El ataque liderado por los EUA contra Siria enardece las tensiones sobre Corea

por Alex Lantier
23 abril 2018

La decisión de Washington, Londres y París de lanzar un ataque con misiles contra Siria el 9 de abril, arriesgándose a un enfrentamiento militar directo con las fuerzas rusas en el país, está repercutiendo internacionalmente. Mientras la administración Trump se prepara para las conversaciones con el presidente de Corea del Norte, Kim Jong Un, sobre el programa nuclear de su país, está inflamando las tensiones militares en el este de Asia.

En agosto pasado, en el aniversario de los bombardeos atómicos estadounidenses de Hiroshima y Nagasaki, Trump amenazó a Corea del Norte con “fuego y furia como nunca se había visto en el mundo” si no abandonaba su programa nuclear. En ese momento, el Ministerio de Asuntos Exteriores de China dejó saber que tales acciones podrían provocar la intervención china en una guerra de los Estados Unidos contra Corea del Norte. Su portavoz, Geng Shuang, se negó a confirmar o negar si China intervendría militarmente en Corea del Norte después de un ataque estadounidense, y declaró que “es una pregunta hipotética que es difícil de responder”.

Es decir, Beijing dejó abierta la posibilidad de que, como en 1950 durante la Guerra de Corea, podría atacar a las tropas estadounidenses en Corea para evitar que marchen a través de Corea del Norte para atacar a China o a Rusia.

Ahora, los grupos de expertos estadounidenses aclamaron imprudentemente la huelga del 9 de abril como prueba de que Washington puede dejar de lado esas advertencias de sus rivales con armas nucleares y amenazar con bombardear a Corea del Norte si no logra un acuerdo aceptable con Trump. Dakota Wood, de la Fundación Heritage, le dijo a la CNBC: “Si Estados Unidos ahora dice que no tolerará las capacidades militares ofensivas de Corea del Norte, el gobierno de Kim tendrá que tomarse en serio esa declaración y considerar posibles consecuencias militares”.

Bombardear a Siria “le da a los EUA más influencia en las discusiones nucleares con Corea del Norte”, dijo Andrea Taylor, del Consejo Atlántico, de tendencia más democrática. Ella afirmó que aumenta la “credibilidad de los EUA a los ojos de países de todo el mundo, ya sea en Moscú, Teherán o Pyongyang”.

En medio de la creciente preocupación en Tokio por el peligro de ser dejado de lado en las conversaciones entre Trump y Kim, sectores del establishment político japonés también aclamaron los ataques a Siria como una oportunidad para intimidar a Corea del Norte. El Asahi Shimbun escribió: “Los funcionarios del gobierno esperan que el último bombardeo de Siria se pueda usar para demostrar a Pyongyang que Washington no dudaría en usar la fuerza si fuera necesario. Un alto funcionario del Ministerio de Defensa dijo que los ataques aéreos “enviarán un fuerte mensaje a Corea del Norte” de que los Estados Unidos emprenderían acciones militares”.

El Japan Times escribió que el ataque del 9 de abril “servirá como un duro recordatorio a Corea del Norte de la intervención liderada por Estados Unidos en 2011 en Libia que terminó con la ejecución espantosa de su líder”. La guerra de la OTAN en Libia —que precedió directamente a su guerra con sustitutos en Siria— terminó, según el periódico, con Gadafi siendo “sodomizado con una bayoneta antes de ser muerto a tiros inmediatamente después de su captura en 2011”.

El Japan Times también remarcó que el régimen de Corea del Norte sigue los acontecimientos del Medio Oriente con mucho cuidado para formular sus propias políticas, y en particular para explicar la necesidad desde su punto de vista de obtener armas nucleares. En 2013, después del asesinato de Gadafi por la OTAN, el régimen norcoreano justificó su argumento de que un arsenal nuclear es crítico para su seguridad nacional con una alusión a Libia, citando “las trágicas consecuencias en aquellos países que abandonaron a medio hacer sus programas nucleares”.

En Washington y Tokio, secciones de la élite gobernante son hostiles al plan de Trump de reunirse con Kim. Sus pedidos para que Trump explote una cumbre para atacar a Corea del Norte y someterla con amenazas militares solo aumentan las tensiones, lo que, al igual que los ataques de las potencias de la OTAN en Siria, podría explotar en un conflicto entre las principales potencias nucleares. En particular, el régimen chino ha dejado en claro que ve las amenazas contra Corea del Norte como un desafío contra su seguridad nacional básica, por lo que China ha ido a la guerra en el pasado y podría volver a hacerlo.

El periódico militarista estatal Global Times de China respondió al ataque del 9 de abril con un editorial titulado: “Después de los ataques a Siria, ¿Corea del Norte será la próxima?” Al advertir el envío del portaaviones estadounidense USS Carl Vinson a la región Asia Pacífico, advirtió que un ataque estadounidense contra Corea del Norte, como el reciente ataque a Siria, podría escalar rápidamente hacia la guerra.

Escribió: “En vista de los varios miles de piezas de artillería de Pyongyang y una gran cantidad de misiles de corto alcance dirigidos a Seúl, un ataque simbólico contra Corea del Norte por parte de los Estados Unidos traería un desastre a la población de Seúl ... Una vez que Washington recurra a medios militares hacia Pyongyang, es poco probable que se limite a las instalaciones nucleares y la infraestructura militar relacionada. Un “ataque de decapitación” conjunto entre Estados Unidos y Corea del Sur es muy posible. Por lo tanto, es probable que un ataque militar contra el Norte evolucione hacia una guerra sangrienta a gran escala en la Península”.

Si bien el Global Times no lo dijo claramente, un acto de agresión de los EUA en esta línea, según dejó en claro la declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores chino el año pasado, podría convertirse rápidamente en una guerra regional y global. El Global Times advirtió al régimen norcoreano que no emprenda ninguna acción, como una nueva prueba nuclear, que pueda provocar una respuesta militar estadounidense.

Al igual que en Siria, las élites gobernantes de las principales potencias capitalistas involucradas no ven otra salida que aumentar las amenazas de grandes conflictos militares. Si su cumbre con Kim sigue adelante, Trump utilizará sin dudas todos los medios a su alcance, incluidas las contundentes amenazas militares, para dejar claro que Pyongyang tiene solo dos opciones: llegar a un acuerdo basado en rendirse a los términos de su arsenal nuclear e ingresar a la órbita política del imperialismo estadounidense, o una embestida militar de los EUA que plantea el peligro de la aniquilación nuclear.

Si Corea del Norte intenta llegar a un acuerdo, es cada vez más claro que esto sería simplemente un preludio de intensas intrigas estadounidenses contra los vecinos de Corea del Norte, Rusia y China, que son los objetivos no declarados de las amenazas estadounidenses contra Siria y Corea del Norte. Al bombardear a Siria a pesar de la presencia de tropas rusas allí y amenazando a Corea del Norte a pesar de las advertencias de China, Washington dejó en claro que no se dejará disuadir por el peligro de una guerra total con Estados que tienen armas nucleares.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 21 de abril de 2018)