El gulag americano

La Marina de los EUA planea construir campos militares para encarcelar a 120.000 inmigrantes

por Alec Andersen
25 junio 2018

Un borrador del memorándum filtrado a la revista Time el viernes revela los preparativos de la Marina de los Estados Unidos para construir extensos campos de internamiento para albergar a más de 120.000 inmigrantes indocumentados. Se están proponiendo campamentos masivos que albergan a casi 50.000 cada uno en el norte y sur de California, cerca de las poblaciones de inmigrantes más grandes del país, con un inicial de 25.000 que se alojarán en bases militares en Alabama.

La capacidad de las nuevas instalaciones coincidiría con el número total de japoneses y estadounidenses de origen japonés detenidos durante la Segunda Guerra Mundial. Esto sigue a un anuncio separado del Departamento de Defensa el jueves de que los militares construirán campos de detención en cuatro bases militares en Texas y Arkansas que albergarán a otros 20.000 niños migrantes.

El establecimiento de campos de prisioneros militares en suelo estadounidense marca un hito ominoso en la historia de los Estados Unidos. Se están erigiendo para detener no solo a los inmigrantes, sino también a los trabajadores en huelga, a los manifestantes contra la violencia policial y a todos los que resisten las condiciones de una explotación, una guerra y una dictadura cada vez más profundas. Esta política estatal de policía está dirigida a toda la clase trabajadora.

Indicativo de la complicidad de los medios corporativos en estos movimientos dictatoriales, ni NBC, ABC ni CBS mencionaron la propuesta de que la Marina establezca campos de concentración en sus transmisiones de noticias de la tarde del viernes.

El memorándum interno detalla los planes para construir campamentos de carpas “temporales y austeras” para albergar a 25.000 inmigrantes indocumentados de inmediato, con instalaciones masivas para venir después. Según la propuesta, se construirán 25.000 camas dentro de semanas en dos aeródromos de la Marina cerca de Mobile, Alabama-Navy Outlying Field Wolf en Orange Beach y Navy Outlying Field Silverhill, a un costo estimado de $233 millones por seis meses de operación. Funcionarios de la Marina sugieren un plazo de 60 días para completar la primera etapa de construcción de la carpa, que albergaría a 5.000 detenidos. Después de eso, la capacidad podría expandirse a un ritmo de 10.000 camas por mes.

El documento también propone la construcción de dos campos de internamiento en California que albergarán hasta 47.000 inmigrantes detenidos. Una se ubicaría en el antiguo emplazamiento de la Naval Weapons Station Concord, cerca de San Francisco, y la otra se construiría en Camp Pendleton, la base de la Infantería de Marina más grande del país en la costa de California, entre San Diego y Los Ángeles.

La nota también exige un estudio más a fondo de una propuesta para detener a una cantidad no especificada de trabajadores indocumentados en la Estación Aérea del Cuerpo de Marines en las afueras de Yuma, Arizona.

El documento, redactado por el Subsecretario de Marina para Energía, Instalaciones y Medio Ambiente Phyllis Bayer para que sea firmado por el secretario de Marina Richard Spencer, circuló anticipando la afluencia de familias migrantes detenidas bajo la política de “cero tolerancia” de la administración Trump.

Bajo esta política, anunciada en abril, todos los inmigrantes indocumentados capturados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) serán detenidos y juzgados por el llamado delito de “entrada ilegal”.

Estas revelaciones subrayan el hecho de que la inversión de Trump en la separación de familias no significa un alejamiento de su campaña para criminalizar a los inmigrantes y arrestarlos, detenerlos y deportarlos por cientos de miles. La orden ejecutiva que firmó Trump el miércoles exige la detención indefinida de inmigrantes, incluidos niños.

La publicación de planes detallados para la construcción de centros de detención militares en los Estados del oeste y del sur, con la capacidad de detener a un número ingente de trabajadores indocumentados que huyen de la violencia y la devastación económica que el imperialismo estadounidense ha producido en Centroamérica, representa una nueva etapa en el giro de la clase dominante hacia el gobierno autoritario.

Esto confirma las advertencias hechas por el World Socialist Web Site en el momento de los ataques del 11 de septiembre y el lanzamiento de la “guerra contra el terror” que el campo de concentración en Guantánamo fue el preludio de instalaciones similares y la represión masiva dentro de las fronteras de los Estados Unidos en sí.

