Israel denuncia el acuerdo nuclear con Irán tras nuevos ataques con misiles en Siria

por Bill Van Auken
2 mayo 2018

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, pronunció un belicoso discurso el lunes denunciando repetidamente al gobierno de Irán por supuestamente mentir antes, durante y después de la negociación del acuerdo nuclear de 2015, conocido como el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA).

El discurso de Netanyahu se produjo después de los ataques con misiles del domingo por la noche contra dos bases militares dentro de Siria, que supuestamente mataron a unos 18 asesores militares iraníes, así como a otras personas.

Juntos, los desarrollos apuntan hacia un deslizamiento cada vez más peligroso hacia una guerra más amplia en Medio Oriente, con el régimen israelí trabajando en colaboración con secciones de la administración Trump en un intento de provocar una confrontación militar directa entre Washington y Teherán.

Netanyahu pronunció su discurso primero en inglés, y solo en segundo lugar en hebreo, lo que indica que su público objetivo no era la población de Israel, sino Washington. La dirección teatral televisada fue entregada frente a una gran presentación de PowerPoint con la frase “Irán mintió”.

No hay duda de que el discurso había sido coordinado por adelantado con la administración Trump. Netanyahu se había reunido con el nuevo secretario de Estado de Trump, Mike Pompeo, en la sede militar israelí en Tel Aviv el domingo y sostuvo una conversación telefónica con Trump antes de aparecer frente a las cámaras el lunes. Ambas discusiones se centraron en Irán.

Pompeo viajó a Israel desde una reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN en Bruselas y una parada en Arabia Saudita. En los tres lugares, centró sus comentarios en denuncias y amenazas contra Irán.

“Estoy seguro de que [Trump] hará lo correcto para Estados Unidos, para Israel y para la paz del mundo”, dijo Netanyahu en su discurso del lunes.

El tono y la atmósfera de la aparición de Netanyahu no evocaban ninguna otra cosa cosa tanto como su ridícula aparición ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2012 frente a una caricatura de una bomba con su mecha encendida para ilustrar falsas afirmaciones del desarrollo supuestamente inminente de ojivas nucleares de Irán.

Además del PowerPoint, el escenario se llenó con una estantería que contenía varios archivos y una papelera que, según el primer ministro, estaba llena de discos compactos, y todos insistían en que estaban “incriminando” documentos ostensiblemente robados por espías israelíes. Constituyeron, afirmó, una prueba “nueva y concluyente” del engaño de Irán con respecto a su programa nuclear. En realidad, Netanyahu no proporcionó un solo hecho nuevo.

“El niño que no puede dejar de gritar ‘lobo’ vuelve a hacerlo”, comentó en un tuit el discurso del ministro iraní de Relaciones Exteriores, Javad Zarif, sobre el discurso de Netanyahu.

Hablando en una conferencia de prensa en el Rose Garden de la Casa Blanca poco después del discurso de Netanyahu, Trump dijo que confirmó que había tenido “un 100 por ciento de razón” sobre el acuerdo nuclear de Irán.

“Veremos qué pasa, no te estoy diciendo lo que estoy haciendo”, agregó, afirmando que “tomaremos una decisión” el 12 de mayo o antes, el plazo para que la Casa Blanca renueve la exención a las sanciones unilaterales de Estados Unidos contra Irán que fueron levantadas como parte del acuerdo nuclear.

Trump repitió su afirmación de que bajo el acuerdo Estados Unidos le había dado a Irán “$150 mil millones y $1,8 mil millones en efectivo ... y no conseguimos nada”. Los $150 mil millones son un invento de la derecha política estadounidense como la cifra de activos iraníes en ultramar que fueron descongelados bajo el acuerdo nuclear. La cifra real se estima en entre $25 mil millones y $50 mil millones. Los $1,8 mil millones son un poco más que la cantidad que se le exigió a Estados Unidos que regresara a Irán por un acuerdo de armas que nunca se cumplió.

La obsesión del presidente estadounidense por el dinero enviado a Irán refleja las preocupaciones más amplias dentro de la oligarquía gobernante estadounidense de que la apertura anticipada del mercado iraní beneficiará a los intereses capitalistas en Europa, China y Rusia, en lugar de a los bancos y corporaciones estadounidenses.

La avalancha de contactos entre Washington y Tel Aviv desde el fin de semana parece indicar el fracaso de las recientes visitas consecutivas a la capital estadounidense por parte del presidente francés Emmanuel Macron y la canciller alemana Angela Merkel para convencer a Trump de renovar la exención de sanciones de Estados Unidos y anticipar el colapso del acuerdo nuclear iraní, un resultado que casi seguramente acelerará el impulso hacia una gran guerra en la región.

