Aumenta el apoyo a los maestros de West Virginia, según los sindicatos y los demócratas se esfuerzan por terminar la huelga

por Jerry White
5 marzo 2018

La poderosa huelga de más de 30.000 maestros de West Virginia y otros empleados de escuela completó su primera semana el viernes. Los sindicatos de docentes y los demócratas del Estado están luchando para tratar de cerrar la huelga y enviar a los maestros a trabajar el lunes por la mañana según un acuerdo que los educadores de base ya han rechazado.

El martes por la noche, los líderes de la Asociación de Educación de West Virginia (WVEA, siglas en inglés), la Federación Estadounidense de Maestros-West Virginia (AFT-WV) y la Asociación de Personal de Servicio Escolar de West Virginia (WVSSPA) anunciaron un acuerdo con el gobernador multimillonario del Estado, Jim Justice, y ordenó a los huelguistas que regresen al trabajo el jueves por la mañana.

Sin embargo, los educadores rechazaron el aumento del cinco por ciento, que no estaba garantizado, y la promesa del gobernador de establecer otro grupo de trabajo para abordar la financiación insuficiente a largo plazo de la Agencia de Seguros de Empleados Públicos de West Virginia (PEIA), que resultó en gastos médicos extra imposiblemente altos para maestros, personal de servicio escolar y otros empleados públicos.

El viernes, miles de estudiantes de secundaria y otros estudiantes se reunieron en el capitolio estatal en una manifestación para apoyar a sus maestros. La manifestación se organizó en las redes sociales independientemente de los sindicatos y los demócratas estatales. La convocatoria de un orador de los Jóvenes y Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social (JEIIS) para la movilización de toda la clase trabajadora detrás de los maestros, incluidos los preparativos para una huelga general en caso de un requerimiento de desmovilización, recibió el entusiasta apoyo de la multitud.

Los estudiantes se unieron a unos 1000 maestros estimados y otros empleados de escuela que continuaron sus protestas dentro del capitolio estatal. Mientras la Cámara de Delegados, controlada por los republicanos, aprobaba el aumento del cinco por ciento por 98 a 1 el miércoles, con la esperanza de que pondría fin a la huelga, el presidente del Senado, Mitch Carmichael, no ha permitido que la propuesta sea sometida a votación en el Senado, diciendo que no iba a estar “encajonado en un rincón” por “manifestantes”.

La protesta de los estudiantes se produjo cuando el sentimiento de unirse a la huelga de maestros creció entre los empleados estatales no educativos, quienes recibirán un aumento del tres por ciento aún más insultante según la propuesta aceptada por los sindicatos. Un trabajador estatal le dijo al WSWS que “el sentimiento abrumador [entre los trabajadores estatales] es el apoyo a los maestros, y todos deberíamos participar”.

El viernes por la noche, los sindicatos, trabajando con los demócratas del estado, trataron de analizar la situación, contrarrestando los pedidos de una ocupación del Capitolio al proponer en cambio una manifestación hoy, cuando el Senado está programado para reunirse nuevamente.

Ya habiendo tomado la medida de los sindicatos, Carmichael puede provocar una confrontación con los maestros y empleados de escuela y usar órdenes judiciales y posibles despidos masivos, multas e incluso arrestos. El objetivo sería intimidar a los huelguistas y hacer un ejemplo de ellos, como lo hizo presidente Reagan al despedir a 13.000 controladores de tráfico aéreo en huelga en 1981.

El gobernador, los demócratas y los sindicatos temen que tal confrontación pueda provocar una explosión social, y que cualquier esfuerzo para romper la huelga podría resultar en un desafío masivo y acciones de solidaridad para defender a los maestros en conflicto.

En los comentarios citados por el Charleston Gazette-Mail, el gobernador Justice dijo: “Si no lo hacen mañana [el sábado], entramos en espiral en tierra de nadie. Con toda honestidad tiene que suceder mañana”. Esto siguió a sus comentarios de la semana pasada, cuando dijo: “Realmente no quiero ir al DEFCON 15”, refiriéndose a la preparación militar para una guerra total.

El viernes por la noche, la WVEA emitió una declaración quejándose de que Carmichael había “inflamado” a educadores, padres y otros ciudadanos y creado “enojo, desconfianza”. Esto, dijo el sindicato, “había intensificado una situación ya volátil”. El sindicato terminó la declaración con un patético llamado para que el senador “dé un paso adelante y sea un líder”.

