Planta de minivanes Fiat-Chrysler afectada

Los trabajadores de autopartes de Windsor desafían a Unifor y se declaran en huelga

por Carl Bronski y Shannon Jones
12 marzo 2018

Por un rotundo 62 por ciento, trescientos trabajadores de autopartes en la instalación de ZF-TRW de Windsor, Ontario, rechazaron el jueves por la noche una oferta de “patrón” de contrato recomendada por Unifor. Las líneas de piquete se establecieron a primera hora de la mañana del viernes. El impacto se sintió en cuestión de horas en la gigantesca planta de ensamblaje Fiat-Chrysler Windsor que produce la furgoneta Pacifica y la Dodge Grand Caravan.

Después de una producción muy limitada el viernes, Fiat-Chrysler anunció que se cerraría toda la producción los sábados, dejando inactivos a más de 6.000 trabajadores automotrices en la instalación hasta nuevo aviso.

El voto es una indicación más de un clima de rebelión en la clase trabajadora que encontró su expresión en las últimas semanas en la huelga estatal de más de 30.000 maestros y empleados públicos de West Virginia y el movimiento hacia la huelga de maestros en Oklahoma y otros Estados de EUA. Después de décadas de concesiones, los trabajadores están decididos a resistir un mayor empeoramiento de las condiciones de vida.

Línea de piquete en ZF TRW en Windsor

El jueves, Unifor realizó las votaciones de ratificación del contrato para los trabajadores de otros tres proveedores de partes que también abastecen a Ensamblaje de Windsor. Los trabajadores de Avancez y Dakkota votaron en un 78 por ciento para aceptar el nuevo contrato. Los trabajadores de HBPO ratificaron el acuerdo por un estrecho 56 por ciento. El fin de semana pasado, Dakkota y HBPO pararon brevemente cuando sus contratos expiraron antes de que Unifor y las respectivas administraciones de la compañía acordaran un acuerdo provisional que pusiera fin a los paros antes de que la producción de Fiat-Chrysler se viera afectada.

ZF-TRW fabrica sistemas de transmisión, componentes delanteros y traseros, sistemas de chasis, componentes electrónicos, sensores y tecnología de seguridad. Los trabajadores ensamblan amortiguadores, puntales, muelles y suspensiones para usar en el Ensamblaje de Windsor. Con la suspensión de la producción en Fiat-Chrysler, se espera que cientos de otros trabajadores de autopartes vean sus propios turnos reducidos a medida que retroceda el sistema de envío de suministros justo a tiempo.

El acuerdo de “patrón” acordado por Unifor exigía un escaso aumento de $2 por hora repartido en un período de tres años, un aumento casi insignificante de medio punto en los pagos de la empresa al plan de pensiones de aportación definida y ninguna mejora en el programa de beneficios ya inferior. Cuando se incluye la inflación proyectada, el acuerdo equivale a un recorte de salario real durante la vigencia del acuerdo. La mayoría de los trabajadores en la planta actualmente ganan casi $19.40 (CDN) por hora. A los empleados recién contratados y temporales les pagan todavía menos. Las expectativas entre muchos trabajadores eran altas después de que la provincia subiera el salario mínimo de Ontario de $2.40 a $14 por hora en enero con otro aumento de $1 programado para el próximo año.

El presidente local de Unifor, James Stewart, denunció públicamente las expectativas “irrazonables” de los trabajadores el mes pasado, incluso cuando comenzaron las negociaciones, una puñalada descarada por la espalda y una señal a la patronal de que el sindicato sabotearía cualquier lucha. El jueves por la noche, Stewart, visiblemente abatido, admitió que las finanzas en el acuerdo propuesto se encuentran detrás del rechazo de los trabajadores al acuerdo. El viernes, Stewart continuó con sus esfuerzos para bajar las expectativas. Cuando los periodistas preguntaron si un acuerdo revisado en ZF tendría un impacto en los acuerdos previamente ratificados en las otras compañías de repuestos, Stewart respondió que “la cultura siempre ha sido el patrón”.

