hampel, portavoz de política exterior de la ultraderechista AfD, respaldó el acuerdo de la cumbre. “Se está moviendo en la dirección correcta”. Esto es algo que hemos estado diciendo durante mucho tiempo, que el problema debe abordarse en las fronteras europeas y no solo después de que los inmigrantes hayan viajado miles de kilómetros con la ayuda de pandillas criminales y contrabandistas”, dijo en Deutschlandfunk. Lo “decisivo” ahora será la implementación de las medidas, “si estos centros de recepción van a funcionar, o no”.

La Unión Social Cristiana también declaró su satisfacción con el resultado. Fue “el resultado de un debate en Alemania, que finalmente se está ocupando del problema de los refugiados a nivel europeo”, declaró el líder del grupo parlamentario de la CSU Alexander Dobrindt en Berlín. Una serie de puntos, incluida una mejor protección de las fronteras externas, son demandas “que nosotros en la CSU hemos estado solicitando con fuerza durante un tiempo”. Además, señaló que en el documento de la cumbre “se prevé explícitamente la adopción de medidas nacionales”. Ellos estarían “preparados para hacer uso de esto” y creen “todavía que se requieren medidas nacionales”.

El acuerdo en Bruselas también ha preparado al menos una tregua temporal en la disputa dentro de la gran coalición entre la CDU y la CSU. El vicepresidente de la CSU, Manfred Weber, apeló en el Münchner Merkur para una evaluación positiva de los resultados de la cumbre. Refiriéndose a la canciller Angela Merkel, dijo: “Ella ha cumplido”.

Por su parte, Merkel elogió el resultado de la cumbre en una conferencia de prensa y señaló la necesidad de medidas nacionales como las que exige la CSU. Habían “desarrollado una estrategia integral de inmigración, que comprende las fronteras externas y el control de estas fronteras, incorpora acciones externas, es decir, acciones fuera de la UE, y se centra en los problemas internos, lo que actualmente llamamos migración secundaria”, dijo.

Ya en su declaración del gobierno el jueves, Merkel declaró al estilo típico de la CSU, “Se trata de orden, gestión, efectivo, sostenible. Se trata de nuestra seguridad interna y la seguridad interna de la UE. Se requieren medidas nacionales y europeas para esto”.

El viernes, Merkel anunció la finalización de los acuerdos de repatriación “europeos” con España y Grecia. Ambos países están listos “para comenzar a aceptar a los solicitantes de asilo una vez más si las autoridades alemanas los han detenido en la frontera entre Alemania y Austria y tienen una entrada en EURODAC del Estado correspondiente”, declaró un comunicado de prensa del gobierno. A cambio, los Estados miembros “recibirían más apoyo común en las fronteras externas ... financieramente, así como la provisión de más agentes de policía”.

El hecho de que todos los partidos gobernantes en Europa —desde la pseudoizquierdista Syriza hasta el gobierno socialdemócrata del PSOE español, la gran coalición de Alemania y los gobiernos abiertamente de extrema derecha de Italia, Austria y Europa del Este— estén cooperando estrechamente para intensificar el terror contra los refugiados subraya lo correcto de la perspectiva del Comité Internacional de la Cuarta Internacional. Para repeler estos peligrosos acontecimientos políticos, que recuerdan los períodos más oscuros de la historia europea, los trabajadores y los jóvenes deben luchar contra todas las facciones de la clase capitalista y luchar conscientemente por un programa socialista.

(Publicado originalmente en inglés el 30 de junio de 2018)