El incendio de la Torre Grenfell: Panorama de la BBC revela la criminalidad corporativa

por Paul Bond
25 mayo 2018

Cuando se inició la investigación oficial sobre la Torre Grenfell, el especial de Panorama, Who Is To Blame [Quién tiene la culpa], con el reportero Richard Bilton de la BBC, ofreció una acusación devastadora de las fuerzas corporativas responsables del infierno del 14 de junio de 2017 que se cobró 72 vidas.

La Torre Grenfell estaba cubierta con un revestimiento inflamable y materiales aislantes que nunca habían sido probados juntos. La investigación de Bilton muestra cómo las empresas negaban su responsabilidad de realizar pruebas, poniendo en peligro la seguridad de muchos miles de personas que viven en bloques de viviendas de propiedad social y privada.

Bilton acusa al fabricante Celotex de haber “engañado a los compradores” sobre la seguridad y el historial de pruebas del material de aislamiento. La fórmula del producto Celotex que recibió el certificado de seguridad era diferente y más segura que el producto utilizado en la Torre Grenfell.

Bilton estuvo en la escena poco después del incendio y ha regresado regularmente para hablar con los sobrevivientes, incluidos Mahad Egal, Luca Branislav y Maria Rahman. De los tres sobrevivientes entrevistados, Mahad todavía está en un alojamiento temporal con su familia. Luca, quien rescató a una mujer del incendio, se muestra en escenas angustiosas cuando tiene que regresar a un alojamiento temporal en un hotel después de un incendio al lado de su nuevo apartamento. María, cuyo hermano Hesham murió, está traumatizada, llorando y diciendo que solo quiere justicia para todos los que murieron.

El punto de partida de Bilton, en su búsqueda de los responsables, es la remodelación de 2014 que cubrió la Torre Grenfell con material altamente inflamable. El diseño del arquitecto Andrzej Kuszell había creado las lagunas que permitieron que el fuego se extendiera. Incluso teniendo en cuenta la relajación de las normas de construcción, dice Bilton, era el trabajo de Kuszell hacer sus planes seguros y no lo hizo.

La empresa constructora principal del edificio, Rydon, recibió 8,7 millones de libras esterlinas para renovar la Torre Grenfell entre 2014 y 2016, y ganó el contrato con la oferta más oferta. Para ello, le fue fundamental reducir los costos utilizando materiales más baratos. No lograron llenar los espacios al costado de las ventanas, permitiendo que el fuego se extendiera.

Bilton afirma que fue una sugerencia de Rydon intercambiar materiales no combustibles por sustitutos más baratos e inflamables. El experto en incendios Arnold Tarling, que describió el incendio como “totalmente evitable”, dijo que la compañía había optado por utilizar un “material altamente inflamable que también es altamente tóxico cuando se quema”. Esto fue “completamente perverso”, dijo.

Como el edificio utilizó una nueva combinación de revestimientos y materiales de aislamiento, dice Bilton, Rydon era legalmente el responsable de realizar las pruebas de seguridad, y “no creemos que lo hicieran”.

Bilton tuvo que presentarse a las puertas de las corporaciones que intentaba interrogar, ya que ninguna respondió a sus preguntas por correo electrónico ni respondió llamadas telefónicas solicitando entrevistas. En persona, la mayoría se negó a hacer cualquier comentario. El director ejecutivo de Rydon y el mayor accionista, Robert Bond, que se cree que recibió un salario de £424,000 en 2016, es la excepción. Cuando se le preguntó si no era el trabajo de su compañía hacer que la Torre Grenfell fuera segura, protesta: “Lo hicimos”.

Bond niega que Rydon tenía que realizar pruebas de seguridad, diciendo que el revestimiento fue especificado por el consejo y aprobado por la agencia supervisora Building Control y por el arquitecto.

La complacencia fue impresionante: las pruebas no eran obligatorias, dijo, porque se consideró que los materiales cumplían.

Rydon simplemente buscó cumplir con el “marco regulatorio” existente, lo que explica por qué decidieron no ahorrar dinero para posibles pérdidas o gastos relacionados con el incendio. Sus cuentas de septiembre de 2017 declararon sin rodeos, “No se ha hecho una provisión en las cuentas por ningún asunto que surja de estos eventos trágicos”.

Bilton declara que no había dudas de que los materiales utilizados en la Torre Grenfell deberían haber sido probados, y dijo: “Creemos que es ilegal que no lo fueran”.

Los materiales de revestimiento y aislamiento nunca se habían probado juntos. Los fabricantes de ambos productos sabían que se estaban combinando en la Torre Grenfell, pero no advirtieron sobre los riesgos.

