Trabajadores de Amazon de Phoenix llaman a maestros a “¡Seguid luchando!”

por David Moore y Adam McLean
1 mayo 2018

La huelga de miles de maestros en Arizona continúa hoy en su tercer día. Los maestros se enfrentan a la presión de los políticos, los medios de comunicación y la Asociación de Educación de Arizona (AEA) para poner fin a la huelga antes de que se resuelvan los problemas subyacentes.

Existe un amplio apoyo para los docentes en todo el Estado, que debe organizarse y movilizarse para luchar por la defensa de la educación pública. Una encuesta reciente de AP mostró que el 80 por ciento de los estadounidenses que oyeron acerca de las luchas de los maestros en todo el país los apoyaban.

Alyssa y una amiga

Alyssa, una trabajadora en Phoenix, tenía este mensaje para los maestros: “¡Por favor no renuncies! No renuncies a nosotros, necesitamos mejores escuelas. Ni siquiera debería haber llegado al punto de una huelga, pero si tenía que llegar a esto, es bueno que lo hagáis ahora. Esto concierne a todo el país, todos tenemos que intensificar nuestra táctica. Nuestros hijos dirigirán el país algún día, también podríamos educarlos”.

El gobernador republicano Doug Ducey anunció un acuerdo el viernes que espera que termine la huelga. Promete un aumento del 20 por ciento para el año 2020 y un gasto educativo insuficiente de $370 millones para el año 2023. Actualmente, el financiamiento para la educación del Estado es de aproximadamente $800 millones por año por debajo de sus niveles de 2008. Su propuesta es esencialmente igual a lo que los maestros rechazaron cuando comenzaron la huelga. Depende que el 85 por ciento de sus fondos en la economía de Arizona aumente durante los próximos tres años.

Por su parte, la AEA dijo que el lunes era la última oportunidad para que los legisladores arreglaran la situación. Sin embargo, el sindicato está dejando claro que está trabajando para cerrar la huelga independientemente, diciendo que terminará con la huelga y dirigirá a los maestros hacia una campaña para una iniciativa electoral para recaudar fondos escolares a través de un impuesto estatal sobre la renta más alto.

La AEA ha invitado a la presidenta de la Federación Estadounidense de Maestros, Randi Weingarten (que tiene un salario anual de $500.000) a hablar en la manifestación del lunes. Weingarten es una defensora desde hace mucho tiempo de la “reforma escolar” y opositora de la militancia de los docentes. Weingarten había sido llamada para terminar con las protestas por baja médica de los maestros de Detroit en 2016, la huelga de 33.000 maestros de West Virginia en marzo y la huelga de 12 días de estudiantes graduados en la Universidad de Illinois.

En un artículo de opinión para el Washington Post el mes pasado, Weingarten advirtió que sin los sindicatos el “activismo y la acción política” entre los maestros de West Virginia “se multiplicará y aumentará en todo el país”. Es decir, el objetivo de la AFT es evitar huelgas.

Los maestros en Colorado, donde más de 10.000 se congregaron el viernes, enfrentan presiones similares. La Asociación de Educación de Colorado también está tratando de desviar a los maestros a una iniciativa de votación para obtener fondos que dejan a las escuelas bajo el control de legisladores opositores de la educación pública.

En oposición a todas estas fuerzas, los trabajadores de todo Phoenix dejaron oír un estribillo común: “Sigue luchando”.

Los reporteros del World Socialist Web Site hablaron con los trabajadores de Amazon que salían del turno de la tarde.

Anitza

Anitza, una trabajadora de Amazon, instó a los maestros a que: “¡No se detengan!”. Agregó: “Todos estos comentarios negativos que estáis recibiendo, no importan. Sin educación, no tenemos nada. Los docentes no solo luchan por su salario, sino que luchan por lo que nos brindan. Recuerdo que cuando era pequeña, muchos maestros nos compraban provisiones con su propio dinero.

“Ya no mucha gente quiere ser docente porque se les paga muy poco, especialmente en nuestra generación. Ninguno de nosotros está pensando en hacerse maestro, no se los aprecia. Sabemos por lo que pasan, sabemos lo difícil que puede ser, hemos vivido esa situación. ¡Pasamos mucho tiempo con los maestros, pero no sabríamos leer sin ellos!

“En este momento están financiando prisiones, cuando deberían estar financiando a estudiantes, a la educación y a los maestros”.

Un trabajador de Amazon expresó sus esperanzas en la huelga: “Si ganan un aumento con la huelga, creo que me gustaría hacerme docente. Tengo dos hermanos menores todavía en la escuela, y sería un buen ejemplo si hiciera algo así”.

Otro empleado que prefirió permanecer en el anonimato criticó la afirmación de que no había dinero para la educación: “¡Eso es mentira! Cómo puede no haber dinero para la educación cuando hay tanto para otras cosas”. Señaló al almacén y dijo: “Bezos [el director ejecutivo de Amazon] llegó a ser el hombre más rico de los EUA porque no nos está pagando lo suficiente. Aquí puedes encontrar tanta gente que puede hablar en contra sobre eso”.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 30 de abril de 2018)