Después de medidas arancelarias contra China

Trump amenaza con escalar la guerra comercial con Europa

por Nick Beams
25 junio 2018

A medida que ayer la Unión Europea impuso aranceles sobre productos estadounidenses valorados en 2,8 mil millones de euros, en represalia por los aranceles estadounidenses sobre el acero y el aluminio, el presidente Trump volvió a amenazar con intensificar la guerra comercial transatlántica.

Trump lanzó un tweet el viernes por la mañana declarando que si la UE no eliminaba las tarifas existentes sobre las exportaciones de automóviles de EUA, "estaremos aplicando un arancel del 20 por ciento en todos sus autos que ingresen a Estados Unidos".

La UE ha anunciado una respuesta en dos fases a las medidas estadounidenses de acero y aluminio. Según una lista presentada a la Organización Mundial del Comercio, un arancel del 25 por ciento en una gama de productos, desde mantequilla de maní y bourbon hasta motocicletas Harley-Davidson, entra en vigencia inmediatamente. Después de tres años o antes, se impondrán aranceles sobre otros 3,6 mil millones de dólares en bienes estadounidenses si la OMC falla a favor de la UE.

Al hablar sobre la imposición de las medidas de la UE, la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, dijo: "No queríamos estar en esta posición. Sin embargo, la decisión unilateral e injustificada de los Estados Unidos de imponer aranceles de acero y aluminio a la UE significa que no nos queda otra opción". Ella dijo: "Las reglas del comercio internacional, que hemos desarrollado de la mano de nuestros socios estadounidenses, no pueden ser violadas con una reacción de nuestro lado".

Las medidas de los Estados Unidos se impusieron en virtud del artículo 232 de la Ley de Expansión Comercial de 1962, invocando la "seguridad nacional" como su razón de ser. A medida que las medidas europeas entraron en vigencia, Canadá debe imponer aranceles el mes próximo, mientras que México ya lo hizo, ya que ambos países, como la UE, no lograron garantizar una exclusión de las medidas estadounidenses.

La última amenaza de Trump de extender las medidas arancelarias a los automóviles, utilizando la misma disposición de "seguridad nacional" que se empleó en el caso del acero y el aluminio, provocaría un conflicto mucho mayor, especialmente con Alemania.

Estados Unidos importó casi 1,3 millones de vehículos de la UE el año pasado con las tres grandes compañías alemanas, BMW, Daimler y Volkswagen exportando 726.300 vehículos.

The Wall Street Journal señaló que el último tweet sobre tarifas de Trump subrayó "la importancia que está poniendo en una investigación que lanzó su administración el mes pasado sobre si se podrían imponer aranceles grandes a las importaciones de vehículos en nombre de la seguridad nacional".

El secretario de Comercio, Wilbur Ross, cuyo departamento está supervisando la investigación, dijo a una reunión del comité del Senado esta semana que aún no se había tomado una decisión sobre si recomendar los aranceles. Indicó que se esperaba que la investigación se completara a principios de agosto.

Cuando anunció la investigación en mayo, Ross hizo gran hincapié en la seguridad nacional, diciendo que durante "décadas" había "evidencia que sugiere que las importaciones del exterior han erosionado nuestra industria automotriz nacional. La seguridad económica es seguridad militar. Y sin seguridad económica, no se puede tener seguridad militar".

Trump claramente está buscando seguir adelante como lo indica su último tweet. Siguió su discurso en una manifestación de "Haz que Estados Unidos sea grande nuevamente" en Minnesota a principios de esta semana, en la que denunció a la UE por decir que "vamos a venderte millones de autos, por cierto, no vais a vender a nosotros ninguno".

La UE se negó a comentar sobre la última amenaza Trump con un funcionario que le dijo al Wall Street Journal: "Todo lo que tenemos que decir sobre ese tema ya se ha expresado... en varias ocasiones en las últimas semanas".

Cuando se anunció la investigación del Departamento de Comercio de Estados Unidos sobre la industria automotriz el mes pasado, la portavoz de la UE Margaritis Schinas dijo que no había justificación para las tarifas de acero y aluminio, y agregó que "invocar la seguridad nacional sería aún más descabellado en el caso de la industria del automóvil". Voceros de la industria también advirtieron que si se recurriera a las tarifas se produciría una interrupción de la industria mundial del automóvil.

La guerra comercial de los Estados Unidos contra China y la amenaza de los aranceles automotrices ya han tenido un impacto en la industria automovilística alemana. Esta semana Daimler, el fabricante de automóviles Mercedes, emitió una advertencia de ganancias sobre el impacto de la creciente guerra comercial. Dijo que ahora espera que las cifras de ganancias para 2018 estén "ligeramente por debajo" del nivel del año pasado, después de predecir un aumento.

Señaló que la imposición de aranceles a las exportaciones de automóviles estadounidenses a China, el principal mercado de exportación para sus plantas en los Estados Unidos, era el "factor decisivo" en la rebaja de los beneficios.

"Se deben asumir menos ventas de SUV que las esperadas y costos más altos de lo esperado debido a los mayores aranceles de importación para las ventas estadounidenses en el mercado chino", dijo la compañía.

La escalada de una guerra comercial de los EUA está comenzando a causar preocupación en los círculos financieros internacionales. Esta semana, la administración de Trump amenazó con imponer aranceles hasta sobre $400 mil millones de productos chinos además de los aranceles sobre $50 mil millones en productos de alta tecnología que entrarán en vigencia el próximo mes.

Si bien no era el tema central en la agenda, la guerra comercial y sus peligros fueron objeto de comentarios y advertencias en la reunión anual de banqueros centrales convocada por el Banco Central Europeo (BCE) en Sintra, Portugal, esta semana.

"Los cambios en la política comercial podrían hacer que tengamos que cuestionar el panorama", dijo el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, durante una mesa redonda. "Por primera vez, estamos escuchando sobre las decisiones de posponer la inversión, posponer la contratación".

El presidente del BCE, Mario Draghi, dijo que aún era demasiado pronto para medir el impacto económico, pero que estaba preocupado por la erosión de la confianza entre las empresas.

"Aún no era hora de ver qué impacto podrían tener los conflictos comerciales en la política monetaria del banco central", afirmó, pero "no hay motivos para ser optimistas sobre eso".

La lección que se aprendió de la historia fue que las consecuencias de los conflictos comerciales y la protección fueron "totalmente negativas" y que la difusión de disputas estaba socavando "el marco multilateral con el que todos crecimos", dijo Draghi.

El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, advirtió que el impacto de la guerra comercial podría interrumpir la red económica en el este de Asia que abastece a China.

"Realmente espero que esta escalada pueda ser rescindida, y prevalecerá una relación comercial normal entre EUA y China. Este es un asunto de gran preocupación para Japón", dijo.

La advertencia más aguda vino del gobernador del Banco de la Reserva de Australia, Philip Lowe. Dijo que, si bien los aranceles por sí solos no descarrilarían el crecimiento global, podrían provocar la volatilidad del mercado y llevar a la postergación de las decisiones comerciales.

"No tomaría mucho para que los mercados financieros se combinen con las empresas que están esperando convertir esto en un gran evento global. Espero que tenga una baja probabilidad, pero estoy muy preocupado por lo que está sucediendo".

Lowe dijo que no había un país que se hubiera vuelto más rico impulsando el crecimiento de la productividad construyendo muros. "Veo lo que sucede como increíblemente preocupante".

(Publicado originalmente en inglés el 23 de junio de 2018)