Facebook amplía la censura de las organizaciones de noticias con restricciones a los anuncios políticos

por Marcus Day
5 junio 2018

Las nuevas medidas de Facebook que restringen el uso de su plataforma publicitaria han comenzado a afectar a las organizaciones de noticias y medios, según un informe publicado el viernes por The Verge. Estas medidas son el último paso en la campaña de la compañía para censurar su plataforma bajo el falso pretexto de combatir la “interferencia rusa” y las “noticias falsas”.

A partir del 24 de mayo, Facebook comenzó a exigir que cualquier persona que desee comprar un “anuncio político” deba someterse a un oneroso proceso de autorización, presentar imágenes de una identificación emitida por el gobierno y verificar su dirección y número de seguro social, entre otros requisitos.

Además de anuncios relacionados con elecciones, referendos, partidos políticos o candidatos a cargos públicos, la compañía de las redes sociales ha designado 20 “asuntos de importancia nacional” que entran dentro de sus nuevas restricciones. Los problemas —aborto, presupuesto, derechos civiles, delincuencia, economía, educación, energía, medio ambiente, política exterior, reforma del gobierno, armas de fuego, salud, inmigración, infraestructura, ejército, pobreza, seguridad social, impuestos, terrorismo, valores— están definidos de manera vaga para incluir prácticamente todas las noticias o información de importancia.

En una publicación de blog del 24 de mayo titulada “Preguntas difíciles: ¿por qué Facebook no prohíbe los anuncios políticos?”, Katie Harbath, directora de alcance mundial de política y gobierno de Facebook, y Steve Satterfield, director de política pública, escribieron: “En los EUA no hay leyes o agencias federales que enumeren las cuestiones específicas que están sujetas a regulación. Pero para tener una política que nuestros revisores puedan aplicar, necesitan una lista que explique qué está bien y qué no”.

El director ejecutivo Mark Zuckerberg, en una publicación el mismo día, nuevamente intentó justificar las medidas antidemocráticas con la absurda y falsa afirmación de que tenían la intención de evitar que “cualquiera hiciera lo que hicieron los rusos durante las elecciones de 2016”. En realidad, Facebook, en colaboración con el Estado de EUA y las agencias de inteligencia y otras compañías tecnológicas importantes como Google, han utilizado acusaciones inventadas de “intromisión rusa” y “noticias falsas” en las elecciones de 2016 con el fin de iniciar una amplia campaña de censura del internet y las redes sociales.

Uno de los muchos anuncios orwellianos de Facebook que promocionan sus medidas de censura

Las medidas más recientes de Facebook ya han comenzado a tener un impacto negativo en su objetivo principal, es decir, organizaciones y puntos de vista de izquierda y socialistas. Como escribió David Moore, candidato del Partido Socialista por la Igualdad (PSI) para el Senado de los EUA en California, en el World Socialist Web Site el viernes, los requisitos de Facebook han bloqueado los anuncios de su campaña y la del candidato al Congreso del PSI Kevin Mitchell en la semana anterior a las elecciones de mitad de período del 5 de junio.

Las medidas antidemocráticas de Facebook lanzan “un procedimiento largo y arbitrario frente a los numerosos candidatos más pequeños que se ejecutan en todo el país, en beneficio de los titulares y otros candidatos adinerados”, señaló Moore.

Junto con la supresión de la capacidad de los candidatos y los partidos políticos para diseminar información y abogar por sus puntos de vista, las nuevas restricciones de Facebook tienen implicaciones amplias y siniestras para la prensa.

Facebook ya anunció a comienzos de 2018 que estaba “despriorizando” las noticias y el contenido político en los agregadores de noticias de los usuarios. Solo el viernes pasado, la compañía reveló que también eliminaría su sección de noticias Trending (temas de moda), que frecuentemente presentaba vídeos virales o publicaciones que revelaban brutalidad o asesinatos por parte de la policía. Estos anuncios siguieron varios años de movimientos de la compañía para restringir el alcance “orgánico” (es decir, no remunerado) de páginas y contenido en su plataforma, lo que obliga a muchas editoriales y organizaciones más pequeñas a pagar para usar sus herramientas publicitarias. Ahora, esa posibilidad también se está cerrando.