La oficina de la primera ministra británica Theresa May emitió un comunicado indicando que ella y sus homólogos francés y alemán habían reafirmado su apoyo al acuerdo en llamadas telefónicas separadas el domingo. Mientras tanto, Moscú emitió un comunicado que registra una conversación similar entre Macron y el presidente ruso, Vladimir Putin.

Las potencias europeas ven con creciente inquietud la aparente determinación de la administración Trump de cargarse el JCPOA y emprender un camino de confrontación militar con Irán. No se trata simplemente de la posibilidad de perder un negocio potencialmente lucrativo y de acuerdos de inversión, algunos de los cuales se han consumado desde que se firmó el acuerdo en 2015, sino también la posibilidad de que Europa sufra la peor parte de la guerra, tanto en términos de desestabilización regional como de un nuevo éxodo de refugiados.

Los acontecimientos en Siria, mientras tanto, están aumentando día a día la probabilidad de una guerra nueva y aún más catastrófica en el Medio Oriente.

Según se informa, al menos dos docenas de personas murieron el domingo por la noche como resultado de ataques con misiles israelíes en dos bases militares sirias cerca de las ciudades de Hama y Aleppo. Según se informa, los muertos incluyeron a entre 11 y 18 asesores militares iraníes. Irán envió personal militar a Siria para apoyar al gobierno del presidente Bashar al-Asad contra las milicias islamistas armadas y financiadas por la CIA y los aliados europeos y regionales de Washington en una guerra por el cambio de régimen.

El carácter masivo de los ataques, que aparentemente se concentraron en las reservas de misiles tierra-tierra y otros armamentos con bombas para destruir búnkeres, se reflejó en las explosiones registradas como un terremoto de magnitud 2,6 cerca de Hama.

Israel, como es su procedimiento operativo normal, se negó a comentar sobre los ataques, mientras que Siria inicialmente atribuyó los ataques a los EUA y Francia, que, junto con el Reino Unido, atacaron el país con misiles crucero el 14 de abril, con el pretexto de un ataque de armas químicas que desde entonces ha quedado expuesto como una fabricación. Si bien los funcionarios iraníes inicialmente reconocieron que parte del personal del país había sido asesinado en los ataques, Teherán negó más tarde que este era el caso.

La cautela de parte de Damasco y Teherán refleja la preocupación de que los acontecimientos que se desarrollan rápidamente estén empujando a la región hacia una guerra nueva e importante. Irán ya había emitido declaraciones jurando tomar represalias por un ataque israelí a principios del mes pasado contra una base aérea siria que mató a personal iraní.

Tel Aviv, sin embargo, no está observando tales restricciones. Los misiles israelíes se activaron horas después de que el ministro de Defensa, Avigdor Liberman, pronunciara un discurso en la conferencia anual del Jerusalem Post en Nueva York, en la que dijo que Tel Aviv “mantendría la libertad de operación en toda Siria” y se opondría a cualquier presencia militar iraní allí cueste lo que cueste.

El Knesset israelí, mientras tanto, aprobaba una ley el lunes que permite al primer ministro declarar la guerra en “situaciones extremas” con la sola aprobación del ministro de Defensa.

Por su parte, Estados Unidos está intensificando su propia intervención en Siria, con ataques aéreos el domingo por aviones de guerra estadounidenses contra fuerzas del gobierno sirio, según se informa, que intentan extender su control desde la capital provincial de la provincia Deir Ezzor a pueblos vecinos cercanos a los principales campos de gas y petróleo.

A pesar de la promesa de Trump de traer de vuelta “a casa” a las tropas estadounidenses, el Pentágono ha enviado refuerzos a los más de 2.000 efectivos estadounidenses de operaciones especiales desplegadas en el país. Junto con una fuerza de ataque que consiste principalmente en la milicia YPG kurda siria, estas tropas se han utilizado para forjar un protectorado estadounidense que comprende aproximadamente un tercio del territorio de Siria, incluidas las principales reservas de energía del país.

Los ataques estadounidenses contra las fuerzas del gobierno sirio, que cuentan con el respaldo de Rusia, junto con las amenazas de Israel de tomar represalias contra cualquier uso de los sistemas de defensa aérea S-300 rusos, que Moscú prometió proporcionar a Damasco, representan la amenaza de que el conflicto sirio se convierta en una guerra catastrófica que involucra a las principales potencias nucleares del mundo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 1 de mayo de 2018)