Lo que no se dijo fue que se entendía que los acuerdos históricamente diseñados tenían por objeto garantizar que las ganancias significativas de los trabajadores de un empleador se extendieran a los trabajadores de otras empresas de la industria. Pero ahora, y durante una generación y más, los funcionarios de los sindicatos automotores han mantenido ese principio en su cabeza, defendiendo la negociación de patrones como un medio para asegurar que un contrato miserable en una compañía se imponga a todos los demás. Cuando los trabajadores en una instalación amenazan con interrumpir estos acuerdos favorables a la compañía, Unifor ha tratado de poner fin a las huelgas añadiendo o incrementando ligeramente un bono de firma o haciendo cambios estéticos a los arreglos de trabajo, mientras deja intactas las características esenciales del trato rechazado.

Stewart dejó escapar esto el jueves cuando intentaba explicar voto no del ZF-TRW. “Algunas personas querían más en términos de finanzas. Tenemos que seguir un patrón y mirar todo lo que se dijo hoy y revisar nuestras notas, ver si hay problemas laborales que podamos resolver, pero finalmente no fue suficiente”, dijo.

Un equipo de reporteros del B olet í n I nformativo de l os T rabajador es A utomotor es del World Socialist Web Site visitó el piquete de ZF-TRW en Windsor el viernes. Los reporteros del WSWS explicaron que los trabajadores estaban adoptando una postura valiente al rechazar el contrato propuesto por Unifor e iniciar una huelga y se encontraban en una posición poderosa para reunir el apoyo de otros sectores de los trabajadores. Advirtieron que Unifor trataría de poner fin a la huelga lo más rápido posible como lo hizo el fin de semana pasado cuando los trabajadores de los sistemas integrados de Dakkota y HBPO abandonaron el trabajo.

Varios trabajadores asintieron con la cabeza cuando los reporteros afirmaron que tenía que haber oposición a la continua disminución de los niveles de vida, incluida la propagación del trabajo temporal y parcial y los salarios en dos niveles. El WSWS señaló que los trabajadores en 2015 se habían rebelado contra el intento de United Autoworkers de imponer un acuerdo totalmente claudicante. Desde entonces, se demostró que la patronal de Fiat-Chrysler había pagado a los altos funcionarios de UAW más de $1 millón para obtener acuerdos amistosos con la empresa.

Los trabajadores de ZF-TRW dijeron al WSWS que habían sido instruidos por Unifor para no discutir ningún tema relacionado con su huelga con los reporteros. El WSWS advirtió que la orden de mordaza era un intento de Unifor de aislar su huelga y evitar que llegaran a otros trabajadores. Sin embargo, varios huelguistas tomaron el B olet í n Informativo de los T rabajadores A utomotores con noticias sobre la lucha de los docentes de West Virginia y las huelgas abortadas en Dakkota y HBPO la semana pasada.

El rechazo del acuerdo claudicante que Unifor intentó imponer a los trabajadores de autopartes de ZF-TRW es un reflejo de la furia latente en la clase trabajadora durante décadas de concesiones y ataques a los niveles de vida. Para que esta lucha sea exitosa debe servir como el punto de partida para una movilización más amplia de los trabajadores del automóvil. Esto requiere una ruptura con Unifor, que está haciendo todo lo posible para suprimir y aislar la lucha, y la elección de un comité de huelga independiente.

Los trabajadores deberían exigir que se anulen los acuerdos firmados en las plantas de partes del área de Windsor e iniciar una lucha unida por ganancias sustanciales en salarios, la restauración de los aumentos del costo de la vida, la financiación total de las pensiones, la abolición del sistema salarial de dos niveles y el fin del uso de trabajadores temporales y de medio tiempo mal pagados.

Regístrese para recibir el Boletín Informativo de los Trabajadores Automotores.

https://tools.wsws.org/wsws/forms/autoworker-newsletter.html

(Artículo publicado originalmente el 10 de marzo de 2018)