Miles de refugiados forzados a una marcha de la muerte en el desierto del Sahara

por Bill Van Auken
27 junio 2018

Más de 13.000 refugiados y migrantes, incluidas mujeres embarazadas y niños, han sido llevados por las fuerzas de seguridad argelinas al desierto del Sahara durante los últimos 14 meses, donde muchos de ellos han muerto de hambre y por exposición al calor.

La impactante revelación de la Associated Press se confirmó con vídeos que mostraban a cientos de migrantes que tropezaban en una tormenta de arena y otros que viajaban en enormes convoyes de camiones superpoblados para desechar en la frontera sur de Argelia con Níger y arrojados al desierto a punta de pistola.

Como la propia AP deja en claro, la política asesina del gobierno argelino se lleva a cabo a instancias de los países de la Unión Europea, que han buscado cada vez más inducir a los regímenes norteafricanos a actuar como sus guardias fronterizos, impidiendo el flujo de migrantes mediante la intimidación, la violencia y la muerte.

Las fuerzas de seguridad argelinas llevan obligados a los refugiados al Sáhara sin comida ni agua y, en muchos casos, después de robarles el dinero y los teléfonos celulares. Se les señala en dirección al asentamiento más cercano en Níger, a más de nueve millas de distancia, a través de arenas vacías donde la temperatura se eleva a 120 grados Fahrenheit.

Los migrantes dijeron a AP que “fueron atrapados cientos a la vez, metidos en camiones abiertos hacia el sur durante seis u ocho horas hasta lo que se conoce como Point Zero, luego los dejaron en el desierto y les señalaron en dirección a Níger. Se les dice que caminen, a veces a punta de pistola”.

Dos docenas de migrantes diferentes que sobrevivieron al cruce dijeron a la agencia de noticias que en sus grupos algunos no pudieron continuar y murieron en el desierto. “Las mujeres estaban ahí tiradas muertas, los hombres ... Otras personas desaparecieron en el desierto porque no conocían el camino”, dijo Janet Kamara de Liberia, que estaba embarazada cuando la forzaron a cruzar la frontera. “Todo el mundo estaba solo”.

El bebé de Kamara murió al nacer y la obligaron a enterrarlo en una tumba poco profunda en el desierto. “Perdí a mi hijo, mi hijo”, dijo.

Mientras que los medios mundiales se han centrado en el peligroso cruce desde el norte de África hasta el sur de Europa, convirtiendo al Mediterráneo en un cementerio acuático para miles de personas, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), por cada refugiado que se ahoga en el mar, dos más sucumben al calor implacable y las duras condiciones del Sahara. Se estima que el número de muertos en el desierto supera los 30.000 desde 2014.

Los inmigrantes expulsados por Argelia proceden de países de todo el África subsahariana, incluidos Níger, Malí, Gambia, Guinea, Costa de Marfil, Senegal, Liberia y otros.

“Vienen por miles ... Nunca he visto algo así”, dijo Alhoussan Adouwal, un funcionario de la OIM en Assamaka, Níger. “Es una catástrofe”.

Un portavoz de la Unión Europea dijo a AP que la UE es consciente de lo que Argelia está haciendo con los refugiados y los migrantes, pero que su punto de vista es que los “países soberanos” pueden llevar a cabo tales expulsiones siempre que cumplan con el derecho internacional.

Las revelaciones sobre los horrores infligidos a los refugiados en el desierto del Sahara surgen en la víspera de una reunión cumbre de los estados miembros de la UE el jueves para discutir el tema de la inmigración.

En vísperas de la cumbre, la jefa de política exterior de la UE, Federica Mogherini, ha estado instando a los estados miembros de la UE a invertir más dinero en un fondo fiduciario de África con miras a financiar la construcción de campamentos de investigación de migrantes en el norte de África. En la cumbre de la UE se espera que la agenda sea una propuesta para la celebración de solicitantes de asilo en tales campamentos en países que incluyen a Argelia, Egipto, Libia, Marruecos, Níger y Túnez.

