Los activos de los millonarios de "riqueza neta alta" del mundo aumentaron a $70 billones en 2017

por Barry Gray
21 junio 2018

La concentración de la riqueza del planeta en manos de una estrecha élite financiera está creciendo a pasos agigantados. Un nuevo informe publicado el martes revela que la riqueza de los 18,1 millones de "individuos de alto patrimonio” —los que tienen activos invertibles de $1 millón o más— aumentó un 10,6 por ciento el año pasado hasta alcanzar los $70 billones por primera vez en la historia.

El Informe Riqueza Mundial 2018 (World Wealth Report 2018) emitido por la consultora Capgemini, reveló que la riqueza combinada de los millonarios del mundo aumentó por sexto año consecutivo en 2017 hasta alcanzar los $70,2 billones. Está en camino de superar los $100 billones en 2025.

Capgemini define a un individuo de alto patrimonio (high net worth individual, HNWI en sus siglas en inglés) como alguien con activos invertibles de más de un millón de dólares, excluyendo su residencia principal, artículos coleccionables, bienes de consumo y bienes de consumo duraderos. Esto define a una élite adinerada que posee más de $1 millón en acciones, bonos, bienes raíces u otras inversiones.

El número de HNWI creció casi un 10 por ciento, o 1,6 millones. Los Estados Unidos, Japón, Alemania y China son los cuatro mercados más grandes para los millonarios, que representan el 61 por ciento de los HNWI del mundo. Los EUA encabezan la lista con 5,3 millones de HNWI, un aumento del 10 por ciento con respecto a 2016.

Sin embargo, la región de Asia-Pacífico tiene la mayoría de estos millonarios en general y representó la mayor parte del aumento tanto en el número de HNWI (74,9 por ciento del total) como en el aumento de su riqueza global (68,8 por ciento). La desigualdad económica parece estar aumentando más rápido en esta región que cualquier otro. Japón vio un aumento del 9 por ciento en millonarios HNWI, China un aumento del 11 por ciento y la India un sorprendente aumento del 20 por ciento.

La oligarquía financiera en sí misma reside dentro de lo que el informe llama "individuos de riqueza neta ultra alta", aquellos con $30 millones o más en activos invertibles. Comprenden solo el 1 por ciento de los HNWI, o 174.000 individuos, pero representan una parte desproporcionada de la riqueza total de los millonarios de HNWI, así como el aumento en la riqueza de HNWI. Estos ultra-HNWI poseen alrededor del 35 por ciento de la riqueza total de NHWI. En 2017, sus rangos crecieron en un 11,2 por ciento y su riqueza en un 12 por ciento, llegando a $24,5 billones.

El principal factor que impulsa el rápido enriquecimiento de la aristocracia financiera es el aumento récord de los precios de las acciones. "Los individuos de alto poder adquisitivo en todo el mundo obtuvieron rendimientos de inversión superiores al 20 por ciento por segundo año consecutivo", escribió en el prefacio del informe Anirban Bose, jefe de la unidad de negocios estratégicos globales de servicios financieros de Capgemini. El informe señaló que la capitalización de mercado global creció un 21,8 por ciento en 2017.

El mercado de valores ha servido como el principal mecanismo para que los bancos centrales y los gobiernos de todo el mundo aumenten la riqueza de la oligarquía financiera, que domina la economía mundial y todas las instituciones oficiales de la sociedad y dicta las políticas de los gobiernos. Durante décadas, los bancos centrales, liderados por la Reserva Federal (Fed) de los EUA, trabajando en conjunto con gobiernos de la "izquierda" nominal no menos que la derecha, han diseñado deliberadamente una gran transferencia de riqueza de la clase trabajadora a la elite gobernante mediante la aplicación de políticas diseñadas para impulsar los mercados financieros.

Estas políticas se han intensificado desde el colapso financiero de 2008. La Fed y el gobierno de Estados Unidos, primero bajo Bush y luego con Obama, respondieron al colapso de Wall Street al promulgar medidas para garantizar que los oligarcas recuperaran todas sus pérdidas y pudieran explotar la crisis para enriquecerse aún más. Además de rescatar a los bancos y los fondos de cobertura con billones de dólares en dinero de contribuyentes, otorgaron créditos virtualmente gratuitos a Wall Street mediante tasas de interés cercanas a cero y usaron "flexibilización cuantitativa", un eufemismo para imprimir dinero, para descargar los malos préstamos de los bancos en el balance de la Fed.

