Una entrevista con Jose Ramon Pedroza, director de Los Jinetes Del Tiempo

por Kevin Martinez y Toby Reese
12 abril 2017

El WSWS habló con el director José Ramón Pedroza después de la proyección de su película, Los Jinetes Del Tiempo, en San Diego, pero debido a los conflictos de programación le preguntamos si podíamos realizar una entrevista por correo electrónico. Lo siguiente es una redacción de nuestras preguntas y sus respuestas.

Jose Ramon Pedroza (en pie)

WSWS: ¿Qué te hizo querer hacer esta película?

José Ramón Pedroza: En 2012, estaba trabajando en un proyecto llamado Mi Pueblo TV, en un pequeño pueblo llamado Zacualpan de Amilpas en Morelos, un estado en el centro del país. Estábamos enseñando a un grupo de jóvenes locales a crear su propio contenido de video. Tar Falfan, responsable de ese proyecto, me presentó a Ángel Ortega, director de un grupo de teatro campesino aficionado llamado Grupo Actoral de la Revolución Zapatista del Sur. Ángel nos invitó a dar un paseo a caballo desde su ciudad natal (Quebrantadero) a otro lugar llamado “La Piedra Encimada”, donde el revolucionario Emiliano Zapata hizo su última parada antes de encontrarse con su muerte el 10 de abril de 1917.

Ahí es donde pensamos hacer una película documental sobre ese paseo a caballo, involucrando a los niños y los instructores de Mi Pueblo TV. Después de una caminata de ocho horas, tirando de un burro que llevaba el equipo, llegamos a La Piedra Encimada. Nos encontramos con los viejos miembros de la compañía de actuación junto al fuego. Eran descendientes de los combatientes zapatistas. Contaron historias sobre la revolución que habían aprendido directamente de sus abuelos. Una cálida amistad floreció y, con la ayuda de aguardiente, acordamos en aquella misma noche hacer una película sobre el encuentro de Pancho Villa y Emiliano Zapata. El plan era montar en Ciudad de México en diciembre de 2014, para conmemorar el centenario de este momento histórico.

Esta película es un gran esfuerzo colectivo entre la gente del campo y la gente de la ciudad.

WSWS: Me gustaron las escenas donde los actores hablaban del TLCAN, de Dow Chemical y de las “corporaciones multinacionales” que reemplazaban el sistema de hacienda de la antigüedad. ¿Qué ha cambiado en los últimos 100 años y qué ha permanecido igual?

JRP: Hace cien años, el sistema de producción agrícola estaba en manos de unos pocos propietarios o hacendados. Ahora este sistema está en manos de grandes corporaciones como Sygenta, Dow Chemicals, etc. Es aún peor ahora, porque además del sistema de producción oligárquico, las corporaciones afirman tener un copyright de las semillas, por lo que es ilegal que los campesinos se independicen y planten sus propias semillas.

WSWS: Las escenas finales en las que los jinetes entraron en la Ciudad de México fueron muy poderosas, sobre todo porque se reunieron con una protesta sobre los 43 mártires de Ayotzinapa, los estudiantes recientemente asesinados en Guerrero. Las autoridades no permitieron a los corredores montar su última imagen, entrando en el centro de la ciudad o Zocalo. ¿Por qué?

JRP: Diciembre 2014 fue un momento muy difícil en la Ciudad de México. El gobierno estaba enfrentando protestas diarias, la mayoría relacionadas con la desaparición de los 43 jóvenes estudiantes de Ayotzinapa. La gente estaba muy enojada, por lo que el gobierno usó una estrategia inteligente para disolver las protestas: por lo general la gente se reúne en lugares muy abiertos, como el Ángel de la Independencia, en la Avenida Reforma o en el Monumento de la Revolución y marchan hacia el Zócalo, la plaza principal de México.