Facebook ha declarado que planea usar una combinación de inteligencia artificial y miles de “revisores de contenido”, es decir, censores humanos, para determinar si un anuncio es o no político, revisando no solo el texto del anuncio, sino también su imagen, a quién apunta y cualquier sitio web externo al que enlace el anuncio.

Según el Verge, que revisó el nuevo archivo de anuncios de Facebook con contenido político, las nuevas restricciones ya han resultado en el bloqueo de docenas de anuncios de organizaciones de medios, incluidos los que —como una noticia sobre un discurso de graduación— aparentemente no tienen contenido político. Otras publicaciones bloqueadas que se muestran en el archivo revelan el carácter más siniestro de las nuevas políticas, como el del canal de televisión History Channel que intentaba publicitar un artículo sobre el transporte encubierto de armas nucleares en los EUA durante la Guerra Fría.

Sin embargo, el archivo parece subestimar la cantidad real de publicaciones políticas no autorizadas censuradas hasta el momento, ya que no incluye la publicación de al menos un anuncio del WSWS bloqueado la semana pasada. El jueves 31 de mayo, el WSWS publicó su columna Perspectiva “Cinco mil muertes en Puerto Rico por el huracán María” en su página de Facebook y compró un anuncio para mostrar esa publicación a los residentes en Puerto Rico. Más tarde ese día, Facebook respondió que había rechazado el anuncio porque la página de Facebook del WSWS “no estaba autorizada para publicar anuncios con contenido político”.

La notificación de Facebook de que estaba bloqueando el anuncio de la Perspectiva del WSWS del 31 de mayo

El carácter de gran alcance de las restricciones de Facebook a la plataforma publicitaria ha provocado críticas limitadas entre las secciones de los medios. News Media Alliance, un grupo comercial que representa a 2.000 organizaciones noticiosas, incluidos el New York Times y el Washington Post, publicó una carta abierta el 18 de mayo que, aunque alaba a Facebook por su supuesto compromiso con la “transparencia”, afirmó que las nuevas medidas amenazan con “socavar la capacidad [del periodismo] para jugar su papel crítico en la sociedad como el cuarto poder”. Al menos una empresa, Vox Media, ha declarado posteriormente que se negará a someterse al proceso de autorización.

Mientras que Bloomberg ha mostrado inquietud en Facebook por las críticas a la industria de los medios, la compañía hasta ahora ha indicado públicamente que continuará su curso actual, con el Director de Gestión de Producto Rob Leathern declarando, “Obligar al cumplimiento de una norma nunca algo perfecto al principio, pero por eso tenemos procesos establecidos para que las personas y los anunciantes nos ayuden a mejorar”.

Mientras tanto, Facebook ha utilizado las comunicaciones de los agregadores de noticias para animar a los usuarios a informar sobre anuncios políticos no identificados, y Leathern continúa: “La comunidad puede encontrar e informar sobre anuncios que no tienen la etiqueta pero deben hacerlo, y los anunciantes pueden apelar a los anuncios que están en el archivo pero no deberían estar allí”.

Si bien puede haber preocupación entre las secciones del establishment de los medios sobre el impacto inmediato de los cambios de Facebook en su capacidad para conducir sus negocios, publicaciones como el New York Times, el Washington Post y otros están a la vanguardia de la campaña para censurar el internet y limitar el libre intercambio de información fuera de los canales autorizados oficialmente. Es el World Socialist Web Site que encabeza la lucha contra la censura en Internet, que, como ocurre con la defensa de todos los derechos democráticos, requiere la movilización de un movimiento masivo y socialista de la clase trabajadora. Instamos a todos nuestros lectores y quienes estén comprometidos con la defensa de la libertad de expresión y la prensa a unirse hoy a esta lucha.

(Publicado originalmente en inglés el 4 de junio de 2018)