Desde el punto más bajo de la recesión posterior al colapso en marzo de 2009 hasta el presente, los precios de las acciones estadounidenses se han cuadruplicado, avivando una bonanza de acciones similar a nivel internacional.

Este auge bursátil y todo el proceso de saqueo social han dependido de la supresión de la oposición de la clase trabajadora y de un ataque salvaje al nivel de vida de los trabajadores por medio de la austeridad y la reducción de los salarios. La estrangulación de la lucha de clases ha sido contratada por los sindicatos, las agencias de policía industrial de la clase dominante.

Uno de los hallazgos más importantes en el informe Capgemini es que la riqueza financiera total de los HNWI del mundo se duplicó con creces entre 2008 y 2017, al pasar de $32,8 billones a $70,2 billones. Este mismo período ha visto, en el mundo habitado por la gran mayoría de los seres humanos, un crecimiento de la pobreza, el hambre, la falta de vivienda, las enfermedades y, en los Estados Unidos, una disminución de la esperanza de vida, un aumento en la mortalidad infantil y materna, y las tasas de suicidio y adicción a las drogas.

Este ataque ha continuado e intensificado bajo Trump, así como también en gobiernos de Europa, América Latina y Asia. La semana pasada, la Reserva Federal elevó las tasas de interés y anunció un endurecimiento de la política monetaria en respuesta al crecimiento de las huelgas y protestas de los trabajadores. La oligarquía está petrificada porque un desempleo más bajo y un mercado laboral apretado alentarán un movimiento militante de salarios que socavaría toda la base del auge del mercado accionario. Se está moviendo para desacelerar la economía y aumentar el desempleo.

Para poner en perspectiva la riqueza de los ultra-HNWI, incluyendo los multimillonarios (billonarios) del mundo encaramados en lo alto, el total de $24,5 billones propiedad de los ultra-HNWI es casi una quinta parte del producto interno bruto mundial de $135 billones.

$24,5 billones es más que el PIB de los Estados Unidos. Es más que el PIB combinado de los siguientes tres países: China, Japón y Alemania.

Solo el aumento global de la riqueza de "individuos de riqueza neta muy alta" en 2017, $ 2,6 billones, es mayor que el PIB de países como Italia, Brasil, Canadá y Rusia.

¿Para qué se podría utilizar este dinero si no se desperdiciara para satisfacer las demandas de los ricos y los súper ricos de mansiones, aviones privados y yates? Para dar un ejemplo, las Naciones Unidas calculan que costaría $30 mil millones al año erradicar el hambre en el mundo. Eso significa que el dinero actualmente controlado por los ultra-HNWI del mundo podría eliminar el hambre mundial durante 817 años.

El World Wealth Report 2018 es solo el más reciente de una ola de estudios que documentan el control cada vez más apretado de una pequeña oligarquía financiera y su periferia ultra-rica sobre los recursos del mundo. La concentración de riqueza en tal escala hace que sea imposible abordar seriamente un problema social único. La asombrosa desviación de recursos hacia la acumulación de riqueza privada por parte de la oligarquía financiera priva a la sociedad de los recursos que necesita para enfrentar los problemas más básicos.

La clase trabajadora no tiene más remedio que enfrentar directamente el problema de la desigualdad económica. La elite financiera refuerza sus intereses sociales a través de la compra mayorista de partidos políticos y políticos, haciendo que la democracia bajo el capitalismo no sea más que un caparazón vacío. Cualquier intento en el marco del sistema de ganancias de llevar a cabo una modesta reasignación de recursos para asegurar que todas las personas tuvieran los rudimentos básicos de nutrición, cuidado de la salud y educación provocaría una respuesta furiosa de la oligarquía, que tiene a su disposición no solo los tribunales, los políticos y los medios de comunicación, pero, aún más decisivamente, la policía y el ejército.

Cuando la reforma social se vuelve imposible, la revolución social se vuelve inevitable. No se puede evitar la conclusión de que es necesario expropiar la riqueza de los oligarcas financieros.

(Publicado originalmente en inglés el 20 de junio de 2018)