Dichos planes tienen un amplio precedente en la historia reciente de los Estados Unidos. En el momento álgido del escándalo Irán-Contra en 1986-1987, que era en sí mismo una conspiración ilegal e inconstitucional de la Casa Blanca de Reagan y la Agencia Central de Inteligencia (CIA), se expuso un plan secreto, conocido como Operación Rex 84. Rex 84 era un programa para suspender la Constitución, declarar la ley marcial, establecer un gobierno paralelo compuesto de oficiales de inteligencia militar y encerrar a los opositores políticos en caso de una guerra de los EUA contra Nicaragua.

En una audiencia del 13 de julio de 1987 de un comité conjunto del Congreso que investigaba el asunto Irán-Contras, el congresista demócrata de Texas Jack Brooks buscó interrogar a Oliver North, quien estaba en el centro de la conspiración, sobre Rex 84, en cuya redacción North había estado involucrado. El intercambio que siguió es una ilustración reveladora del papel del Partido Demócrata en encubrir los preparativos secretos del gobierno de los EUA y su aparato de inteligencia militar para la represión masiva y la dictadura.

BROOKS: Coronel North, en su trabajo en el NSC [Consejo de Seguridad Nacional], ¿no le asignaron, a la vez, trabajar en planes para la continuidad del gobierno en caso de un desastre mayor?

BRENDAN V. SULLIVAN, abogado del Coronel North: ¿Sr. presidente [del comité]?

SENADOR DANIEL K. INOUYE, Demócrata de Hawái: Creo que la pregunta toca a un área altamente confidencial y clasificada, así que le pido que no la toque.

BROOKS: Me preocupaba especialmente, señor presidente, porque leí en los periódicos de Miami y en varios otros, que había habido un plan desarrollado por esa misma agencia, un plan de contingencia en caso de emergencia, que suspendería la Constitución estadounidense. Y estaba profundamente preocupado por eso y me preguntaba si ese era el área en la que había trabajado. Creo que fue y quería obtener su confirmación.

INOUYE: Permítanme solicitar respetuosamente que esa cuestión no se aborde en esta etapa. Si queremos entrar en esto, estoy seguro de que se pueden hacer arreglos para una sesión ejecutiva.

La intensificación de la represión por parte de la administración contra los trabajadores inmigrantes en los últimos días ha estado acompañada por una serie de protestas fascistas de Trump que buscan azuzar las capas sociales y políticas más atrasadas y reaccionarias para justificar ataques aún más amplios contra los derechos democráticos.

En una manifestación del miércoles en Minnesota, Trump fanfarroneó que Estados Unidos se enfrentaba a ser “invadido” por los inmigrantes y que su administración los estaba “enviando al infierno”.

En un tuit del viernes por la mañana, Trump escribió: “Debemos mantener una Fuerte Frontera Sur. No podemos permitir que nuestro país sea invadido por inmigrantes ilegales mientras los demócratas cuentan sus falsas historias de tristeza y dolor, esperando que eso los ayude en las elecciones”.

Los demócratas no han ofrecido oposición a la construcción de campos de prisioneros militares para familias inmigrantes. Por el contrario, han apoyado consistentemente recaudar fondos para la “seguridad fronteriza” y aumentar el número de agentes de ICE y CBP, al tiempo que cuentan la narrativa falsa y reaccionaria de que los trabajadores inmigrantes ponen en peligro los empleos y deprimen los salarios de la fuerza de trabajo nativa.

El líder de la minoría del Senado Charles Schumer tomó nota del informe del plan para detener a 20.000 inmigrantes en las bases del ejército, pero simplemente expresó su preocupación sobre si el plan era “factible”. En Twitter el jueves, Schumer denunció la noción de que los demócratas apoyaban las fronteras abiertas. “El proyecto de ley bipartidista de inmigración que yo creé tenía $40 mil millones para la seguridad fronteriza”, se jactó.

En una conferencia de prensa el jueves, la líder de la minoría demócrata de la Cámara, Nancy Pelosi, declaró: “Los demócratas han asumido la responsabilidad total de asegurar nuestras fronteras. Sabemos que es una responsabilidad que tenemos”.

El Partido Demócrata, que está a favor de la guerra y contra los inmigrantes, no hará nada para detener el establecimiento de campos de prisioneros militares y la imposición de condiciones estatales policiales en los Estados Unidos. Esa tarea recae en la clase trabajadora, que debe movilizarse para exigir la abolición de ICE y CBP, la liberación de todos los inmigrantes encarcelados y el derecho de todos los trabajadores a vivir y trabajar con plenos derechos de ciudadanía en el país de su elección.

(Publicado originalmente en inglés el 23 de junio de 2018)