Panorama probó tanto el revestimiento como el aislamiento. Cuando el revestimiento se calienta, su centro de plástico se derrite y se quema, encendiendo inmediatamente el aislamiento altamente inflamable. Bilton lo resume así: “Cuanto más miras lo que había en la Torre Grenfell, más aterrador se vuelve”.

Cuando el programa mostró imágenes de pruebas de fuego realizadas sobre el material de aislamiento utilizado en Grenfell, Bilton tuvo que explicar que esta fue la velocidad real de propagación del incendio: “No las aceleramos nosotros”. Más tarde vemos imágenes de Grenfell tomadas por los bomberos y su shock ante la rápida propagación del fuego.

El profesor Richard Hull, profesor de Química y Ciencias del Fuego de la Universidad de Central Lancashire, señala que el incendio comenzó en el cuarto piso y se extendió a los 24 pisos en solo 15 minutos.

Hull, un experto en el comportamiento y la idoneidad de los retardantes de fuego para plásticos, explicó que había tanto material inflamable en la torre Grenfell que era el equivalente a cuatro grandes petroleros quemándose al mismo tiempo.

La tasa de propagación del fuego se vio agravada por el humo tóxico liberado. Este contenía cianuro de hidrógeno, que es 20 veces más tóxico que el monóxido de carbono.

Todo esto plantea preguntas sobre cuáles pruebas de seguridad ha pasado el producto de Celotex. Bilton dijo que el aislamiento pasó las pruebas de seguridad para su uso en condiciones específicas, pero Celotex “engañó deliberadamente a los compradores” sobre su idoneidad, alegando que era apropiado para restaurar edificios de más de 18 metros cuando no lo era. La compañía también afirmó que era adecuado para usar con una variedad de paneles de revestimiento cuando no lo era.

Se le había advertido a Celotex que su comercialización era engañosa, pero no la cambió.

El aislamiento utilizado en la Torre Grenfell nunca se probó para su uso en bloques de torre. Cuando se emitió el certificado de seguridad, Celotex había estado usando una fórmula diferente, que contenía retardante de fuego extra. Bilton explica: “Creemos que una versión más inflamable luego se vendió para uso público”, y agregó: “Nos han informado que el comportamiento de la compañía podría equivaler a un homicidio involuntario corporativo”.

Bilton intentó obtener respuestas de Robert Black, director ejecutivo de la Organización de Gestión de Arrendatarios de Kensington y Chelsea (KCTMO, por sus siglas en inglés) en el momento del incendio. La KCTMO había supervisado las medidas de reducción de costos e ignorado las advertencias de los residentes y del Grupo de Acción de Grenfell sobre las implicaciones potencialmente “catastróficas”.

Al igual que Robert Bond, Black dijo que la KCTMO solo estaba operando dentro de los marcos existentes. La KCTMO estaba dirigiendo la Torre Grenfell el Distrito Real del municipio de Kensington y Chelsea, dijo, y confió en el consejo de expertos.

Black firmó la solicitud de planificación.

Caminando por la calle con él en un intento de obtener respuestas, Bilton le preguntó a Black si se trataba de una aplicación de planificación barata, diciendo que los supervivientes de Grenfell querían saber la respuesta. Black se negó a responder, afirmando que aparecería en la investigación pública.

Todo lo que Bilton reveló confirma la caracterización de la Torre Grenfell como un acto de asesinato social perpetrado por la élite corporativa y política. El destripamiento de las normas de construcción y seguridad, la reducción de costos y la especulación se produjeron a costa de muchas vidas.

El documental establece que se pueden presentar cargos por homicidio involuntario corporativo para enfrentar dicha criminalidad. Sin embargo, las corporaciones solo terminan con una bofetada en la muñeca, mientras que las personas responsables evaden la justicia.

El programa documenta poderosamente la determinación de la comunidad de la clase trabajadora para establecer la justicia. Al principio, vemos una gran pancarta colocada inmediatamente después del incendio, preguntando: “¿Por qué nosotros, la clase trabajadora, tenemos que sufrir otra vez?”. Como la hermana de Hesham Rahman, María, promete: “No años. No esperaré años”.

El documental, que refleja la ira entre las víctimas y los familiares, y millones de trabajadores y jóvenes, termina con Bilton afirmando que el lunes “la investigación pública finalmente escuchó evidencia por primera vez, pero el Gobierno aún no ha prohibido el revestimiento y el aislamiento inflamables. Ningún cambio. Ningún arresto. No hay paz para las víctimas de Grenfell”.

El programa está disponible en el Reino Unido durante los próximos 11 meses.

(Publicado originalmente en inglés el 24 de mayo de 2018)