En el período previo a la cumbre, Matteo Salvini, el líder del partido derechista y antiinmigrante Lega y nuevo ministro del Interior de Italia, voló a Trípoli el lunes para elogiar al régimen por su “excelente trabajo” en “rescatar” a casi 1.000 personas el domingo después de que la Guardia Costera libia los interceptara. El objetivo de la guardia costera, financiada, entrenada y dirigida en cierta medida por Italia y otras potencias europeas, no es rescatar a los refugiados que intentan llegar a Europa, sino más bien arrastrarlos de regreso a Libia. Allí se enfrentan el encarcelamiento en campos donde la tortura y las ejecuciones son un lugar común e incluso se los vende como esclavos.

Salvini dijo que Italia trabajará con el régimen reconocido por la ONU, que controla poco además de Trípoli, para detener una “invasión total” de las aguas libias por grupos de ayuda que buscan rescatar a los refugiados en el mar. También pidió que se coloquen centros de detención de migrantes en la frontera sur de Libia, en el desierto del Sahara.

Salvini se ha hecho famoso por negarse a permitir que los barcos de rescate que transportan refugiados atraquen en los puertos italianos. Ordenó al Aquarius, que llevaba a más de 600 refugiados, incluidas mujeres embarazadas y niños, que se diera la vuelta a principios de este mes, forzándolo a realizar un peligroso viaje a España. En la actualidad, hay dos barcos en el limbo en el Mediterráneo que transportan a cientos de refugiados, un barco operado por el grupo de ayuda alemán Mission Lifeline con 234 personas a bordo, y el buque de carga Alexander Maersk con bandera danesa con 100. En una declaración detallando la profundidad del racismo y la reacción del nuevo gobierno italiano, Salvini se refirió a los refugiados como “carne humana”.

Mientras tanto, el nuevo gobierno del PSOE en España, que permitió al Aquarius atracar y condenó la respuesta italiana, envió a su propio ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, a Marruecos con la misma misión que Salvini en Libia, asegurando la cooperación para los campos de detención de inmigrantes.

El nuevo ministro de Fomento de España, José Luis Abalos, dijo a la Cadena Ser que, mientras España adopta “un enfoque humanitario respetuoso” hacia la difícil situación de los refugiados, no tenía intención de convertirse en la “organización europea de rescate marítimo”.

Los grupos de derechos humanos han advertido que los refugiados serán objeto de abusos y se les negará el derecho de asilo si se los mantiene en campamentos en Libia, Egipto y otros países del norte de África con registros de violaciones masivas de los derechos humanos. El Comisionado de Migración de la UE, Dimitris Avramopoulos, quien está desempeñando un papel central en los planes para la creación de estos centros, respondió a estas preocupaciones la semana pasada y declaró: “Quiero ser muy claro al respecto. Estoy en contra de una Bahía de Guantánamo para migrantes”. Se estaba refiriendo al campo de prisioneros de la base naval de la Bahía de Guantánamo donde los detenidos en la “guerra contra el terror” de los EUA fueron sometidos a tortura sistemática.

En Europa, como en Estados Unidos, donde el presidente Donald Trump ha expresado su deseo de devolver a los refugiados centroamericanos al desierto sin ningún procedimiento de asilo, la cantidad de refugiados e inmigrantes ha descendido de manera constante, incluso cuando la histeria política azotada por los gobiernos y los políticos de derecha han aumentado drásticamente.

Según la agencia de la ONU para los refugiados, el número de inmigrantes que llegan a Europa está en camino de alcanzar solo la mitad del número del año pasado, y menos de un cuarto del número en 2016.

La “crisis de inmigración”, tanto en Europa como en América, es una invención política nociva, destinada a dividir a la clase trabajadora y responsabilizar a las capas más oprimidas de la población y las víctimas de la guerra y la opresión imperialistas por el empeoramiento continuo de las condiciones creadas por el capitalismo.

(Publicado originalmente en inglés el 26 de junio de 2018)