Las leyes del capitalismo y la descomposición de la economía global

por Nick Beams
12 mayo 2018

El siguiente discurso fue pronunciado en el Mitin internacional en línea del CICI en mayo de 2018 por Nick Beams, miembro destacado del Partido de la Igualdad Socialista en Australia.

Al conmemorar el bicentenario del nacimiento de Karl Marx, el fundador del socialismo científico, me gustaría presentar mis comentarios sobre el estado de la economía mundial capitalista en el marco del análisis que Marx desarrolló.

Las leyes del capitalismo y la descomposición de la economía global

En su epílogo a la segunda edición de su obra maestra, Das Kapital, Marx citó a un crítico ruso de la primera edición, quien había resumido su método materialista.

"Una cosa", escribió este crítico, "que es importante para Marx es encontrar la ley de los fenómenos que se ocupa en su investigación”.

Marx, escribió el crítico, se había propuesto investigar el orden económico capitalista desde este punto de vista, "de una manera estrictamente científica". El valor de tal método de investigación, concluyó, "radica en la iluminación de las leyes especiales que regulan el origen, la existencia, el desarrollo y la muerte de un determinado organismo social y su reemplazo por otro más elevado”.

Esto significa que al evaluar la etapa actual de desarrollo de la economía capitalista global, debemos proceder, no desde un examen superficial de esta o aquella estadística económica, sino desde un análisis materialista histórico de la situación.

Para ilustrar lo que quiero decir, permítanme señalar, en contraste, el método por el cual los economistas y expertos burgueses, y sus innumerables “think tanks” ( i.e. centros de investigación) e instituciones académicas, realizan esta tarea.

Hace diez años, el sistema financiero mundial y, a continuación, la economía mundial, se sumergieron en la crisis más profunda que había experimentado desde la Gran Depresión de la década de 1930. No solo fue un evento completamente imprevisto, sino que fue precedido por la celebración de lo que se conoce como la "gran moderación" —un período de continuo crecimiento económico, el mejor desde el auge de la posguerra, baja inflación, bajas tasas de interés y la difusión de los beneficios del capitalismo de libre mercado a los llamados mercados emergentes.

En otras palabras, a través de una aceptación acrítica de los hechos en un momento dado, habían llegado a la conclusión de que todo era realmente lo mejor, en el mejor de los mundos posibles.

Pero luego todo el orden colapsó, muchísimo en la forma que Marx describió: es decir, en la forma en que la ley de la gravedad se afirma cuando una casa se cae frente a nosotros. Usando el mismo método ciego que los llevó a ser completamente tomados por sorpresa, estos concluyeron que, para salvar el sistema, tenían que poner billones de dólares a disposición de los mismos bancos e instituciones financieras cuyas actividades habían provocado la crisis.

Una década después, ¿cuál es la situación? En su último Panorama Económico Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó que la economía mundial experimentaría los mejores dos años de crecimiento desde la crisis financiera.

Pero al hacer esta evaluación, se vio obligado a tomar nota de lo que llamó un sonido "discordante", en la erupción de los conflictos comerciales de guerra más significativos desde los años 1930, que precedieron y contribuyeron al estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Como señaló el director gerente del FMI, la economía mundial estaba bajo la amenaza de ser "desgarrada" por estos conflictos. El economista jefe del fondo señaló la "situación paradójica" de que las principales economías estaban "coqueteando" con la guerra comercial en un momento de expansión económica, amenazando el propio comercio y la inversión de la que dependía esa expansión.

Al mismo tiempo, el FMI señaló el crecimiento de la deuda. Ahora es 40 por ciento más alta que en 2007-2008, situándose en $164 billones, una clara indicación de que las tendencias que produjeron la crisis financiera no solo no han sido superadas, sino que se están desarrollando una vez más, y más fuertes que nunca.

Esta semana, más de 1.000 economistas, incluidos 14 premios Nobel, escribieron una carta abierta a Trump advirtiendo que sus medidas de guerra comercial amenazaban con repetir el "error" de la década de 1930, cuando la Ley Arancelaria Smoot-Hawley jugó un papel central en hundir el mundo en la Gran Depresión.

Pero para los economistas burgueses, la perspectiva de una guerra comercial que desgarre la economía mundial es una especie de factor "externo", no relacionado con el funcionamiento básico del capitalismo, un "error" que puede corregirse si prevalecen la razón y la racionalidad.