Los dirigentes sindicales, los demócratas estatales y una parte importante de los republicanos del Estado esperan que un aumento del cinco por ciento y las promesas vacías de algún arreglo futuro para la PEIA sean suficientes para lograr que los maestros y empleados escolares pongan fin a su lucha.

Los medios de comunicación locales y nacionales están tratando de reafirmar la autoridad de WVEA y AFT-WV sobre los educadores rebeldes. El jueves un editorial en el periódico republicano Charleston Daily Mail empezaba: “Aquí hay algunas palabras para los maestros de escuela y personal de servicio en huelga que no verán en la página de opinión del Daily Mail muy a menudo: hagan caso a los líderes sindicales y regresen al trabajo”.

El editorial elogió a los líderes sindicales por saber “que una ‘solución permanente’ al complejo problema que es PEIA no puede hacerse en un día”, y comprender “lo que la psicología de la multitud en huelga no dice: que una huelga espontánea prolongada podría hacer mucho daño actualmente imprevisto a maestros, estudiantes y a la educación pública en West Virginia”.

El New York Times, que ignoró cuidadosamente la huelga durante días hasta declararla muerta cuando los dirigentes sindicales firmaron el acuerdo de claudicación total con el gobernador, también intervino con elogios para los funcionarios de WVEA y AFT-WV. En un editorial, “Los maestros de West Virginia dan una lección sobre el poder del sindicato”, el Times ignoró el papel rompehuelgas de los sindicatos y trató de retratar el ataque, que ha estallado contra los sindicatos, como una batalla dirigida por ellos.

El Times citó el caso de la Corte Suprema de Janus contra AFSCME, sobre leyes en algunos Estados que requieren que los trabajadores del sector público que no pertenecen a los sindicatos paguen el equivalente de las cuotas. La huelga de West Virginia afirmó y mostró que “los sindicatos del sector público han sido el último bastión de la fuerza de los trabajadores”.

El Times no mencionó la declaración del abogado de AFSCME David Frederick ante el tribunal, que “la seguridad sindical es la compensación por ninguna huelga”. El papel real de los sindicatos —en West Virginia y en todo el país— no es liderar las luchas de los trabajadores sino suprimirlos.

La huelga de West Virginia se encuentra en una encrucijada. Lo que sea que surja del debate entre demócratas, republicanos y funcionarios sindicales en West Virginia, no satisfará ninguna de las demandas de los docentes. Los representantes políticos de la clase dominante les están dando a los maestros una “opción”: aceptar el acuerdo que ya han rechazado o enfrentar medidas cautelares, multas y posible encarcelamiento.

Las acciones de los maestros de base y otros empleados de la escuela ya han apuntado a un curso completamente diferente. Al rechazar el acuerdo respaldado por el sindicato con Justice y continuar con su huelga, han adoptado una postura valiente en defensa de los intereses de toda la clase trabajadora.

Para derrotar las conspiraciones de los políticos de las grandes empresas, la lucha de los maestros y los empleados de escuela debe extenderse. Esto requiere la formación de comités de huelga de base, independientes de los sindicatos, para atraer a cada sector de la clase trabajadora: mineros, empleados públicos, trabajadores de la energía, trabajadores de hospitales, trabajadores de fábricas, jóvenes y otros, para movilizar a los trabajadores y toda la fuerza de la clase trabajadora para respaldar a los huelguistas empleados de escuela.

Hay que convocar reuniones y manifestaciones masivas y hay que mantener discusiones sobre la preparación de una huelga general para defender a los maestros contra las órdenes judiciales y las amenazas de despidos, multas y cárcel. Hay que hacer llamamientos a los enseñantes en Pennsylvania, Nueva Jersey, Oklahoma, Arizona y otros Estados que luchan por defender el derecho a la educación pública de calidad. Esta lucha debe sentar las bases para una contraofensiva industrial y política contra la austeridad y la desigualdad social.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 3 de marzo de 2018)

El WSWS insta a los maestros y seguidores a suscribirse al Boletín informativo para maestros para actualizaciones frecuentes y dejar sus comentarios o preguntas. Para hacerlo, haz clic aquí .