Time Riders

Así que las autoridades pusieron muchos filtros policiales en los principales caminos del Zócalo, obligando a los enormes grupos de manifestantes a tomar otras calles o avenidas fuera del centro de la ciudad. Pero la cereza en el pastel fue la construcción de la pista de patinaje sobre hielo más grande de América Latina en el Zócalo, incluyendo diapositivas, y un árbol de Navidad monumental, y toda la plaza fue bloqueada con cercas y la policía, por lo que nadie podía entrar en el Zócalo que día.

Por lo tanto, era imposible para nosotros entrar con la compañía en caballos, porque el Zócalo estaría cerrado, y podría ser peligroso viajar a otro lugar emblemático como el Monumento de la Revolución, porque no nos dieron ninguna garantía de seguridad de la policía. Una escena en la película muestra una reunión en Xochimilco, donde decidimos terminar el viaje para evitar riesgos. Así que decidí cambiar el final de la película, no entrar en el Zócalo sino conocer a los fantasmas de los viejos zapatistas.

La preproducción de la escena final comenzó en enero, después de que las autoridades retiraron la pista de patinaje sobre hielo, y obtuvimos permisos para rodar en febrero. Veinticuatro horas antes del tiroteo, el permiso fue cancelado sin ninguna explicación. Entonces un campo de béisbol de la exposición substituyó la pista del hielo en el Zócalo. Duró dos semanas. Después de eso, no pudimos obtener un nuevo permiso de película. Luego fue el momento para el rodaje de Spectre, la gran superproducción de la saga de James Bond, del 21 de marzo al 1 de abril.

Después de eso nos dieron un segundo permiso que fue cancelado de nuevo 24 horas antes del tiroteo. Empezamos a sospechar que hubo algún tipo de bloqueo intencional a nuestro rodaje por parte del gobierno en la ciudad. Yo estaba muy decepcionado: ¿Por qué Bond puede hacerlo, pero no Los Jinetes Del Tiempo ?

En septiembre, finalmente se produjo un milagro: el tercero a cargo del gobierno de la ciudad fue despedido, y al día siguiente obtuvimos la autorización para filmar.

WSWS: ¿Cuál es su opinión sobre la situación política en México? ¿Y los Estados Unidos?

JRP: Ahora más que nunca en los últimos años, la ignorancia está empoderada. Esta ignorancia contiene una gran dosis de mal, nuestros líderes en general tienen esta combinación peligrosa. Pero también nosotros, la gente sencilla, mientras que tenemos más acceso al conocimiento que nunca, no sabemos cómo manejarlo. También, nuevas formas de represión han aparecido con las nuevas tecnologías que se supone sirven a nuestra libertad.

Nuestros líderes están utilizando el miedo para controlar a la población, y eso es lo que sucedió con el surgimiento de Trump. En México el empoderamiento del horror llegó mucho antes, con el auge del crimen organizado, permitido por altos niveles de corrupción. Pero, por desgracia, estos criminales, los legales en el caso de los oficiales corruptos, y los proscritos en el caso del crimen organizado, no son extraterrestres. Ellos son el producto de las sociedades que hemos construido.

Por lo tanto, creo que la única manera de combatir esta situación es a través de la educación, no sólo en términos académicos, sino en términos de valores familiares y sociales, con igualdad de oportunidades para todos en el trabajo, en los servicios de salud y en la escuela. Éstas deben ser oportunidades con altos estándares humanísticos y científicos para que podamos pensar y resolver problemas, no ser ovejas en una empresa como esclavos modernos, sino sobre todo actuar en línea con valores cívicos fundamentales como la solidaridad con nuestros vecinos, La reevaluación de la humanidad, y sobre todo con amor.

Nuestras sociedades necesitan superar el nivel de comodidad de creer que votar por alguien, un líder, va a resolver nuestros problemas. Necesitamos hacernos responsables de nuestros actos, necesitamos crecer como seres humanos con niveles superiores de conciencia. Necesitamos hacernos responsables de nuestras propias acciones, cuidándose el uno al otro y cuidando nuestro ambiente. Necesitamos refundar nuestras sociedades no en términos de posesión, sino en términos de estar entre nosotros en armonía.