La falla fundamental en tal análisis es que la economía capitalista no funciona de acuerdo con estos preceptos. Es impulsada, como demostró Marx, por la lucha emprendida por las empresas privadas, en primer lugar, para extraer plusvalía del trabajo de los productores del mundo, la clase obrera internacional, y luego apropiarse de ella de forma implacable e interminable. Es la lucha del perro-come-perro para los mercados, las ganancias y el beneficio financiero.

Para comprender la situación económica actual y, una vez hecha, avanzar una perspectiva para la clase trabajadora, volvamos al fundamento central del análisis materialista de Marx.

Explicó que la contradicción esencial del modo de producción capitalista era entre el crecimiento de las fuerzas productivas promovidas por él y las relaciones sociales basadas en la propiedad privada de los medios de producción y el trabajo asalariado. Fue esta contradicción la que reveló que el capitalismo no era un sistema históricamente eterno, sino uno destinado a ser derrocado por el sepulturero que había creado, en la forma de la clase trabajadora.

Considere el desarrollo histórico de la economía capitalista desde este punto de vista. La expansión de las relaciones sociales capitalistas en el siglo XIX y la formación del sistema moderno de estados-nación dieron un gran impulso al desarrollo de las fuerzas productivas. Pero ese mismo crecimiento entró en conflicto con el sistema de estado-nación dentro del cual se había desarrollado hasta ese momento, una contradicción que estalló en agosto de 1914 con la erupción de la Primera Guerra Mundial.

Pero las mismas contradicciones que dieron lugar a la guerra también produjeron las condiciones para la revolución socialista mundial, que encontró su expresión inicial en la Revolución Rusa de octubre de 1917.

Debido a las traiciones de los líderes de la clase obrera, primero los partidos socialdemócratas y laboristas, y luego la burocracia estalinista contrarrevolucionaria, que se desarrolló en el primer estado obrero, la burguesía pudo permanecer en el poder. Pero las contradicciones económicas producidas por la guerra no disminuyeron. Por el contrario, se intensificaron, lo que llevó a la Gran Depresión de la década de 1930 y la Segunda Guerra Mundial.

Después de la guerra, el apoyo brindado por las direcciones de la clase obrera al orden capitalista significó que la burguesía pudo mantener el poder y luego inició medidas económicas que resultaron en el boom capitalista de la posguerra.

Pero, contrariamente a la sabiduría convencional de la época, de que el capitalismo podía "administrarse" y el sistema de ganancias conciliarse con la democracia y el aumento del nivel de vida, el orden económico de la posguerra duró apenas tres décadas.

El mundo se vio afectado por una serie de crisis económicas en el período 1968-75, que nuevamente produjo un levantamiento revolucionario de la clase trabajadora, comenzando con la huelga general de mayo-junio de 1968 en Francia, la más grande y extendida de la historia.

La traición de ese levantamiento permitió a la burguesía llevar a cabo una reestructuración importante de la economía global, basada en un impulso continuo contra los niveles de vida de la clase trabajadora y la globalización de la producción, en particular después de la liquidación de la Unión Soviética y la restauración del capitalismo en China, como capital que busca explotar fuentes de mano de obra más baratas.

Pero las contradicciones del capitalismo, entre la economía global y el sistema de estado-nación; entre la producción socializada y la apropiación privada de ganancias; entre la acumulación de riquezas fabulosas en manos de una oligarquía capitalista a expensas de la masa de la población trabajadora, se han intensificado, asumiendo la forma de crisis financieras, el fantasma de la depresión económica, el estallido de la guerra comercial y el peligro inminente de una tercera guerra mundial.

Al mismo tiempo, estas contradicciones están produciendo las condiciones objetivas para la revolución socialista mundial, que ahora se manifiesta, sobre todo, en un nuevo resurgimiento de la clase obrera internacional, ampliamente expandida por la globalización económica, tras décadas de represión de la lucha de clases.

En este Primero de Mayo, por lo tanto, la pregunta clave para la clase obrera internacional es, antes que nada, comprender conscientemente esta realidad objetiva, la lógica económica de los eventos, y luego actuar sobre esa comprensión construyendo el necesario liderazgo revolucionario, el Comité Internacional de la Cuarta Internacional, para liderar la próxima lucha por el poder y establecer el socialismo internacional.

(Publicado originalmente en inglés el 10 de mayo de 2018)